Des­pués de la su­ce­sión en Cu­ba

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Sea mu­cho o po­co lo que con­si­ga esa ofen­si­va me­diá­ti­ca, el nue­vo Go­bierno se en­fren­ta­rá a la cre­cien­te de­man­da de cam­bios den­tro y fue­ra de la is­la. El pro­pio Raúl Cas­tro ha re­co­no­ci­do que la re­for­ma eco­nó­mi­ca fue de­te­ni­da y lo que he­mos po­di­do leer en al­gu­nos res­qui­cios de la es­fe­ra pú­bli­ca in­su­lar es que ese freno no so­lo se de­bió a la reac­ción del sec­tor más in­mo- vi­lis­ta con­tra la aper­tu­ra di­plo­má­ti­ca de Ba­rack Oba­ma sino a una in­de­ci­sión, en la cú­pu­la, en torno a te­mas pri­mor­dia­les co­mo el vo­lu­men ne­ce­sa­rio del sec­tor no es­ta­tal, el pa­pel de la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa na­cio­nal o el nue­vo es­que­ma de dis­tri­bu­ción del in­gre­so que re­quie­re una eco­no­mía mix­ta.

Esas in­de­ci­sio­nes de la éli­te pa­sa­rán de un je­fe de Es­ta­do a otro y, so­bre to­do, de un con­se­jo de mi­nis­tros a otro. Si es­te úl­ti­mo, que es el prin­ci­pal ór­gano de go­bierno, se re­nue­va ge­ne­ra­cio­nal­men­te, co­mo es de su­po­ner, no ha­bría que des­car­tar que el pro­yec­to re­for­mis­ta sea re­to­ma­do con ma­yor em­pu­je y efi­ca­cia. En ese ca­so, el pa­pel de Raúl Cas­tro, des­de la di­ri­gen­cia del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, que pre­ser­va­rá por va­rios años más, se­rá cla­ve, ya sea co­mo por­ta­voz o co­mo mo­de­ra­dor de las co­rrien­tes más or­to­do­xas e in­mo­vi­lis­tas que se alo­jan en el apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co e ideo­ló­gi­co de esa ins­ti­tu­ción.

De ca­ra a la comunidad in­ter­na­cio­nal, a am­plios sec­to­res aca­dé­mi­cos e in­te­lec­tua­les y a la so­cie­dad ci­vil de la is­la —no me re­fie­ro, des­de lue­go, a la “so­cie­dad ci­vil” ofi­cial sino a la más au­tó­no­ma y crí­ti­ca—, el nue­vo Go­bierno de­be­rá en­fren­tar una an­sie­dad de cam­bios, no úni­ca­men­te li­ga­da a la re­for­ma eco­nó­mi­ca. To­dos los pro­yec­tos de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­ca, que se acu­mu­la­ron en­tre 2012 y 2016, y que fue­ron de­li­be­ra­da­men­te pos­pues­tos por el li­de­raz­go his­tó­ri­co, re­apa­re­ce­rán lue­go de la su­ce­sión, re­cla­man­do la aten­ción del nue­vo Go­bierno.

El cam­bio ge­ne­ra­cio­nal en el po­der ha­rá vi­si­ble otro, más de­ci­si­vo aún: el que tie­ne lu­gar den­tro de la pro­pia so­cie­dad. La ma­yo­ría de la po­bla­ción cu­ba­na na­ció des­pués de 1959, pe­ro el he­cho de que so­lo ha­ya co­no­ci­do el so­cia­lis­mo no la ha­ce me­nos par­ti­da­ria de las re­for­mas. Al con­tra­rio, los jó­ve­nes cu­ba­nos, es­pe­cial­men­te los que han cre­ci­do con la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca del si­glo XXI, pug­nan por ma­yor au­to­no­mía, li­ber­tad de mo­vi­mien­to, ac­ce­so a In­ter­net, fin de la cen­su­ra y la re­pre­sión, fa­ci­li­da­des pa­ra em­pren­der ne­go­cios, pro­tec­ción del me­dio am­bien­te y res­pe­to a la orien­ta­ción se­xual de ca­da quien. Si son res­pon­sa­bles y tie­nen los pies bien pues­tos en el si­glo XXI, los nue­vos go­ber­nan­tes de­be­rían, cuan­to an­tes, tras­pa­sar el man­do a sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.