CAR­TAS AL DI­REC­TOR

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Soy doc­to­ra en Quí­mi­ca y vi­vo en Ale­ma­nia des­de ha­ce 20 años. Me due­le ver có­mo se jue­ga con los tí­tu­los, la repu­tación de profesores y uni­ver­si­da­des, y lo peor de to­do, que no ha­ya con­se­cuen­cias. ¿Có­mo pue­de en­ten­der­se que el se­ñor Ra­joy ex­cu­se a su dis­cí­pu­la di­cien­do que hay co­sas peo­res? ¿Qué ti­po de mensaje se es­tá dan­do a la so­cie­dad y, en par­ti­cu­lar, a nues­tros jó­ve­nes, con es­tos ejem­plos y afir­ma­cio­nes? En Ale­ma­nia ha ha­bi­do al­gu­nos ca­sos ais­la­dos de pla­gios en te­sis doc­to­ra­les, co­mo la de Karl-Theo­dor zu Gut­ten­berg y An­net­te Scha­van, am­bos mi­nis­tros en Go­bier­nos de An­ge­la Mer­kel. Los dos tu­vie­ron que di­mi­tir in­me­dia­ta­men­te y per­die­ron sus tí­tu­los. ¿Por qué se ha im­plan­ta­do tan pro­fun­da­men­te en la so­cie­dad es­pa­ño­la la cul­tu­ra del to­do va­le y aun­que al­guien ac­túe Suecia es no­ti­cia. Han es­tre­na­do una ca­rre­te­ra elec­tri­fi­ca­da que per­mi­te re­car­gar los co­ches eléc­tri­cos mien­tras cir­cu­lan, a mo­do de Sca­lex­tric de ta­ma­ño real, que pue­de re­sol­ver el gran pro­ble­ma de los vehícu­los eléc­tri­cos, la au­to­no­mía. El pro­yec­to se lla­ma eRoa­dAr­lan­da y, de mo­men­to, es una úni­ca ca­rre­te­ra sin éti­ca ni mo­ral, no ha­ya re­pre­sa­lias?— Yolanda Can­cho Gran­de. Co­lo­nia (Ale­ma­nia). La se­ño­ra Ci­fuen­tes afir­ma que el con­sa­bi­do más­ter no le ha apor­ta­do na­da y que su tí­tu­lo de li­cen­cia­da ya es equi­va­len­te al de más­ter. Pe­ro ol­vi­da que es la pre­si­den­ta de la Comunidad de Ma­drid y co­mo tal tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca. No se tra­ta del uso del más­ter, se tra­ta de elec­tri­fi­ca­da con raí­les en el as­fal­to, pe­ro es uno más de los mu­chos ejem­plos que nos lle­gan cons­tan­te­men­te de los paí­ses nór­di­cos. No­rue­ga, por ejem­plo, es­tá re­nun­cian­do ya al uso del pe­tró­leo aun sien­do uno de los paí­ses que más re­ser­vas tie­ne a ni­vel mun­dial.

Es­pa­ña no pue­de que­dar­se men­tir. ¿Qué con­fian­za pue­den te­ner los ciu­da­da­nos en­ton­ces?— Laura Íñi­go Ál­va­rez. Utrecht (Paí­ses Ba­jos). Mi dia­rio de ca­be­ce­ra —EL PAÍS— in­cu­rre una y otra vez en aná­li­sis ses­ga­dos y ma­ni­queís­tas so­bre el pa­pel de las Igle­sias evan- atrás en cuan­to al uso de ener­gías re­no­va­bles. Y me­nos en unas décadas que se an­to­jan cru­cia­les pa­ra el fu­tu­ro de nues­tro pla­ne­ta y don­de las na­cio­nes de pe­so de­ben ser ejem­plo de cam­bio en la ten­den­cia de con­su­mo y de uso de ener­gías fó­si­les. Los ciu­da­da­nos que­re­mos sal­var es­te pla­ne­ta y ne­ce­si­ta­mos que los po­lí­ti­cos tra­ba­jen e in­vier­tan en ello.— Sa­muel Ve­láz­quez Suá­rez. Salt (Gi­ro­na). gé­li­cas en la po­lí­ti­ca la­ti­noa­me­ri­ca­na. Se ofre­ce una vi­sión dis­tor­sio­na­da, des­pro­por­cio­na­da y es­tig­ma­ti­zan­te de los evan­gé­li­cos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, con­fun­dien­do la par­te con el to­do. Por ejem­plo, con­sig­nar a la Igle­sia IURD de Bra­sil un pa­pel re­pre­sen­ta­ti­vo del “po­der evan­gé­li­co”, cuan­do la in­men­sa ma­yo­ría de las ins­ti­tu­cio­nes evan­gé­li­cas den­tro y fue­ra de La­ti­noa­mé­ri­ca no re­co­no­cen su ca­rác­ter evan­gé­li­co, es un error pe­rio­dís­ti­co de bul­to que hu­bie­ra si­do fá­cil con­tras­tar. Su­ge­rir que “la comunidad evan­gé­li­ca” (sic) sa­lió a ce­le­brar el re­cha­zo al acuer­do de paz con las FARC en Co­lom­bia y que, con su pre­sun­ta cam­pa­ña a fa­vor del no, “le re­cor­da­ron al país que son ca­pa­ces de ha­cer fren­te al 70% de ciu­da­da­nos que se con­fie­san ca­tó­li­cos y tor­cer una elec­ción” (sic)… ¿A qué vie­ne ese ma­ni­queís­mo? ¿Des­de cuán­do ser evan­gé­li­co es ser “ul­tra­con­ser­va­dor” y ser ca­tó­li­co lo con­tra­rio?— Jorge Fer­nán­dez Bas­so. Res­pon­sa­ble de pren­sa de la Fe­de­ra­ción de En­ti­da­des Re­li­gio­sas Evan­gé­li­cas de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.