La­gu­nas y con­tra­dic­cio­nes de una ver­sión cues­tio­na­da

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La pre­si­den­ta ma­dri­le­ña qui­so ayer tras­la­dar la res­pon­sa­bi­li­dad de to­das las irre­gu­la­ri­da­des que ro­dean su tí­tu­lo a la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los (URJC) y al Ins­ti­tu­to de De­re­cho Pú­bli­co (IDP) que di­ri­ge el ca­te­drá­ti­co En­ri­que Ál­va­rez Con­de, sus­pen­di­do de fun­cio­nes por es­te asun­to. Pe­ro ha in­cu­rri­do en con­tra­dic­cio­nes que aún no ha acla­ra­do. A lo lar­go de ca­si un mes, la po­lí­ti­ca no lo ha en­se­ña­do. Ar­gu­men­ta que des­de que aca­bó el cur­so en 2012 ha vi­vi­do tres mu­dan­zas de des­pa­cho y do­mi­ci­lio y no lo en­cuen­tra. En un pri­mer mo­men­to, ase­gu­ró que da­ba per­mi­so a la uni­ver­si­dad pa­ra mos­trar­lo, pe­ro en la Rey Juan Car­los ase­gu­ran que no cons­ta la me­mo­ria de ese do­cu­men­to.

La pre­si­den­ta ase­gu­ró que te­nía re­gis­tra­das las ci­tas con su tu­tor, Ál­va­rez Con­de, en su agen­da elec­tró­ni­ca y que que­ría apor­tar es­ta in­for­ma­ción a la in­ves­ti­ga­ción que abrió la URJC. No ha mos­tra­do esos do­cu­men­tos ni po­si­bles con­tac­tos con otros do­cen­tes, con los que ase­gu­ró ha­ber acor­da­do su no asis­ten­cia a cla­se. Ade­más de Ál­va­rez Con­de, un se­gun­do pro­fe­sor ha de­fen­di­do —en es­te ca­so por es­cri­to— que Ci­fuen­tes “se per­so­nó” en el exa­men de su asig­na­tu­ra. Es Pa­blo Chi­co, do­cen­te de la ma­te­ria cu­ya no­ta fue mo­di­fi­ca­da dos años des­pués, jun­to con la no­ta del TFM. La fun­cio­na­ria que cam­bió las no­tas por or­den de Chi­co, Ama­lia Ca­lon­ge, ha si­do san­cio­na­da por la uni­ver­si­dad. No así el pro­fe­sor Chi­co. La URJC no ha acla­ra­do has­ta la fe­cha la ra­zón por la que no ha to­ma­do me­di­das dis­ci­pli­na­rias en su ca­so.

El 2 de ju­lio de 2012, cuan­do su­pues­ta­men­te de­fen­dió su TFM a las 15.45, Ci­fuen­tes era la res­pon­sa­ble del operativo que ve­la­ba por la se­gu­ri­dad de las mi­les de per­so­nas que ce­le­bra­ban la victoria en la Eu­ro­co­pa en las ca­lles de Ma­drid; ya que en­ton­ces era de­le­ga­da del Go­bierno. La pre­si­den­ta ha­bía sos­te­ni­do has­ta aho­ra que de­fen­dió el tra­ba­jo en esa fe­cha. Pre­gun­ta­da de nue­vo por es­te asun- to, ayer evi­tó pro­nun­ciar­se. El ac­ta que ella mis­ma en­vió a los me­dios el 21 de mar­zo es­ta­ba fir­ma­da su­pues­ta­men­te por tres do­cen­tes, dis­cí­pu­las de Ál­va­rez Con­de, que han ase­gu­ra­do des­pués que no es­tu­vie­ron allí. Dos han in­di­ca­do in­clu­so que la que fi­gu­ra­ba en el do­cu­men­to no es su fir­ma.

La pre­si­den­ta se ma­tri­cu­ló en di­ciem­bre de 2011, tres me­ses des­pués de que em­pe­za­ra el cur­so, se­gún re­ve­ló el­dia­rio.es. Pe­se a to­do, le apro­ba­ron con no­tas al­tas ma­te­rias que se im­par­tie­ron an­tes de su lle­ga­da al más­ter. Otras asig­na­tu­ras, ade­más, le fue­ron con­va­li­da­das en un ac­ta con fir­mas fal­sas, se­gún con­fir­ma­ron tres profesores a EL PAÍS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.