Lo le­gal y lo co­rrec­to

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

No to­do com­por­ta­mien­to le­gal me­re­ce la sim­pa­tía, la con­fian­za o la ad­he­sión ha­cia el au­tor de di­cho com­por­ta­mien­to. Si yo me cru­zo en el por­tal de mi ca­sa, o en el as­cen­sor, con un ve­cino y lo sa­lu­do y no me res­pon­de, no es­tá co­me­tien­do un ac­to ile­gal, y no me­re­ce san­ción pe­nal de nin­gu­na cla­se. Pe­ro es­tá sien­do in­co­rrec­to, y su con­duc­ta ge­ne­ra des­con­fian­za y dis­gus­to. Los po­lí­ti­cos in­ves­ti­ga­dos por pre­sun­tas con­duc­tas im­pro­pias tie­nen ten­den­cia a ale­gar que lo que ha­cen es le­gal. Es lo que es­tá ha­cien­do la pre­si­den­ta de la Comunidad de Ma­drid, o Pa­blo Ca­sa­do, a pro­pó­si­to del mo­do en que ob­tu­vie­ron tí­tu­los aca- dé­mi­cos en la Uni­ver­si­dad Rey Juan Car­los. O lo que res­pon­dió el ex­dipu­tado Vicente Mar­tí­nez Pu­jal­te cuan­do fue in­te­rro­ga­do acer­ca de cier­tas prác­ti­cas eco­nó­mi­cas: es le­gal. Pues bien eso no bas­ta. La le­ga­li­dad o no de una con­duc­ta de­be ser de­ter­mi­na­da por los tri­bu­na­les de jus­ti­cia. A un político se le su­po­ne le­ga­li­dad es­tric­ta en to­do lo que ha­ce, fal­ta­ría más. Pe­ro, al con­tra­rio que un par­ti­cu­lar, un político, en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, de­be sus­ci­tar la con­fian­za de los ciu­da­da­nos. De mu­chos y to­do el tiem­po. Y eso es jus­ta­men­te lo que no con­si­guen cuan­do se em­pe­ñan en plan­tear­lo úni­ca­men­te en tér­mi­nos de le­ga­li­dad.

So­bre el ca­so de Cris­ti­na Ci­fuen­tes, se­rán los jue­ces quie­nes dic­ta­mi­nen si se ha co­me­ti­do una o va­rias ile­ga­li­da­des. Pe­ro, aun po­nién­do­nos en el ca­so más fa­vo­ra­ble de que sea exo­ne­ra­da por los tri­bu­na­les de jus­ti­cia y no se en­cuen­tre nin­gún ac­to san­cio­na­ble, co­sa que es­tá to­da­vía por ver, el con­jun­to de cir­cuns­tan­cias que han ro­dea­do la ob­ten­ción de su fa­mo­so más­ter, o las con­va­li­da­cio­nes y tra­tos de fa­vor de su com­pa­ñe­ro de par­ti­do Pa­blo Ca­sa­do, con­fi­gu­ran un ca­so cla­ro de con­duc­ta in­co­rrec­ta, que se pre­va­le de una po­si­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra ob­te­ner de for­ma más sen­ci­lla que el co­mún de los ciu­da­da­nos lo que a es­tos les cues­ta un ma­yor es­fuer­zo. In­de- pen­dien­te­men­te de su le­ga­li­dad, son a to­das lu­ces con­duc­tas im­pro­pias que de­be­rían in­va­li­dar­les pa­ra ta­reas de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca. To­dos co­no­ce­mos per­so­nas mal edu­ca­das, egoís­tas o apro­ve­cha­das, que se mue­ven den­tro de un mar­co le­gal, pe­ro uti­li­zan sus már­ge­nes o sus in­ters­ti­cios en su pro­pio be­ne­fi­cio, im­por­tán­do­les muy po­co no­cio­nes co­mo la equi­dad o la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. No ire­mos a de­nun­ciar­los a los tri­bu­na­les pe­ro, des­de lue­go, tam­po­co se­rán per­so­nas en las que con­fie­mos. Si en un par­ti­cu­lar, es­tas per­so­nas sue­len sus­ci­tar re­cha­zo, en un político, cu­ya con­duc­ta de­be ser más es­cru­pu­lo­sa en ra­zón de su po­si­ción, el re­cha­zo es to­da­vía ma­yor. Ma­la se­ñal es que nues­tros re­pre­sen­tan­tes in­sis­tan en que lo que ha­cen es le­gal en lu­gar de ar­gu­men­tar que es lo co­rrec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.