Las víc­ti­mas re­co­no­cen a los agre­so­res de Al­sa­sua y re­la­tan el va­cío so­cial a la Guar­dia Ci­vil

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Odio y sa­ña

En el ata­que, el te­nien­te Ós­car (no se ha fa­ci­li­ta­do su ape­lli­do), que tie­ne aho­ra 24 años, aca­bó con un to­bi­llo ro­to y sus acom­pa­ñan­tes su­frie­ron di­ver­sas con­tu­sio­nes y se­cue­las psi­co­ló­gi­cas. La Fis­ca­lía de la Au­dien­cia Na­cio­nal re­cla­ma pe­nas de en­tre 12 y 62 años pa­ra los acu­sa­dos por va­rios de­li­tos de le­sio­nes y ame­na­zas de ca­rác­ter te­rro­ris­ta. Las acu­sa­cio­nes vin­cu­lan a los acu­sa­dos con los mo­vi­mien­tos Al­de He­men­dik y Os­pa, que bus­can la ex­pul­sión de la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Na­cio­nal del País Vas­co y Na­va­rra, y que du­ran­te años fue­ron ins­tru­men­ta­li­za­dos por ETA.

El te­nien­te, na­tu­ral de Valencia, lle­va­ba ca­si un año al fren­te del cuar­tel de Al­sa­sua cuan­do ocu­rrió la agre­sión. En su de­cla­ra­ción ayer co­mo tes­ti­go, re­cor­dó el clima “pe­cu­liar” que im­pe­ra­ba en la lo­ca­li­dad. “Ha­bía lu­ga­res don­de se po­día acu­dir y otros don­de no en­tra­ría por­que me lo des­acon­se­ja­ban o no­me iba a en­con­trar a gus­to, ome iba a sen­tir ob­ser­va­do y no bien re­ci­bi­do”, con­tó. Com­pa­ñe­ros que lle­va­ban más años que él en Al­sa­sua le ad­ver­tían de que “an­du­vie­ra con cui­da­do”, que “no sa­ca­ra a mi fa­mi­lia por el pue­blo” y que “no fue­ra so­lo nun­ca”.

Pe­se a es­tas pre­ven­cio­nes, el te­nien­te in­ten­tó acer­car a la Guar­dia Ci­vil a la po­bla­ción. Or­ga­ni­zó una jor­na­da de puer­tas abier­tas del cuar­tel a la que acu­die­ron unas 50 o 60 per­so­nas. Un gru­po de Al­de He­men­dik, re­cor­dó ayer, “em­pe­zó a in­cre­par a la gen­te que ha­bía acu­di­do, a las ma­dres que ha­bían ido”.

El se­gun­do ac­to de acer­ca­mien­to fue el 12 de oc­tu­bre de 2016, con una mi­sa con mo­ti­vo de la fes­ti­vi­dad de la Vir­gen del Pilar. “En la puer­ta de la igle­sia pin­ta­ron Al­de He­men­dik (“fue­ra de aquí”, en eus­ke­ra). Tra­ta­mos de bo­rrar­lo, y el pá­rro­co nos di­jo que no nos preo­cu­pá­ra­mos, que se te­nía que ver la ver­güen­za que ha­bía allí”. Du­ran­te el vino pos­te­rior, va­rios asis­ten­tes se acer­ca­ron al te­nien­te pa­ra de­cir­le que un gru­po es­ta­ba a la puer­ta de la pa­rro­quia in­cre­pan­do a los que en­tra­ban. “En ese gru­po re­co­no­cí a Jo­kin Una­muno”, di­jo. Una­muno es uno de los prin­ci­pa­les acu­sa­dos y su­pues­to ini­cia­dor de la re­yer­ta.

El sar­gen­to que le acom­pa­ña- ba esa no­che, de nom­bre Ál­va­ro y que te­nía en­ton­ces 35 años, ape­nas lle­va­ba un mes en el cuar­tel de Al­sa­sua cuan­do su­ce­dió la agre­sión. Ayer ma­ni­fes­tó que te­mió por su vi­da. “Es­toy acos­tum­bra­do a las si­tua­cio­nes vio­len­tas y al es­trés, y esa si­tua­ción no la he vi­vi­do nun­ca; es­tá­ba­mos en in­fe­rio­ri­dad, esa sen­sa­ción de odio por ser guar­dia ci­vil nun­ca la ha­bía sen­ti­do”, afir­mó. Co­rro­bo­ró que na­die les ayu­dó du­ran­te el ata­que y que “al­gu­nos in­clu­so ani­ma­ban y ja­lea­ban”.

El sar­gen­to si­gue des­ti­na­do en Al­sa­sua. “Al­gu­nos com­pa­ñe­ros es­ta­ban apun­ta­dos a un gim­na­sio y tu­vie­ron que bo­rrar­se. A otro, que iba a un cen­tro de ar­tes mar­cia­les, el mo­ni­tor le pre­gun- La jo­ven, de 21 años, iden­ti­fi­có sin du­dar y “al 100%” a los sie­te hom­bres que ocu­pan el ban­qui­llo de los acu­sa­dos co­mo los au­to­res ma­te­ria­les de la pa­li­za (hay, ade­más, una mu­jer acu­sa­da de ame­na­zas). “Hay per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en la agre­sión a las que no he acu­sa­do por­que no es­toy 100% se­gu­ra de que es­tu­vie­ran allí ese día. De he­cho, va­rios tes­ti­gos de las de­fen­sas que van a ve­nir a de­cla­rar es­toy se­gu­ra al 90% de que es­tu­vie­ron”, se­ña­ló.

Ma­ría Jo­sé de­ta­lló los aga­rro­nes, pu­ñe­ta­zos, em­pu­jo­nes y pa­ta­das que re­ci­bió el gru­po. “Re­cuer­do el odio y la sa­ña con la que da­ban a Ós­car en la ca­be­za. Pro­te­gí a Ós­car más que a mí mis­ma, por­que si no hu­bie­se te­ni­do se­cue­las mu­cho más gra­ves”, di­jo. “Na­die sa­lió en nues­tro au­xi­lio, na­die tra­tó de fre­nar el ata­que o lla­mar a la po­li­cía o a la am­bu­lan­cia. La gen­te lo alen­ta­ba y aplau­día. Te­mí por mi in­te­gri­dad y so­bre to­do por la vi­da de Ós­car”, aña­dió.

La jo­ven, que an­tes no ha­bía te­ni­do con­tac­to con guar­dias ci­vi­les, co­men­zó a sa­lir con el te­nien­te Ós­car en mar­zo de 2016. “Yo sé dón­de vi­vo, sé que iba a te­ner re­pre­sa­lias, pe­ro al fi­nal no pue­des de­jar que te im­pon­gan lo que pue­des ha­cer o no, aun­que mu­cha gen­te me re­ti­ra el sa­lu­do”, di­jo. Sin em­bar­go, es­te am­bien­te pe­sa­ba. Se­gún re­la­tó, en sep­tiem­bre de 2016, en una fe­ria de la cer­ve­za, Ma­ría Jo­sé es­ta­ba con sus ami­gos. “Una per­so­na se me acer­có yme pre­gun­tó si sa­lía con un ma­de­ro. Lo ne­gué por mie­do, me sen­tí in­ti­mi­da­da”, re­co­no­ció.

Tras la agre­sión que su­pues­ta­men­te rea­li­za­ron sus ve­ci­nos, Ma­ría Jo­sé per­dió a to­do su círcu­lo so­cial en Al­sa­sua. “To­do el mun­do se ale­jó de mí por mie­do, me hi­cie­ron la vi­da im­po­si­ble”, de­cla­ró du­ran­te la se­sión del jui­cio. “A día de hoy me da mie­do vol­ver a Al­sa­sua, no he po­di­do pa­sear a mi pe­rra so­la, y tar­dé sie­te me­ses en vol­ver al bar de mis pa­dres, que era mi ho­gar”.

La jo­ven per­dió la en­te­re­za al acor­dar­se de sus pro­ge­ni­to­res. “Su vi­da co­mien­za a ser un infierno, con pan­car­tas fren­te a ca­sa, en el por­tal, se nos ra­ja el co­che, se nos des­tro­za la má­qui­na de bo­las del bar, pan­car­tas día sí día no… Lo que más se me ha que­da­do cla­va­do es una pan­car­ta que pe­ga­ron gran­de al la­do de mi ca­sa y que po­nía “He­rriak ez du bar­ka­tu­ko” [“El pue­blo no per­do­na­rá”, en eus­ke­ra].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.