“Con el ase­si­na­to de Juan Alberto nos ma­tan a to­dos”

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Un mensaje

Am­pa­ro Bur­gos en­te­rró el pasado lu­nes a su hi­jo Jo­sé Luis Gar­cía, de 43 años, con­ven­ci­da de que ha­bía te­ni­do un ac­ci­den­te de co­che. Na­die se atre­vió a de­cir­le la ver­dad: que el cuer­po de ese hi­jo, que vi­vía con ella y que la cui­da­ba de los des­va­ríos de su in­ci­pien­te alz­héi­mer, ha­bía si­do en­con­tra­do en el ga­ra­je don­de guar­da­ba su co­che, al otro la­do de la ca­lle. Es­ta­ba en el asien­to de atrás, de­san­gra­do. Y, jun­to a él, en el ma­le­te­ro, es­ta­ba el cuer­po acu­chi­lla­do de Juan Alberto Ruiz, el chi­co de 23 años con el que man­te­nía una re­la­ción des­de ha­ce un tiem­po. Am­bos mu­rie­ron por un “shock he­mo­rrá­gi­co”, se­gún las au­top­sias. “To­do apun­ta a que uno ma­tó al otro y des­pués se qui­tó la vi­da”, sos­tie­nen fuen­tes de la in­ves­ti­ga­ción.

Un es­pe­so si­len­cio pe­só co­mo una lo­sa du­ran­te el fu­ne­ral, co­mo de­bió de pe­sar a lo lar­go de la vi­da de Gar­cía Bur­gos. “Na­die sa­bía na­da en Prie­go de esa re­la­ción ho­mo­se­xual, in­clu­so ha­bía es­ta­do con una chi­ca, aun­que es­ta­ba sol­te­ro”, ase­gu­ran per­so­nas de su en­torno. Gar­cía Bur­gos era un hom­bre de cam­po, un tra­ba­ja­dor agrí­co­la que en los úl­ti­mos tiem­pos —y an­te las di­fi­cul­ta­des de em­pleo— se ha­bía in­clui­do en el PER (Plan de Em­pleo Ru­ral) y ha­bía tra­ba­ja­do pun­tual­men­te pa­ra el Ayun­ta­mien­to de Prie­go.

A 40 ki­ló­me­tros de allí, Ma­nue­la Ra­mí­rez, la ma­dre de Juan Alberto Ruiz, se te­mió lo peor cuan­do vio que su hi­jo no re­gre­sa­ba el jue­ves pasado y que se ha­bía de­ja­do la me­di­ca­ción en ca­sa. Por eso aler­tó a la Guar­dia Ci­vil al ver que tam­po­co re­gre­só el vier­nes. “Él nun­ca sa­lía sin sus me­di­ci­nas”, ase­gu­ra una per­so­na que le co­no­cía. “Juan Alberto no era ‘un gay’, era Juan Alberto, y con él nos han ma­ta­do un po­co a to­dos”, di­ce otro co­no­ci­do, en re­fe­ren­cia a su ca­rác­ter ex­tro­ver­ti­do y a su com­pro­mi­so con las reivin­di­ca­cio­nes de los ho­mo­se­xua­les, evi­den­tes en los cua­dros que pin­ta­ba. “Él era ‘el ma­ri­cón que pin­ta’, por­que aquí a los ma­ri­co­nes se les aso­cia una fa­ce­ta: ‘el que pin­ta’, ‘el que can­ta’, ‘el que bai­la’…, pe­ro to­dos ma­ri­co­nes de mier­da”, ase­gu­ra un ami­go del jo­ven. Gheorg­he L., de 52 años, es el pro­ta­go­nis­ta in­vo­lun­ta­rio de una hu­mi­lla­ción pú­bli­ca. El hom­bre, que de ni­ño fue pas­tor en su país, Ru­ma­nia, y aho­ra men­di­ga en las ca­lles de Barcelona, fue víc­ti­ma de uno de los “re­tos” que afron­ta pe­rió­di­ca­men­te ReSet, nom­bre de gue­rra de un jo­ven­cí­si­mo you-

“Es­ta­ba ma­lo de los ner­vios, te­nía de­pre­sión des­de ha­ce años, su si­tua­ción fa­mi­liar era com­pli­ca­da [su pa­dre es­tá en­fer­mo], pe­ro él siem­pre te­nía una son­ri­sa, sa­bía po­ner bue­na ca­ra al mal tiem­po”, cuen­tan. “La re­la­ción con Jo­sé Luis se vol­vió tó­xi­ca”, ase­gu­ran fuen­tes del en­torno. “Juan Alberto es­tu­vo seis me­ses ab­du­ci­do por él, des­apa­re­ci­do has­ta de Ins­ta­gram, creo que lle­ga­ron a te­ner un pi­so, que lue­go de­ja­ron, cuan­do se pe­lea­ron; vol­vían y se de­ja­ban, a Juan Alberto le da­ba pe­na de Jo­sé Luis y aca­ba­ba ca­yen­do una y otra vez”, re­la­tan las mis­mas fuen­tes.

Na­die sa­be de­cir muy bien có­mo se co­no­cie­ron, aun­que en su en­torno creen que fue en al­gu­na red so­cial pa­ra hom­bres. Ni en Prie­go de Cór­do­ba (22.500 ha­bi­tan­tes) ni en Lu­ce­na (42.500 al­mas) hay un so­lo co­lec­ti­vo LGTB. “Aquí es­tán to­dos ta­pa­dos, mu- tu­ber con más de un mi­llón de se­gui­do­res. Kang­hua Ren re­lle­nó unas ga­lle­tas Oreo con pas­ta de dien­tes y se las dio a pro­bar. Lo gra­bó to­do en un ví­deo que con­ci­tó mi­les de vi­si­tas y con el que se em­bol­só 2.180 euros.

Los pa­gos de Goo­gle por pu­bli­ci­dad pue­de que no com­pen­sen es­ta vez a Kang­hua, na­ci­do en chos con fa­mi­lias con hi­jos”, ase­gu­ra un ve­cino ho­mo­se­xual que no quie­re dar su nom­bre pe­ro que mues­tra la apli­ca­ción de mó­vil Wa­po, en la que se ve que hay mu­chos bus­can­do con­tac­tos a me­nos de 500 me­tros: “Pe­ro nin­guno da la ca­ra, ¿ves?”, se­ña­la. “Lo que ha ocu­rri­do no va a ser­vir pa­ra vi­si­bi­li­zar­nos, na­die va a mon­tar una ex­po­si­ción con los cua­dros de Juan Alberto, ni va a reivin­di­car su fi­gu­ra; al con­tra­rio, es­te cri­men es un mensaje: ‘Si te va mal con al­guien, cá­lla­te por­que te ma­tan”, opi­na un chi­co gay de su en­torno que no quie­re dar su nom­bre, y que en un cuar­to de si­glo de vi­da, ase­gu­ra, so­lo ha te­ni­do re­la­cio­nes con he­te­ro­se­xua­les de la zo­na. “Los mis­mos que te lla­man ma­ri­cón por la ma­ña­na te bus­can en el China ha­ce 20 años y ve­cino de la Ma­ri­na del Port de Barcelona, un ba­rrio hu­mil­de por don­de se mue­ve tam­bién Gheorg­he, que sue­le pe­dir li­mos­na fren­te a un Lidl. La fis­ca­lía pi­de dos años de cár­cel pa­ra el youtuber por un de­li­to con­tra la in­te­gri­dad mo­ral y el pa­go de una in­dem­ni­za­ción de 30.000 euros al sin te­cho por da­ños morales, se­gún el su­ma­rio del ca­so al que ha ac­ce­di­do EL PAÍS.

“A lo me­jor me ha­bré pasado, pe­ro mi­ra el la­do po­si­ti­vo: es­to le ayu­da­rá a lim­piar­se los dien­tes. Creo que no se los lim­pia des­de que se vol­vió po­bre”, ex­pli­ca Kang­hua en el ví­deo, cu­ya di­fu­sión pro­vo­có un es­cán­da­lo. Días más tar­de, el jo­ven in­ten­tó “res­ta­ble­cer su ima­gen” y “con­gra­ciar­se con la opinión pú­bli­ca”, cri­ti­ca el fis­cal en su acu­sa­ción: bo­rró el ví­deo y se pre­sen­tó don­de es­ta­ba Gheorg­he con un ami­go, sa­cos de dor­mir, man­tas y una cá­ma­ra, con la in­ten­ción de pa­sar una no­che con él y ex­pli­car­lo.

No hu­bo nue­vo show a cos­ta del men­di­go por­que lle­gó la Guar­dia Ur­ba­na, que to­mó de­cla­ra­ción a Gheorg­he. El hom­bre ex­pli­có que lle­gó a te­mer por su vi­da y que la in­ges­ta de las ga­lle­tas le hi­zo da­ño. “Me en­con­tré mal y vo­mi­té”, ex­pli­có. Di­jo que nun­ca le ha­bían tra­ta­do así, que “to­dos se por­tan bien” y que en el bar don­de fue a vo­mi­tar le ofre­cen a me­nu­do “co­mi­da y ro­pa”. Tam­bién ex­pli­có —lo ad­mi­tió des­pués Kang­hua— que el youtuber le ofre­ció 300 euros “pa­ra que no ha­bla­ra”. Des­pués de ser pas­tor y ba­rren­de­ro en su país —y de pa­sar dos se­ma­nas de­te­ni­do por per­der Fren­te a la ver­sión de los ami­gos y co­no­ci­dos de los fa­lle­ci­dos, tan­to Jo­sé Ma­nuel Már­mol, al­cal­de so­cia­lis­ta de Prie­go de Cór­do­ba, co­mo Juan Pé­rez Gue­rre­ro, su ho­mó­lo­go en Lu­ce­na y del mis­mo par­ti­do, ase­gu­ran que la ho­mo­se­xua­li­dad se vi­ve con “to­tal nor­ma­li­dad y na­tu­ra­li­dad” en sus mu­ni­ci­pios. En am­bos on­dea la ban­de­ra mul­ti­co­lor en la fa­cha­da del con­sis­to­rio du­ran­te la se­ma­na del Or­gu­llo de Gay. “Yo he ca­sa­do a gais y a les­bia­nas”, cuen­ta Már­mol. “No­so­tros apro­ba­mos una se­rie de me­di­das ha­ce dos años di­ri­gi­das a vi­si­bi­li­zar al co­lec­ti­vo”, di­ce Pé­rez. Des­de la aso­cia­ción LGBT Co­le­gas se re­cla­ma­ba es­te lu­nes que em­pie­cen a con­ta­bi­li­zar­se los ho­mi­ci­dios en­tre pa­re­jas del mis­mo se­xo co­mo “vio­len­cia in­tra­gé­ne­ro” pa­ra que se vi­si­bi­li­cen, una de­man­da apo­ya­da tam­bién por las Aso­cia­ción de Po­li­cías Gais. ba­ño por la no­che”, di­ce. Y aven­tu­ra: “Me te­mo que es­te es un cri­men por mie­do a que el otro ha­ble y te des­cu­bra”.

Los de Lu­ce­na se van a Prie­go los fi­nes de se­ma­na y los de Prie­go a Lu­ce­na bus­can­do un ma­yor ano­ni­ma­to en los es­ca­sos 40 ki­ló­me­tros que se­pa­ran am­bas po­bla­cio­nes. Pa­ra mantener re­la­cio­nes se­xua­les “van en co­ches a la zo­na del Pun­to Lim­pio, lo que lla­ma­mos El Ga­león en Lu­ce­na”, se­ña­lan. En el ca­so de Prie­go, no hay una zo­na con­cre­ta fre­cuen­ta­da por pa­re­jas ho­mo­se­xua­les, y Gar­cía Bur­gos y Ruiz se ama­ban a es­con­di­das.

Uno de los her­ma­nos de Gar­cía Bur­gos ha­lló sus cuer­pos el do­min­go. La puer­ta me­tá­li­ca de la co­che­ra in­di­vi­dual es­ta­ba ce­rra­da pe­ro se po­día ver luz que ve­nía de den­tro. Fue­ra, un enor­me gra­fi­ti pin­ta­do en la pa­red: “El si­len­cio ma­ta”. el tra­ba­jo— so­bre­vi­vió “con ayu­da de Dios” y se tras­la­dó a Barcelona “pa­ra pe­dir di­ne­ro”.

An­te el juez, ReSet op­tó por no de­cla­rar. Su abo­ga­do de­fen­dió que se le de­ja­ra en li­ber­tad —el juez lo hi­zo, ba­jo fian­za de 2.000 euros— por­que se tra­ta­ba de pas­ta de dien­tes y “no de nin­gún ti­po de ve­neno ni sus­tan­cia no­ci­va pa­ra la sa­lud”. En la in­ves­ti­ga­ción, el fis­cal qui­so sa­ber cuán­to ha­bía in­gre­sa­do ReSet por ese y otros ví­deos en los que “eje­cu­ta­ba ac­cio­nes de na­tu­ra­le­za ve­ja­to­ria con­tra per­so­nas in­de­fen­sas y vul­ne­ra­bles”. Li­mi­tó la pe­ti­ción a tres me­ses (de enero a mar­zo de 2017) y Goo­gle (propietario de You­Tu­be) con­tes­tó: 2.180 euros por dar ga­lle­tas a un men­di­go mo­vi­do, di­ce el fis­cal, por “un ape­ti­to­so in­cre­men­to de in­gre­sos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.