El con­sen­so co­mo for­ma de ha­cer ciu­dad

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

No hay pro­ble­ma, por di­fí­cil que sea, que no de­ba re­sol­ver­se por me­dio de la ne­go­cia­ción. Con es­tas pa­la­bras, anun­ciá­ba­mos ha­ce ocho me­ses el acuer­do al­can­za­do con el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to-Adif y la em­pre­sa Dis­tri­to Cas­te­lla­na Nor­te (DCN) pa­ra de­fi­nir las ba­ses es­truc­tu­ran­tes del pro­yec­to Ma­drid Nue­vo Nor­te (MNN), co­mún­men­te co­no­ci­do co­mo Ope­ra­ción Cha­mar­tín.

Ne­go­cia­ción, al­go que hoy tan­to echa­mos en fal­ta pa­ra re­sol­ver mul­ti­tud de con­flic­tos que pa­re­cen en­quis­ta­dos por su au­sen­cia. Fue­ron ne­ce­sa­rias gran­des do­sis de ne­go­cia­ción pa­ra lle­gar al con­sen­so que ex­pu­si­mos el ve­rano pasado y mu­chas más pa­ra con­cre­tar des­pués el pro­yec­to que da for­ma a ese acuer­do. Pe­ro ya lo te­ne­mos. La so­lu­ción plan­tea­da es una evo­lu­ción del plan Ma­drid Puer­ta Nor­te —que presentamos en ma­yo de 2016 co­mo al­ter­na­ti­va al que es­tu­vo a pun­to de apro­bar el Go­bierno de Ana Bo­te­lla—, in­cor­po­ran­do ya to­dos con­di­cio­nan­tes fun­cio­na­les, ur­ba­nos y me­dioam­bien­ta­les que ope­ran en es­te ám­bi­to.

Al sur de la M-30, en el en­torno de la es­ta­ción, plan­tea­mos una im­por­tan­te con­cen­tra­ción de ofi­ci­nas que va a am­pliar en un mi­llón de me­tros cua­dra­dos la ofer­ta del ac­tual CBD (Cen­tral Bu­si­ness Dis­trict) de Ma­drid. Cha­mar­tín ad­quie­re un pa­pel cen­tral en el nue­vo sis­te­ma de mo­vi­li­dad, ba­sa­do no en el vehícu­lo pri­va­do —co­mo su­ce­día en los pla­nes an­te­rio­res— sino en el trans­por­te pú­bli­co: me­tro, tren de cer­ca­nías y au­to­bús. 80.000 nue­vos pues­tos de tra­ba­jo co­nec­ta­dos con to­dos los mu­ni­ci­pios de la re­gión a tra­vés de ese gran nodo mul­ti­mo­dal que se­rá la fu­tu­ra es­ta­ción. Tam­bién al sur es­tá pre­vis­ta la cons­truc­ción de unas 2.600 vi­vien­das pa­ra ga­ran­ti­zar la ne­ce­sa­ria vi­da ur­ba­na fue­ra del ho­ra­rio de ofi­ci­nas. Un cen­tro 24/7.

Por su par­te, al nor­te de la M-30 pro­po­ne­mos un desa­rro­llo cu­ya den­si­dad es me­nor que la del sur, en el que pre­do­mi­na el uso re­si­den­cial, ca­si 8.000 vi­vien­das, con agru­pa­cio­nes de ter­cia­rio-ofi­ci­nas jun­to a las es­ta­cio­nes de Fuen­ca­rral-Mal­mea —cu­ya cons­truc­ción pre­ve­ría el plan— y la exis- ten­te de Fuen­ca­rral. El di­se­ño de es­te ám­bi­to in­cor­po­ra las prin­ci­pa­les de­man­das ve­ci­na­les, de for­ma que la nue­va or­de­na­ción con­tem­pla la crea­ción de un gran par­que li­neal a lo lar­go del tra­za­do del Ca­nal de Isa­bel II que ar­ti­cu­la la re­la­ción en­tre las fu­tu­ras edi­fi­ca­cio­nes y los ba­rrios de Be­go­ña, Fuen­ca­rral y Tres Oli­vos. Ade­más, la ubi­ca­ción de los equi­pa­mien­tos es­tá pen­sa­da pa­ra aten­der, no so­lo a las ne­ce­si­da­des de los nue­vos ve­cin­da­rios, sino tam­bién de los exis­ten­tes, lo que con­tri­bu­ye a re­du­cir el dé­fi­cit do­ta­cio­nal que han arras­tra­do his­tó­ri­ca­men­te.

Con es­te pro­yec­to, ce­rra­mos una he­ri­da ur­ba­na abier­ta du­ran­te 25 años. Y lo ha­ce­mos inau­gu­ran­do una nue­va for­ma de ha­cer ciu­dad: me­dian­te la ne­go­cia­ción y la bús­que­da de con­sen­sos. Otro ejem­plo, qui­zá el más re­le­van­te, del ur­ba­nis­mo del cam­bio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.