“Nun­ca ha si­do mi in­ten­ción ser un per­so­na­je te­le­vi­si­vo”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El di­se­ña­dor Ale­jan­dro Pa­lo­mo (Posadas, Cór­do­ba, 1992), quien fir­ma sus crea­cio­nes co­mo Pa­lo­mo Spain, no es­pe­ra­ba ser ju­ra­do en un pro­gra­ma te­le­vi­si­vo co­mo Maes­tros de la cos­tu­ra. “Nun­ca qui­se ser un per­so­na­je, sino que se re­co­no­cie­sen mis crea­cio­nes y mi mar­ca. Me lo pen­sé mu­cho yme di cuen­ta de que a don­de he lle­ga­do ha si­do al su­bir­me a to­dos los tre­nes”. Sin em­bar­go, di­jo sí por un arre­ba­to reivin­di­ca­ti­vo, más que pro­fe­sio­nal: “Era in­tere­san­te que en ca­sa de to­dos los es­pa­ño­les en­tra­se un chi­co con ta­co­nes ves­ti­do de leo­par­do de los pies a la ca­be­za”.

Maes­tros de la cos­tu­ra ha se­gui­do en TVE una es­te­la mar­ca­da por OT y una fi­gu­ra co­mo él re­sul­ta­ba im­pres­cin­di­ble.

Tam­po­co se hu­bie­se vis­to co- mo con­cur­san­te. “Nun­ca ha si­do mi in­ten­ción ser un per­so­na­je te­le­vi­si­vo”. ¿Su­gie­re que los con­cur­san­tes no so­lo an­sían ini­ciar una ca­rre­ra, sino lo­grar cier­ta no­to­rie­dad? “Cuan­do te pre­sen­tas a un con­cur­so de te­le­vi­sión sa­bes que vas a sa­lir por te­le­vi­sión. Hay convocatorias pa­ra jó­ve­nes, co­mo el EGO de Ci­be­les, que no exi­gen es­tar en un pla­tó”.

Pa­lo­mo elo­gia a al­gu­nos de los ase­so­res que ha te­ni­do el con­cur­so: Eu­ge­nia Sil­va, “una co­no­ce­do­ra tre­men­da de la in­dus­tria”; Son­so­les Díaz de Ri­ve­ra, de la que con­si­de­ró un pri­vi­le­gio es­cu­char “de pri­me­ra mano có­mo fue su ex­pe­rien­cia con Ba­len­cia­ga, que le hi­zo el tra­je de co­mu­nión”, y Dio­ne Caus Per­te­gaz, la so­bri­na del his­tó­ri­co di­se­ña­dor, que le “fas­ci­nó so­lo con su pre­sen­cia”.

De ser un ha­bi­tual de las pu­bli­ca­cio­nes de mo­da ha pasado a ver­se re­co­no­ci­do por el pú­bli­co. “Lo he no­ta­do de ma­ne­ra dra­má­ti­ca. Cru­zo al bar de en­fren­te y un re­par­ti­dor fan del pro­gra­ma se quie­re ha­cer la fo­to con­ti­go. Y, cuan­do ven que se la ha­ce uno, se la quie­ren ha­cer to­dos”. Tal vez el pú­bli­co ma­si­vo ya ha acep­ta­do a ese chi­co con ta­co­nes ves­ti­do de leo­par­do. “En el pri­mer pro­gra­ma se di­jo de to­do so­bre mí en las re­des so­cia­les: que era un hor­te­ra, que pa­re­cía To­rren­te… pe­ro al fi­nal es to­do lo con­tra­rio. Creo que han vis­to mi par­te hu­ma­na, que lo han en­ten­di­do. Las se­ño­ras me di­cen por la ca­lle que les en­can­tan mis zapatos y mis es­tam­pa­dos. He nor­ma­li­za­do al­go que de­fien­do des­de ha­ce mu­chí­si­mo tiem­po. Lo he con­se­gui­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.