Sal­vi­ni y sus ho­mó­lo­gos de Ale­ma­nia y Aus­tria for­jan un eje an­tin­mi­gra­ción

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Ex­pul­sio­nes

El ca­so Aqua­rius va ca­mino de con­ver­tir­se en el pre­tex­to per­fec­to pa­ra sa­cu­dir el ta­ble­ro geo­es­tra­té­gi­co de Ita­lia en Eu­ro­pa. Mien­tras el bar­co na­ve­ga ha­cia Es­pa­ña, Mat­teo Sal­vi­ni apro­ve­cha su es­te­la pa­ra ele­var el cli­ma de ten­sión con to­do el que se cru­ce en su ca­mino. Ayer, el mi­nis­tro del In­te­rior y lí­der de la xe­nó­fo­ba Li­ga com­pa­re­ció en el Se­na­do pa­ra de­fen­der su ges­tión. Pe­ro la se­sión se con­vir­tió en un ata­que fron­tal a Fran­cia y su pre­si­den­te, Em­ma­nuel Ma­cron, a quie­nes exi­gió dis­cul­pas ofi­cia­les por ha­ber di­cho que Ita­lia se ha­bía com­por­ta­do de for­ma “cí­ni­ca” e “irres­pon­sa­ble” en el asun­to del bar­co. “No te­ne­mos na­da que apren­der de so­li­da­ri­dad, ge­ne­ro­si­dad y vo­lun­ta­ria­do de na­die. Ita­lia es el se­gun­do país en aco­gi­da. Eu­ro­pa pue­de ha­cer al­go con la inmigración o ca­llar pa­ra siem­pre”.

Las pri­me­ras an­da­na­das del mi­nis­tro del In­te­rior, ja­lea­das por la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria —el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas y la Li­ga— que apo­ya sin fi­su­ras la nue­va ho­ja de ru­ta de Ita­lia, fue­ron di­rec­tas con­tra Fran­cia. “Las de­vo­lu­cio­nes des­de su fron­te­ra a la nues­tra han si­do 10.949. Hom­bres, ni­ños, mu­je­res, dis­ca­pa­ci­ta­dos... Fran­cia de­bía aco­ger a 9.816 in­mi­gran­tes. Pe­ro lo ha he­cho so­lo con 640. Así que pi­do a Ma­cron que pa­se de las pa­la­bras a los he­chos y aco­ja ma­ña­na por la ma­ña­na a los 9.000 in­mi­gran­tes a los que se ha­bía com­pro­me­ti­do”, se­ña­ló en tono ame­na­zan­te.

Sal­vi­ni se­ña­ló al tér­mino de la com­pa­re­cen­cia su pre­dis­po­si­ción a la rup­tu­ra con Fran­cia a par­tir de ma­ña­na. Si las dis­cul­pas del pre­si­den­te fran­cés no lle­gan, ve­ría con bue­nos ojos que se anu­le la cum­bre bi­la­te­ral pla­ni­fi­ca­da pa­ra ma­ña­na con el pri­mer mi­nis­tro ita­liano, Giu­sep­pe Con­te. “Nues­tro mi­nis­tro de Ex­te­rio­res [En­zo Moa­ve­ro Mi­la­ne­si] ha lla­ma­do al em­ba­ja­dor fran­cés. En nom­bre del pue­blo ita­liano, que es uno de los pri­me­ros en el mun­do en so­li­da­ri­dad y ge­ne­ro­si­dad, le ha pe­di­do ex­pli­ca­cio­nes. Si los fran­ce­ses tie­nen la hu­mil­dad de pe­dir dis­cul­pas, tra­ba­ja­re­mos jun­tos. Pe­ro no acep­ta­mos in­sul­tos de par­te de quien prac­ti­ca de­vo­lu­cio­nes y cie­rra los puer­tos”.

Po­co des­pués se su­po que la El lí­der de la xe­nó­fo­ba Li­ga com­pa­re­ció ayer en el Se­na­do pa­ra dar cuen­ta de la ges­tión del con­flic­to en torno al Aqua­rius, el bar­co con más de 600 mi­gran­tes que se di­ri­ge al puer­to de Va­len­cia tras re­cha­zar Ita­lia su des­em­bar­co, pe­ro ter­mi­nó con un ata­que a Fran­cia, Es­pa­ña, la UE y al fi­nan­cie­ro y fi­lán­tro­po Geor­ge So­ros, al que el Go­bierno hún­ga­ro ha he­cho ob­je­to de una cam­pa­ña por su­pues­ta­men­te fa­vo­re­cer la lle­ga­da de mi­gran­tes.

Sal­vi­ni, cu­ya in­fluen­cia en la coa­li­ción con el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S) es ca­da día más fuer­te, de­li­neó ayer cla­ra­men­te la ór­bi­ta don­de quie­re si­tuar a Ita­lia en las pró­xi­mas con­tien­das que se di­ri­man en la UE. Al me­nos en la po­lí­ti­ca an­tin­mi­gra­ción, ba­se de su pro­gra­ma elec­to­ral. Du­ran­te su com­pa­re­cen­cia so­lo tu­vo bue­nas pa­la­bras pa­ra Seeho­fer. La es­tra­te­gia de Sal­vi­ni re­si­túa a Ita­lia en el ma­pa de alian­zas eu­ro­peas y res­pec­to a sus so­cios tra­di­cio­na­les. “Ita­lia no pue­de ser la úni­ca que se ocu­pa de es­to y que se ha­ce car­go de los cos­tes eco­nó­mi­cos y so­cia­les que es­to su­po­ne. Si exis­te Eu­ro­pa, que se ha­ga oír o ca­lle pa­ra siem­pre”, agre­gó.

Ade­más, la re­la­ción de Sal­vi­ni con el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­bán, es ex­ce­len­te. Siem­pre que el nue­vo vi­ce­pre­si­den­te ita­liano tie­ne oca­sión apro­ve­cha pa­ra ala­bar su ges­tión y ati­zar a sus crí­ti­cos. De he­cho, ayer acu­só al fi­nan­cie­ro So­ros de es­tar de­trás de las ONG que res­ca­tan mi­gran­tes en el Me­di­te­rrá­neo. Los úl­ti­mos mo­vi­mien­tos de Ita­lia res­pon­den a un plan tra­za­do des­de ha­ce tiem­po en la agen­da de la Li­ga. En el pro­gra­ma de go­bierno se sub­ra­ya la po­si­ble ex­pul­sión de 500.000 irre­gu­la­res. ame­na­za iba en se­rio y que el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Gio­van­ni Tria, ya ha­bía can­ce­la­do el en­cuen­tro que iba a man­te­ner ayer por la tar­de con su ho­mó­lo­go fran­cés en Pa­rís y que su­po­nía su pri­mer ac­to fue­ra de Ita­lia. Un pa­so más en una es­ca­la­da de ten­sión con el te­lón de fon­do de una re­con­fi­gu­ra­ción de las alian­zas en Eu­ro­pa ba­sa­da en el acer­ca­mien­to a la cues­tión mi­gra­to­ria. Ita­lia se en­cuen­tra aho­ra mis­mo dan­do vuel­tas y no es­tá dis­pues­ta a que­dar­se sin una bue­na si­lla cuan­do la mú­si­ca de fon­do de­je de so­nar.

Em­ma­nuel Ma­cron, cons­cien­te de la gra­ve­dad de la si­tua­ción, tra­tó de re­ba­jar los áni­mos por la tar­de ase­gu­ran­do pú­bli­ca­men­te que “tra­ba­ja mano a mano con Ita­lia” pa­ra ges­tio­nar los flu-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.