Ma­cron su­pera la pro­tes­ta y re­for­ma el sec­tor fe­rro­via­rio

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Re­tro­ce­sos y con­ce­sio­nes

La opo­si­ción so­ña­ba con una pri­ma­ve­ra ca­lien­te. De­bía ser el mo­men­to en el que con­flui­rían los múl­ti­ples fren­tes de des­con­ten­to con el pre­si­den­te: fe­rro­via­rios, fun­cio­na­rios, es­tu­dian­tes, ju­bi­la­dos. Era la opor­tu­ni­dad pa­ra fre­nar el ím­pe­tu re­for­mis­ta del pre­si­den­te, que en ma­yo de 2017 lle­gó al po­der dis­pues­to a rom­per los blo­queos de la eco­no­mía y la so­cie­dad fran­ce­sa, de im­por­tar a Fran­cia, con más de una dé­ca­da de re­tra­so, al­gu­nas de las re­ce­tas li­be­ra­li­za­do­ras de la ter­ce­ra vía de Tony Blair en el Reino Uni­do de los no­ven­ta o Ger­hard Schrö­der en la Ale­ma­nia de prin­ci­pios de los 2000.

No ocu­rrió. Las múl­ti­ples ma­ni­fes­ta­cio­nes sin­di­ca­les y par­ti­dis­tas con­gre­ga­ron a me­nos per­so­nas de lo es­pe­ra­do. La huel­ga de los sin­di­ca­tos en la SNCF nun­ca re­co­gió el apo­yo de la ma­yo­ría de fran­ce­ses. Aun­que la huel­ga con­ti­núa, al­gu­nos sin­di­ca­tos dan se­ña­les de que­rer des­mar­car­se. Con 452 a fa­vor y so­lo 80 en con­tra, la Asam­blea Na­cio­nal adop­tó la ver­sión fi­nal del tex­to que, de acuer­do con las nor­mas de la UE, abre el sec­tor a la com­pe­ten­cia y pre­vé la fu­tu­ra su­pre­sión del be­ne­fi­cio­so es­ta­tu­to de los fe­rro­via­rios. El Se­na­do de­be ra­ti­fi­car­lo hoy.

Po­dría ser un mo­men­to de ce­le­bra­ción pa­ra Ma­cron, una se­ñal de que la fa­mo­sa ca­lle —que tor­pe­deó el in­ten­to li­be­ra­li­za­dor de 1995— no es lo que era, de que el pre­si­den­te y su Go­bierno tie­nen vía li­bre pa­ra se­guir trans­for­man­do Fran­cia. Pe­ro no hay eu­fo­ria.

“Di­ría que es un dos a ce­ro, pe­ro que hay ele­men­tos que pa­re­cen fra­gi­li­zar la po­si­ción del pre­si­den­te”, ex­pli­ca­ba ha­ce unos días el po­li­tó­lo­go Fré­dé­ric Da­bi, di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to del ins­ti­tu­to de son­deos Ifop. “El pro­ble­ma no son las re­for­mas: no hay su­fi­cien­tes fran­ce­ses pa­ra des­le­gi­ti­mar­las y el mo­vi­mien­to so­cial es­tá en di­fi­cul­ta­des”, di­ce Da­bi. “El pro­ble­ma son los be­ne­fi­cios de las re­for­mas y ahí el pre­si­den­te no ha con­ven­ci­do, por­que los fran­ce­ses, por aho­ra, no ven re­sul­ta­dos”.

El au­men­to de car­gas pa­ra los ju­bi­la­dos, los nue­vos pro­ce­di- mien­tos pa­ra in­gre­sar en la uni­ver­si­dad, las re­ba­jas de im­pues­tos pa­ra los más ri­cos son, ade­más de la re­for­ma la­bo­ral y la de la SNCF, me­di­das que ali­men­tan la ima­gen de un pre­si­den­te que, aun­que ga­nó las elec­cio­nes des­de el cen­tro, se ha es­co­ra­do a la de­re­cha.

“Hay una mu­si­qui­lla que ins­ta­la la idea de un pre­si­den­te que, aun­que no sea el pre­si­den­te de los ri­cos co­mo lo fue Ni­co­las Sar­kozy, sí es un pre­si­den­te que pue­de be­ne­fi­ciar a los más po­de­ro­sos res­pec­to a los pe­que­ños”, re­su­me Da­bi.

Una ven­ta­ja de Ma­cron es la au­sen­cia de una opo­si­ción fuer­te. La voz más po­de­ro­sa es hoy la del ex­so­cia­lis­ta Jean-Luc Mé­len­chon, lí­der de Fran­cia In­su­mi­sa. Un son­deo de Ifop pu­bli­ca­do la se­ma­na pa­sa­da en Pa­ris Match re­ve­la que, pa­ra el 42% de fran­ce­ses, Fran­cia In­su­mi­sa en­car­na me­jor que nin­gún otro par­ti­do la opo­si­ción. El son­deo re­fle­ja que la po­pu­la­ri­dad de Ma­cron se en­cuen­tra en un 43%, un ni­vel mo­des­to, pe­ro que nin­gún ri­val le ha­ce som­bra. Su ma­yo­ría có­mo­da en la Asam­blea Na­cio­nal y la cri­sis de los vie­jos par­ti­dos le ofre­cen un mar­gen am­plio pa­ra go­ber­nar con tran­qui­li­dad. El po­li­tó­lo­go Tho­mas Gué­no­lé, res­pon­sa­ble de la es­cue­la de for­ma­ción de Fran­cia In­su­mi­sa, cues­tio­na que pue­da ha­blar­se de vic­to­ria de Ma­cron. “Si mi­ra­mos las co­sas de ma­ne­ra sim­plis­ta, las re­for­mas se man­tie­nen y, por tan­to, Ma­cron ha ga­na­do y la opo­si­ción po­lí­ti­ca y sin­di­cal ha per­di­do”, di­ce. “La reali­dad es más su­til. Em­ma­nuel Ma­cron ha lo­gra­do man­te­ner sus re­for­mas, pe­ro mul­ti­pli­can­do los re­tro­ce­sos y las con­ce­sio­nes”.

Gué­no­lé, au­tor del re­cien­te en­sa­yo An­ti­so­cial. La gue­rre so­cia­le est dé­cla­rée (An­ti­so­cial. Se ha de­cla­ra­do la gue­rra so­cial), se re­fie­re, en­tre otros re­tro­ce­sos y con­ce­sio­nes, a la pre­ci­sión, den­tro de la ley de la SNCF, de que la em­pre­sa no po­drá ven­der­se, o a la asun­ción por par­te del Es­ta­do de la ma­yo­ría de la deu­da de la com­pa­ñía.

“En reali­dad”, aña­de Gué­no­lé, “es más dé­bil hoy que ha­ce un año. Y, del la­do de la opo­si­ción po­lí­ti­ca y sin­di­cal, an­tes es­ta no lo­gra­ba na­da y aho­ra con­si­gue vic­to­rias, en par­ti­cu­lar con la SNCF. Hay un cam­po que se de­bi­li­ta y otro que se re­fuer­za”.

Ma­cron evi­ta can­tar vic­to­ria, pe­ro se sien­te le­gi­ti­ma­do pa­ra con­ti­nuar re­for­man­do Fran­cia. La pró­xi­ma eta­pa: la de­li­ca­da re­for­ma de las pen­sio­nes. Dos a ce­ro, sí, pe­ro el pul­so no ha ter­mi­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.