Pri­ma­ve­ra ne­gra

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La cum­bre va­cía de Sin­ga­pur cul­mi­na la pri­ma­ve­ra más in­ten­sa de Do­nald Trump. En ape­nas un mes y me­dio ha con­se­gui­do superar to­das las plus­mar­cas en cuan­to a de­mo­li­ción de ins­ti­tu­cio­nes del or­den in­ter­na­cio­nal vi­gen­tes des­de 1945. Des­de el 8 de ma­yo ha des­trui­do el acuer­do nu­clear con Irán, ha re­co­no­ci­do Je­ru­sa­lén co­mo ca­pi­tal de Is­rael, ha im­pues­to aran­ce­les al ace­ro y el alu­mi­nio a sus ve­ci­nos y alia­dos y ha di­na­mi­ta­do el G7, la cum­bre en la que los paí­ses más ri­cos in­ten­tan es­bo­zar un prin­ci­pio de go­ber­nan­za mun­dial.

El des­tro­zo no tie­ne pa­ran­gón, ni en in­ten­si­dad ni en ra­pi­dez. La re­ti­ra­da del pac­to cli­má­ti­co de Pa­rís o la re­nun­cia a fir­mar el Tra­ta­do Trans­pa­cí­fi­co fue­ron ape­nas los pro­le­gó­me­nos de la erup­ción de es­ta pri­ma­ve­ra, tan ne­gra pa­ra el mul­ti­la­te­ra­lis­mo y la es­ta­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal. Si en el ini­cio de la pre­si­den­cia la prin­ci­pal mo­ti­va­ción era de­jar a Ba­rack Oba­ma sin le­ga­do, aho­ra es la des­truc­ción de las ins­ti­tu­cio­nes del or­den mun­dial lo que es­tá en el pun­to de mi­ra trum­pis­ta. La ma­yor le­sión la su­fren las re­la­cio­nes trans­atlán­ti­cas. Na­die lo ha di­cho me­jor que Do­nald Tusk. Con un ami­go así los eu­ro­peos no ne­ce­si­tan enemi­gos. Trump es el alia­do de Vla­dí­mir Pu­tin pa­ra fo­men­tar el po­pu­lis­mo en Eu­ro­pa, des­truir sus ins­ti­tu­cio­nes y des­es­ta­bi­li­zar su ve­cin­da­rio me­dio orien­tal.

Ni si­quie­ra la dis­ten­sión en la pe­nín­su­la de Co­rea se sos­tie­ne co­mo la ca­ra po­si­ti­va de una pre­si­den­cia nefasta. El va­cío de los acuer­dos, sin com­pro­mi­sos, sin fe­chas, sin con­tro­les, ad­quie­re un sig­ni­fi­ca­do ne­ga­ti­vo en cuan­to se com­pa­ra con el pac­to nu­clear con Irán, de­nun­cia­do por Trump co­mo el peor de la his­to­ria. El co­mu­ni­ca­do Trum­pKim Jong-un, me­ra de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes sin va­lor vin­cu­lan­te, es bi­la­te­ral; mien­tras que el acuer­do nu­clear es mul­ti­la­te­ral (Ru­sia, Chi­na, Ale­ma­nia, Fran­cia, EE UU, Reino Uni­do, ade­más de la UE), tie­ne va­lor ju­rí­di­co y cuen­ta con la ga­ran­tía de un ré­gi­men de ins­pec­cio­nes a car­go de la Agen­cia In­ter­na­cio­nal de la Ener­gía.

Irán re­nun­ció al ar­ma nu­clear, mien­tras que Co­rea del Nor­te se ha li­mi­ta­do a des­truir un vie­jo cam­po de prue­bas. Con los ira­níes no ha ha­bi­do reunio­nes en la cum­bre que com­por­ta­ran el re­co­no­ci­mien­to ofi­cio­so del ré­gi­men, mien­tras que con Kim la adu­la­ción y el apa­ci­gua­mien­to han su­pe­ra­do los már­ge­nes ra­zo­na­bles en la di­plo­ma­cia co­no­ci­da. Na­die se lo hu­bie­ra per­mi­ti­do, y Trump el que me­nos, a nin­guno de sus an­te­ce­so­res cuan­do ne­go­cia­ron an­te­rior­men­te con el pa­dre y el abue­lo de Kim. To­do se fía, al fi­nal, a una re­la­ción bi­la­te­ral, en la que las ga­ran­tías se­rán los ho­ri­zon­tes de be­ne­fi­cios que sur­gi­rán de la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria del cons­truc­tor de Man­hat­tan en las cos­tas nor­co­rea­nas.

El acuer­do con un dic­ta­dor co­mo Kim, sin exi­gen­cias en de­re­chos hu­ma­nos ni pro­pó­si­tos de cam­bio de ré­gi­men, es a fi­nal de cuen­tas el mo­de­lo de una di­plo­ma­cia sin ins­ti­tu­cio­nes mul­ti­la­te­ra­les ni re­glas, que atien­de so­lo al jue­go en­tre el di­ne­ro y el po­der, en el true­que bi­la­te­ral en­tre los ma­chos-al­fa que en­ca­be­zan las tri­bus en un cla­ro de la sel­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.