El pro­yec­to de ley que des­pe­na­li­za el abor­to frac­tu­ra a la so­cie­dad ar­gen­ti­na

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

un cen­tro clan­des­tino de de­ten­ción de una ma­dre des­apa­re­ci­da y nie­ta re­cu­pe­ra­da por las Abue­las de Pla­za de Ma­yo, re­cor­dó el mo­de­lo de mu­jer que, di­jo, aún arrai­ga en la so­cie­dad ar­gen­ti­na: “Qué pro­gra­ma más per­ver­so aquel que nos lle­vó a te­ner mu­je­res se­cues­tra­das pa­ra pa­rir co­mo si ese úte­ro fue­ra un bo­tín de gue­rra y el re­sul­ta­do del úte­ro, que eran los be­bés que na­cían vi­vos, tam­bién éra­mos un bo­tín de gue­rra”.

Des­de el re­gre­so de la de­mo­cra­cia, en 1983, el pro­yec­to de ley a fa­vor de la des­pe­na­li­za­ción del abor­to se pre­sen­tó sie­te ve­ces en el Con­gre­so, pe­ro nun­ca ha­bía lo­gra­do cru­zar la puer­ta. Ba­jo la pre­si­den­cia de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, Ar­gen­ti­na fue el pri­mer país la­ti­noa­me­ri­cano en apro­bar el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, en 2010, y en te­ner una ley de iden­ti­dad de gé­ne­ro, en 2012. Pe­ro Fer­nán­dez de Kirch­ner siem­pre se ce­rró en ban­da con el abor­to. Ma­cri, su su­ce­sor, tam­bién se opo­ne. Sin em­bar­go, la pre­sión so­cial y la ne­ce­si­dad de des­viar la aten­ción de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca in­flu­ye­ron en la de­ci­sión pre­si­den­cial de per­mi­tir el de­ba­te.

En­tre abril y ma­yo, más de 700 testimonios a fa­vor y en con­tra pa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.