EL ACEN­TO

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

a lle­ga­da del PSOE al Go­bierno ha abier­to la puer­ta a una do­ce­na de cam­bios de enor­me re­le­van­cia que pre­sen­tó co­mo ini­cia­ti­vas de opo­si­ción y que, re­pen­ti­na­men­te, es­tán aquí, al al­can­ce de la mano. Una de las más sim­bó­li­cas es sa­car los hue­sos de Fran­co del Va­lle de los Caí­dos, una deu­da his­tó­ri­ca con la so­cie­dad es­pa­ño­la que, aun­que tar­de, al fin pue­de lle­gar.

La de­mo­cra­cia es­pa­ño­la ha du­ra­do por for­tu­na ya más tiem­po que la dic­ta­du­ra de Fran­co, pe­ro aún tie­ne asig­na­tu­ras pen­dien­tes. Mu­chos se re­sis­ten aún a superar la eta­pa ne­gra y a pro­ce­sar­la de for­ma con­jun­ta y ma­du­ra en la lí­nea de lo que han he­cho Ale­ma­nia, Su­dá­fri­ca o paí­ses del Cono Sur. En Es­pa­ña, co­mo en la URSS, el dic­ta­dor ven­ció e im­pu­so su si­len­cio o su ver­dad y los eje­cu­ta­dos que­da­ron en las cu­ne­tas mien­tras él re­po­sa ca­si 43 años des­pués de su muer­te en un mo­nu­men­to ges­tio­na­do por un prior be­ne­dic­tino de pron­tos au­to­ri­ta­rios a tono con su in­qui­lino prin­ci­pal. Por eso la pro­po­si­ción de Ley de Me­mo­ria His­tó­ri­ca que el PSOE pre­sen­tó en di­ciem­bre en el Con­gre­so y que el Go­bierno ve­tó tie­ne aho­ra una in­men­sa opor­tu­ni­dad.

El bo­rra­dor pre­ten­de re­for­mar la ley de 2007 del Go­bierno de Za­pa­te­ro pa­ra re­sol­ver con con­tun­den­cia asun­tos pen­dien­tes que de­be­ría­mos ha­ber si­do ya ca­pa­ces de zan­jar: la nu­li­dad de las con- de­nas por ra­zo­nes ideo­ló­gi­cas en los jui­cios del fran­quis­mo; la re­pa­ra­ción y re­co­no­ci­mien­to per­so­nal a las víc­ti­mas; la crea­ción de una co­mi­sión de la ver­dad pa­ra ela­bo­rar un in­for­me fi­nal so­bre vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos; la bús­que­da y ex­hu­ma­ción de más de 100.000 re­pre­sa­lia­dos, una ta­rea que hoy no cuen­ta con pre­su­pues­to y que ha que­da­do prác­ti­ca­men­te en ma­nos de la ini­cia­ti­va pri­va­da; la re­ti­ra­da de los res­tos mor­ta­les de Fran­co del Va­lle de los Caí­dos y la con­ver­sión de es­te mo­nu­men­to en un cen­tro na­cio­nal de me­mo­ria de las víc­ti­mas de la Gue­rra Ci­vil.

El pro­yec­to es am­bi­cio­so, pe­ro bá­si­co en una de­mo­cra­cia, y pue­de con­ci­tar al me­nos la mis­ma ma­yo­ría que la mo­ción de cen­su­ra que pu­so fin al Go­bierno de Ra­joy. Ciu­da­da­nos ten­drá oca­sión de re­tra­tar­se y tam­bién un Par­ti­do Po­pu­lar que ale­gó di­fi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas pa­ra ve­tar­lo en el Con­gre­so.

El nue­vo Go­bierno tie­ne por de­lan­te una lis­ta de más de 60 ve­tos que im­pu­so el an­te­rior Eje­cu­ti­vo por ra­zo­nes pre­su­pues­ta­rias pa­ra fre­nar pro­yec­tos de la en­ton­ces opo­si­ción. El Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­rri­bó en abril es­ta fór­mu­la que em­pleó ma­si­va­men­te el PP, pe­ro los le­tra­dos del Con­gre­so han re­cha­za­do re­cien­te­men­te la re­vi­sión de to­dos esos ve­tos en blo­que. “No po­de­mos pa­sar del ham­bre a la lu­ju­ria”, co­men­ta­ba ayer un dipu­tado del PSOE. Por ello, el nue­vo Eje­cu­ti­vo tie­ne pre­vis­to des­blo­quear­los pau­la­ti­na­men­te y vol­ver a co­lo­car en la agen­da asun­tos co­mo, por ejem­plo, es­ta pro­po­si­ción de Ley de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca.

El PP con­si­de­ró que es­ta ley iba a cos­tar más de 200 mi­llo­nes en ex­hu­ma­cio­nes y com­pen­sa­cio­nes y ale­gó es­tas ra­zo­nes eco­nó­mi­cas pa­ra blo­quear­lo. Pe­ro con­vie­ne sal­dar la deu­da con los hi­jos de las víc­ti­mas an­tes de que mue­ran tam­bién. Y si el ar­gu­men­to de la de­re­cha es el di­ne­ro, se­pan que sa­car los res­tos de Fran­cis­co Fran­co se­rá ca­si gra­tis. ¿O se atre­ve­rán a de­fen­der la per­vi­ven­cia del mau­so­leo del dic­ta­dor?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.