Los jó­ve­nes me­xi­ca­nos, an­te la elec­ción

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“Si los jó­ve­nes su­pie­ran, si los vie­jos pu­die­ran...” Da­niel Co­sío Vi­lle­gas n las pró­xi­mas elec­cio­nes del 1 de ju­lio en Mé­xi­co vo­ta­rán por pri­me­ra vez los mi­llen­nials, cer­ca de cua­ren­ta mi­llo­nes de jó­ve­nes me­no­res de 29 años que han da­do mues­tras de su so­li­da­ri­dad so­cial y cí­vi­ca (fue­ron he­roi­cos en el pa­sa­do te­rre­mo­to del 19 de sep­tiem­bre) pe­ro que, por ra­zo­nes ob­vias, ca­re­cen de me­mo­ria his­tó­ri­ca so­bre los tiem­pos de la pre­si­den­cia im­pe­rial me­xi­ca­na. Los ma­yo­res so­lo co­no­cie­ron de ni­ños la cri­sis del PRI a fi­na­les del si­glo pa­sa­do y to­dos pa­de­cie­ron los errá­ti­cos go­bier­nos de la tran­si­ción en es­te si­glo. Har­tos de la vio­len­cia, la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad y la de­sigual­dad so­cial, tie­nen ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra re­cla­mar un cam­bio.

La ju­ven­tud, por de­fi­ni­ción, es y de­be ser re­bel­de. Lo úl­ti­mo que quie­re es­cu­char son con­se­jos de abue­lo. Por ello es di­fí­cil pre­di­car­les que ese cam­bio de go­bierno pue­de desem­bo­car en la re­edi­ción (co­rre­gi­da y au­men­ta­da) del pa­sa­do au­to­ri­ta­rio. Pe­ro eso es jus­ta­men­te lo que he in­ten­ta­do ha­cer en una gi­ra por uni­ver­si­da­des del in­te­rior del país: ofre­cer un panorama com­pa­ra­ti­vo en­tre los tiem­pos au­to­ri­ta­rios que vi­ví y la era ac­tual, en es­pe­ra de que esa com­pa­ra­ción en­ri­quez­ca su cri­te­rio al ins­tan­te de vo­tar.

Es­te es el re­cuen­to sin­té­ti­co que les ha­go. Du­ran­te aquel ré­gi­men que du­ró 71 años y que lla­mé “la pre­si­den­cia im­pe­rial”, el pre­si­den­te te­nía el mo­no­po­lio de la vio­len­cia le­gí­ti­ma y de la vio­len­cia im­pu­ne. Ade­más de los in­men­sos po­de­res (po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, mi­li­ta­res, di­plo­má­ti­cos) que de­ten­ta­ba cons­ti­tu­cio­nal­men­te, el pre­si­den­te im­pe­ra­ba co­mo un sol so­bre los pla­ne­tas que gi­ra­ban en torno su­yo. Los po­de­res for­ma­les (Con­gre­so, Su­pre­ma Cor­te, los go­ber­na­do­res, los pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les) de­pen­dían del pre­si­den­te. Los bu­ró­cra­tas, los obre­ros sin­di­ca­li­za­dos y las unio­nes cam­pe­si­nas con­gre­ga­das en el PRI se su­bor­di­na­ban al pre­si­den­te. Los em­pre­sa­rios y la Igle­sia se­guían las di­rec­tri­ces del pre­si­den­te. Las em­pre­sas des­cen­tra­li­za­das y pa­ra­es­ta­ta­les obe­de­cían los li­nea­mien­tos del pre­si­den­te. La Ha­cien­da Pú­bli­ca y el Ban­co de Mé­xi­co se ma­ne­ja­ban dis­cre­cio­nal­men­te des­de la ca­sa pre­si­den­cial de Los Pi­nos. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ma­si­va eran “sol­da­dos del pre­si­den­te”. El pre­si­den­te sa­lien­te nom­bra­ba al en­tran­te. El Go­bierno or­ga­ni­za­ba las elec­cio­nes y el PRI (con su com­pli­ca­da “al­qui­mia”) ob­te­nía —se­gún ex­pre­sio­nes de la épo­ca— “ca­rro com­ple­to”, las ga­na­ba “de to­das, to­das”.

Des­de 1939 —les re­cuer­do—, la úni­ca opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca la ejer­cía el PAN. Des­pués del cri­men de 1968, la opo­si­ción de iz­quier­da se re­fu­gió en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y la re­vo­lu­cio­na­ria se fue a la gue­rri­lla. So­lo al­gu­nos pe­rió­di­cos, ca­sas edi­to­ria­les, re­vis­tas e in­te­lec­tua­les eran in­de­pen­dien­tes y crí­ti­cos (Oc­ta­vio Paz y los es­cri­to­res de la re­vis­ta Vuel­ta, en­tre ellos). Aun­que en los años ochen­ta y no­ven­ta el sis­te­ma hi­zo le­ves con­ce­sio­nes a la opo­si­ción de iz­quier­da, que se in­cor­po­ró pau­la­ti­na­men­te a la vi­da par­la­men­ta­ria, el or­den au­to­ri­ta­rio per­du­ró, con le­ves cam­bios, has­ta el fin de si­glo.

Des­de ha­ce vein­te años —con­ti­núa mi ex­pli­ca­ción—, Mé­xi­co ha cam­bia­do por­que adop­tó los va­lo­res y prin­ci­pios de la de­mo­cra­cia li­be­ral. La pre­si­den­cia im­pe­rial ha des­apa­re­ci­do, co­mo lo prue­ba el he­cho pal­ma­rio que es­ta­mos a pun­to de ates­ti­guar: al Go­bierno que no cum­ple se le cas­ti­ga con el vo­to. El pre­si­den­te so­lo pue­de ha­cer uso (bueno o ma­lo) de sus po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les. Hay una ge­nui­na división de po­de­res: en el Con­gre­so se con­fron­tan va­rios par­ti­dos y la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia es au­tó­no­ma. El fe­de­ra­lis­mo se ha vuel­to real: los go­ber­na­do­res son sus pro­pios due­ños y, si ha­cen un uso co­rrup­to e im­pu­ne de su po­der lo­cal, co- rren el ries­go —que no co­rrían an­tes— de que la pren­sa los de­nun­cie y la jus­ti­cia los lla­me a cuen­tas. Los gran­des sin­di­ca­tos del sec­tor pú­bli­co no son trans­pa­ren­tes ni de­mo­crá­ti­cos pe­ro tam­po­co obe­de­cen ya al pre­si­den­te. Los gru­pos em­pre­sa­ria­les go­zan de una au­to­no­mía que no te­nían en­ton­ces, la Igle­sia ac­túa sin ata­du­ras, lo mis­mo que los me­dios ma­si­vos. Aho­ra Mé­xi­co cuen­ta con una de­ce­na de ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas au­tó­no­mas que son un ba­luar­te con­tra las dis­tor­sio­nes en que in­cu­rría el po­der pú­bli­co: el Ban­co de Mé­xi­co (la más an­ti­gua), el INAI (trans­pa­ren­cia), el INEGI (in­for­ma­ción es­ta­dís­ti­ca), Co­fe­tel (com­pe­ti­ti­vi­dad), et­cé­te­ra.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral, no el Go­bierno —con­clu­yo—, se ha­ce car­go de las elec­cio­nes. Cer­ca de dos mi­llo­nes de ciu­da­da­nos in­ter­ven­drán en el con­teo y la su­per­vi­sión del pró­xi­mo pro­ce­so. La opo­si­ción al PRI, par­ti­do en el po­der, es ma­yo­ri­ta­ria. La ejer­cen Mo­re­na, el PAN, Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, el PRD y otros par­ti­dos di­ver­sa­men­te coali­ga­dos. Aun­que aco­sa­da bru­tal­men­te por el cri­men or­ga­ni­za­do (alia­do mu­chas ve­ces a po­lí­ti­cos lo­ca­les), en el ám­bi­to fe­de­ral exis­te una ra­zo­na­ble li­ber­tad de ex­pre­sión y crí­ti­ca. La ejer­cen re­vis­tas, pe­rió­di­cos, es­ta­cio­nes de ra­dio, co­mu­ni­ca­do­res, aca­dé­mi­cos, in­te­lec­tua­les, gru­pos de la so­cie­dad ci­vil y, des­de lue­go, las re­des so­cia­les.

Res­pe­tuo­sos, re­fle­xi­vos y aten­tos, no en­cuen­tran mu­cha ra­zón en mis pa­la­bras. Aun­que en días re­cien­tes al­gu­nos han ma­ni­fes­ta­do su en­tu­sias­mo por el jo­ven can­di­da­to del Fren­te Ciu­da­dano Ri­car­do Ana­ya, la in­ten­ción de vo­to pa­re­ce es­tar­se ca­na­li­zan­do ha­cia el ad­ve­ni­mien­to de un lí­der que con su so­la pre­sen­cia lo re­sol­ve­rá to­do de una bue­na vez y abri­rá una nue­va era. Ese desen­la­ce —les di­go con fran­que­za— sig­ni­fi­ca­ría la reapa­ri­ción pun­tual del vie­jo sis­te­ma de su­pe­di­ta­ción po­lí­ti­ca con un nue­vo par­ti­do he­ge­mó­ni­co (Mo­re­na) y un agra­van­te ma­yúscu­lo: el po­der sin con­tra­pe­sos en ma­nos de un cau­di­llo po­pu­lis­ta que se ve a sí mis­mo —y alien­ta que el pue­blo lo vea— co­mo el re­den­tor de Mé­xi­co. Po­dría ser el fin del en­sa­yo de­mo­crá­ti­co me­xi­cano. Y, a ries­go de im­por­tu­nar­los, les in­sis­to: los pue­blos que de­ses­pe­ran de la de­mo­cra­cia ra­ra vez en­cuen­tran el ca­mino pa­ra res­ta­ble­cer­la.

Por des­gra­cia, los tiem­pos que co­rren no son pro­pi­cios pa­ra los ma­ti­ces y las dis­tin­cio­nes. Es di­fí­cil pe­dir a los jó­ve­nes que cui­den el frá­gil edi­fi­cio de la de­mo­cra­cia que cons­tru­ye­ron las ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res. Es di­fí­cil ad­ver­tir­les que la li­ber­tad de ex­pre­sión es­tá en ries­go por la vía de la cen­su­ra y la au­to­cen­su­ra: ¿quién ten­drá el va­lor de en­fren­tar a los ejér­ci­tos me­diá­ti­cos de la ver­dad ofi­cial?

Los jó­ve­nes apren­de­rán por la úni­ca vía in­fa­li­ble: la ex­pe­rien­cia. Si Ló­pez Obra­dor triun­fa en las urnas el 1 de ju­lio y res­tau­ra una pre­si­den­cia im­pe­rial que, co­mo la an­ti­gua, bus­que eter­ni­zar­se, es­tos mis­mos jó­ve­nes que aca­so vo­ta­rán por él se­rán los pri­me­ros en po­ner­le di­ques. Com­pren­de­rán que la li­ber­tad, co­mo el ai­re, so­lo se apre­cia cuan­do se pier­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.