En­ten­di­mien­to te­rri­to­rial

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

men­to, y Re­la­cio­nes Te­rri­to­ria­les— es­tán en ma­nos, res­pec­ti­va­men­te, de una an­da­lu­za, una vas­ca y una ca­ta­la­na. Es­tos mi­nis­te­rios es­tán di­ri­gi­dos por per­so­nas con sen­si­bi­li­dad te­rri­to­rial. Por otra par­te, jun­to con el pri­mer Go­bierno de Ra­joy, el Eje­cu­ti­vo de Sán­chez cuen­ta con la pre­sen­cia más al­ta de mi­nis­tros y mi­nis­tras con res­pon­sa­bi­li­da­des pre­vias en los ám­bi­tos lo­cal y au­to­nó­mi­co. Las ca­rac­te­rís­ti­cas apun­ta­das son fun­da­men­ta­les pa­ra la me­jo­ra del mo­de­lo de or­ga­ni­za­ción te­rri­to­rial por­que cuen­ta con una sen­si­bi­li­dad te­rri­to­rial mu­cho más ele­va­da que sus pre­de­ce­so­res. Es­ta sen­si­bi­li­dad y/o co­no­ci­mien­to de los te­rri­to­rios pue­de fa­vo­re­cer una ac­tua­ción in­for­mal en­tre los di­fe­ren­tes ni­ve­les de Go­bierno mu­cho más flui­da. En otras pa­la­bras, que los di­fe­ren­tes cen­tros de de­ci­sión po­lí­ti­ca, so­bre to­do Ma­drid, de­jen de ser com­par­ti­men­tos es­tan­cos, pa­ra ser ám­bi­tos com­pe­ten­cial­men­te di­fe­ren­cia­dos pe­ro co­no­ce­do­res los unos de los otros.

Es­te fe­nó­meno pue­de ser de gran re­le­van­cia te­nien­do en cuen­ta el ses­go te­rri­to­rial de los al­tos fun­cio­na­rios al ser­vi­cio de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral. Ca­be po­ner co­mo ejem­plo el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, ins­ti­tu­ción pro­ta­go­nis­ta en la cri­sis ca­ta­la­na, don­de tam­bién se ha­ce pa­ten­te su ses­go cen­tra­lis­ta, ya que la gran ma­yo­ría de sus ma­gis­tra­dos son ma­dri­le­ños. Re­cuér­de­se que es­te fue uno de los ele­men­tos que pre­ten­dió so­lu­cio­nar­se con la re­for­ma del re­gla­men­to del Se­na­do de 2007, des­vir­tua­da en su pues­ta en prác­ti­ca. Por cier­to, co­mo apunte his­tó­ri­co, la Cons­ti­tu­ción de 1931 pre­veía que el Tri­bu­nal de Ga­ran­tías Cons­ti­tu­cio­na­les es­tu­vie­ra con­for­ma­do, en­tre otros, por un ma­gis­tra­do de ca­da una de las re­gio­nes au­tó­no­mas.

Así pues, el Go­bierno de Sán­chez no ten­drá la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver mu­chas de las cues­tio­nes que te­ne­mos so­bre la me­sa, muy es­pe­cial­men­te res­pec­to de la cri­sis con y en Ca­ta­lu­ña. Sin em­bar­go, es­te Go­bierno es una opor­tu­ni­dad pa­ra abrir es­ce­na­rios de fu­tu­ro en di­fe­ren­tes ám­bi­tos. De una par­te, sen­tar las ba­ses de un nue­vo mo­de­lo de ges­tión po­lí­ti­ca te­rri­to­rial­men­te permea­ble, que em­pie­ce fra­guán­do­se por vías in­for­ma­les, pe­ro que pue­de dar pa­so a un es­ce­na­rio en el que sea po­si­ble ha­blar de una nue­va cul­tu­ra po­lí­ti­ca de en­ten­di­mien­to y res­pe­to in­ter­te­rri­to­rial, a tra­vés de la que po­der cons­truir la cul­tu­ra fe­de­ral de la que ca­re­ce Es­pa­ña. Es­te as­pec­to se­ría su­ma­men­te be­ne­fi­cio­so pa­ra, en una se­gun­da fa­se, abor­dar la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, es­pe­cial­men­te en lo re­la­ti­vo a co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, for­ta­le­cien­do la des­cen­tra­li­za­ción y la leal­tad ins­ti­tu­cio­nal que, re­cuer­den, de­be ser bi­la­te­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.