CAR­TAS A LA DI­REC­TO­RA

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Con la lle­ga­da de Pe­dro Sán­chez a La Mon­cloa la nue­va po­lí­ti­ca se jue­ga más que nun­ca su fu­tu­ro. Los años fi­na­les de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y bue­na par­te del man­da­to de Ma­riano Ra­joy ali­men­ta­ron un des­cré­di­to re­la­ti­va­men­te fá­cil de ca­pi­ta­li­zar. Des­em­pleo, co­rrup­ción y cri­sis te­rri­to­rial han si­do olas so­bre las que co­se­char ma­gros re­sul­ta­dos elec­to­ra­les. Pe­ro ¿có­mo ha­cer opo­si­ción a par­tir de aho­ra? La pro­me­te­do­ra aco­gi­da del Go­bierno so­cia­lis­ta fuer­za a un cam­bio de es­tra­te­gia tan­to en Po­de­mos co­mo en Ciu­da­da­nos. Aho­ra se co­rre el ries­go de re­sul­tar de­ma­sia­do agre­si­vo o dog­má­ti­co, má­xi­me si la po­bla­ción ad­vier­te un ge­nuino cam­bio de rum­bo. Es el mo­men­to de las po­lí­ti­cas de fon­do, de la in­te­li­gen­cia y la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción. Pron­to des­cu­bri­re­mos si el Aun sa­bien­do po­co de fút­bol, la pre­gun­ta que a es­tas ho­ras —ob­vian­do la si­tua­ción pro­ce­sal de Iña­ki Ur­dan­ga­rin, o la re­la­ción del mi­nis­tro de Cul­tu­ra con Ha­cien­da— nos ha­ce­mos to­dos los es­pa­ño­les es si era ne­ce­sa­rio que el Real Ma­drid anun­cia­ra que su pró­xi­mo en­tre­na­dor se­rá Ju­len Lo­pe­te­gui, el mís­ter (has­ta ayer) de la Se­lec­ción Es­pa­ño­la de Fút- bi­par­ti­dis­mo mu­rió pa­ra siem­pre o se ha­bía co­gi­do unas ne­ce­sa­rias va­ca­cio­nes.— Jai­me Az­nar Auz­men­di. Pam­plo­na. ¿Qué se­ría la Ca­ta­lu­ña ac­tual con po­bla­ción na­ci­da úni­ca­men­te de fa­mi­lias ca­ta­la­nas de an­ta­ño? Re­pa­san­do la his­to­ria del flu­jo mi- bol. Aho­ra que la con­cen­tra­ción en el seno del equi­po de­be ser má­xi­ma y los con­tra­tiem­pos evi­ta­bles los me­nos po­si­bles, al­guien ha te­ni­do a bien aguar la fies­ta sin que hu­bie­ra co­men­za­do. Aun res­pe­tan­do el de­ve­nir pro­fe­sio­nal y de­por­ti­vo de los pro­ta­go­nis­tas del dis­la­te, huel­ga man­te­ner que el anun­cio —in­clu­so en el ca­so de pre­ver­se fil­tra­cio­nes— res­pon­de gra­to­rio, creo que no hu­bie­ra si­do tan prós­pe­ra; di­go “hu­bie­ra” por­que ac­tual­men­te, y a cau­sa del pro­cés, es­tá re­tro­ce­dien­do en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial. Pe­ro re­tro­ce­da­mos a va­rias dé­ca­das atrás: el mo­vi­mien­to mi­gra­to­rio de gen­tes del res­to de Es­pa­ña ha­cia Ca­ta­lu­ña du­ran­te las dé­ca­das de los años se­sen­ta y se­ten­ta su­pu­so pa­ra la re­gión ca­ta­la­na ser, jun­to al País Vas­co, la más a una tor­pe­za pro­fe­sio­nal que al ejer­ci­cio sen­sa­to del desem­pe­ño de una en­ti­dad co­mo el equi­po ma­dri­dis­ta, o al del pro­pio Lo­pe­te­gui, des­ti­tui­do el miér­co­les ful­mi­nan­te­men­te. Oja­lá que el pa­pel de Es­pa­ña en el Mun­dial sea digno, pe­ro oja­lá tam­bién sea­mos ca­pa­ces al­gún día de no ser mo­ti­vo de mo­fa —por una u otra co­sa— ca­da vez que nos ex­po­ne­mos in­ter­na­cio­nal­men­te.— Luis Al­ber­to Ro­drí­guez Arro­yo. San­to To­más de las Ollas (León). zo­na más ri­ca de Es­pa­ña. Ha­bía mu­cho tra­ba­jo y mi­les de fa­mi­lias lle­ga­ban pa­ra tra­ba­jar. Gra­cias a eso Ca­ta­lu­ña se con­vir­tió en pio­ne­ra en ma­te­ria eco­nó­mi­ca y so­cial. Es­tas fa­mi­lias emi­gran­tes tu­vie­ron hi­jos ca­ta­la­nes, los se­pa­ra­tis­tas nos lla­man bo­ti­flers, pe­ro so­mos igual de ca­ta­la­nes que el res­to aun­que el in­de­pen­den­tis­mo nos con­si­de­re de se­gun­da. Ca­ta­lu­ña es lo que es gra- cias al tra­ba­jo de las gen­tes del res­to de Es­pa­ña, le pe­se a quien le pe­se.— Jo­sé An­to­nio Ávi­la Ló­pez. Ru­bí (Bar­ce­lo­na). Mu­chos de los que jus­ti­fi­ca­ban co­mo cru­za­dos el res­ca­te ban­ca­rio en nues­tro país cri­ti­can a vo­ces el res­ca­te de los más de 600 mi­gran­tes que na­ve­ga­ban a la de­ri­va en el pro­ce­lo­so mar de la Unión Eu­ro­pea. El res­ca­te a la ban­ca sin du­da al­gu­na nos em­po­bre­ció, es­te res­ca­te hu­ma­ni­ta­rio nos en­ri­que­ce.— Jo­sé An­to­nio Mar­tí­nez La­mo­ca. Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.