Mà­xim el Bre­ve

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ña. Se fue a con­quis­tar Ma­drid, en­tró en Te­le­cin­co y tra­bó una fruc­tí­fe­ra re­la­ción con la rei­na de los ma­ga­ci­nes ma­ti­na­les, Ana Ro­sa, que em­pe­zó en 2005 y con­clu­yó en 2015. Era rá­pi­do en las ré­pli­cas y pre­gun­tas y se las vio con po­lí­ti­cos, de­por­tis­tas y otros fa­mo­sos. Allí co­no­ció a Pe­dro Sán­chez, en una en­tre­vis­ta, en la que hu­bo bue­nas mi­gas en­tre am­bos. Mu­chos no le per­do­na­ron pa­sar de las no­ti­cias al en­tre­te­ni­mien­to. Ayer, en su des­pe­di­da alu­dió a ello: “Sa­bía [cuan­do acep­tó el car­go de mi­nis­tro] que iba a ser blan­co de las crí­ti­cas por ha­ber tra­ba­ja­do en un me­dio que to­dos ven y de­mo­ni­zan”. El pro­gra­ma ca­ta­pul­tó su nom­bre y su ros­tro al es­tre­lla­to te­le­vi­si­vo. Mà­xim Huer­ta se subió a la ola y apro­ve­chó pa­ra lan­zar­se tam­bién al fir­ma­men­to li­te­ra­rio, cum­plien­do un an­ti­guo an­he­lo. En­tró a for­mar par­te del ca­da vez más nu­me­ro­so gru­po de pre­sen­ta­do­res y pe­rio­dis­tas po­pu­la­res con li­bro de ta­pas du­ras ba­jo el bra­zo. En 2009, pu­bli­có su pri­me­ra no­ve­la Que sea la úl­ti­ma vez... en un se­llo de la po­ten­te edi­to­rial Pla­ne­ta. Cin­co años más tar­de, ga­nó el pre­mio Pri­ma­ve­ra de No­ve­la que con­ce­de no­che so­ña­da.

En 2015, rom­pió con Ana Ro­sa pa­ra de­di­car­se por com­ple­to a la li­te­ra­tu­ra. Ya lle­va sie­te no­ve­las, en­tre otros li­bros, sien­do la úl­ti­ma, Fir­ma­men­to (Es­pa­sa), de muy re­cien­te apa­ri­ción. Lle­gó a re­ci­bir la ben­di­ción de su ad­mi­ra­da Ana Ma­ría Ma­tu­te.

No so­lo se de­di­có a es­cri­bir na­rra­ti­va lar­ga, tam­bién cul­ti­vó ese gé­ne­ro bre­ve pe­ro tan in­ci­si­vo co­mo es el tuit. Allí de­cla­ró su fo­bia a prac­ti­car de­por­tes, su desafec­ción de los to­ros, su amor por las te­tas de Ana Ro­sa, en­tre otros tuits lla­ma­ti­vos, pro­vo­ca­do­res, que en cuan­to fue nom­bra­do mi­nis­tro no tar­da­ron en re­su­ci­tar ni un mi­nu­to.

Vol­vió a de­mos­trar ta­blas en su to­ma de po­se­sión co­mo mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­tes cuan­do pun­tua­li­zó que su­dar no su­da, pe­ro sí le en­can­tan los de­por­tes. Su nom­bra­mien­to fue re­ci­bi­do con per­ple­ji­dad en el sec­tor cul­tu­ral, pe­ro se le dio un vo­to de con­fian­za.

Apa­dri­na­do por el exal­cal­de so­cia­lis­ta de Bu­ñol, An­drés Pe­re­lló, aun­que sin un per­fil es­pe­cial­men­te po­lí­ti­co ni ideo­ló­gi­co, Pe­dro Sán­chez sor­pren­dió con su apues­ta por él, tras man­te­ner una re­la­ción cor­dial en el tiem­po cuan­do ape­nas na­die apos­ta­ba por el ac­tual pre­si­den­te de Go­bierno él.

Con­si­guió que en una se­ma­na, el mi­nis­tro de Cul­tu­ra apa­re­cie­ra más en los ma­ga­ci­nes de te­le­vi­sión que pro­ba­ble­men­te en to­da la his­to­ria. Su pre­sen­cia en la úl­ti­ma fi­nal de Ro­land Ga­rros, ga­na­da por Ra­fael Na­dal, to­ca­do por un som­bre­ro blan­co, aca­pa­ró tam­bién la aten­ción, aun­que no tan­to co­mo en el día de ayer, en el que fue el ab­so­lu­to pro­ta­go­nis­ta de to­dos los pro­gra­mas de te­le­vi­sión. Pro­ba­ble­men­te fue el día más lar­go de Mà­xim el Bre­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.