Un ve­te­rano de la ges­tión

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La sa­li­da ful­mi­nan­te de Mà­xim Huer­ta pro­pi­ció ayer un re­me­dio de ur­gen­cia. No ha­bía pa­sa­do ho­ra y me­dia des­de que el pe­rio­dis­ta y es­cri­tor de­cía adiós en la se­de de Cul­tu­ra cuan­do La Mon­cloa anun­ció su sus­ti­tu­to: Jo­sé Gui­rao (Pul­pí, Al­me­ría, 1959), ex­per­to en ges­tión cul­tu­ral y un hom­bre res­pe­ta­do en el mun­do del ar­te, la li­te­ra­tu­ra y las van­guar­dias.

El pre­si­den­te Pe­dro Sán­chez arries­gó con Huer­ta y el mun­do de la cul­tu­ra lo re­ci­bió con cier­to des­dén. El nue­vo mi­nis­tro es, por con­tra, un hom­bre bre­ga­do en ca­si to­dos los as­pec­tos de la vi­da cul­tu­ral, es­pe­cial­men­te en la ges­tión mu­seís­ti­ca. Sus dos co­me­ti­dos más im­por­tan­tes han si­do di­ri­gir el mu­seo Rei­na So­fía en­tre 1994 y 2001 e im­pul­sar des­de 2002 La Ca­sa En­cen­di­da, un exi­to­so ex­pe­ri­men­to cul­tu­ral en Ma­drid.

Su nom­bre ya so­nó en las qui- nie­las cuan­do Sán­chez dio la sor­pre­sa con la de­sig­na­ción de Huer­ta. En­ton­ces res­pon­día con hu­mor a quien le pre­gun­ta­ba so­bre esa po­si­bi­li­dad. Ayer la co­sa fue en se­rio. A las 16.30, fue lla­ma­do a con­sul­tas. Cuan­do el pre­si­den­te del Go­bierno acor­dó con Huer­ta su sa­li­da ha­cia las 17.00, Gui­rao es­ta­ba lle­gan­do a La Mon­cloa. Tras una lar­ga con­ver­sa­ción, acep­tó.

Dos se­ña­les lan­za­ba Sán­chez con la ma­nio­bra. Al fin y al ca­bo, ha re­sul­ta­do una ca­ram­bo­la. Por un la­do, en­men­dar un error ca­ra al mun­di­llo, que es­pe­ra­ba un pa­ta ne­gra cul­tu­ral. Por otro, ejer­cer de ci­ru­jano con­tra cual­quier som­bra de du­da que man­cha­ra la ima­gen pul­cra per­se­gui­da con su Ga­bi­ne­te de mi­nis­tros.

Gui­rao cuen­ta con va­rios hi­tos en la ges­tión cul­tu­ral. Li­cen­cia­do en Fi­lo­lo­gía His­pá­ni­ca, es un pro­fe­sio­nal cur­ti­do y trans­ver­sal que se ma­ne­ja bien en­tre el ar­te y la li­te­ra­tu­ra, so­bre to­do. Tie­ne ma­ne­ras de fi­na di­plo­ma­cia, aun­que es fran­co cuan­do la oca­sión se pres­ta y co­no­ce los en­tra­ma­dos de la ges­tión pú­bli­ca y pri­va­da. Co­mo prue­ba de sus do­tes cuen­ta el he­cho de que desem­pe­ña­ra du­ran­te sie­te años el car­go de di­rec­tor del Rei­na So­fía con dos par­ti­dos dis­tin­tos y en un tiem­po en el que sus res­pon­sa­bles se su­ce­dían con ver­ti­gi­no­sa ca­den­cia y los mu­seos se em­plea­ban co­mo par­te del de­ba­te par­ti­dis­ta. Co­men­zó su man­da­to en el Rei­na So­fía con ape­nas 35 años, tras una ful­gu­ran­te ca­rre­ra en An­da­lu­cía, don­de fue di­rec­tor ge­ne­ral de Bie­nes Cul­tu­ra­les en­tre 1988 y 1993. Lle­gó a Ma­drid co­mo di­rec­tor de Be­llas Ar­tes y Ar­chi­vos del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra y un año des­pués se hi­zo car­go del cen­tro de ar­te ma­dri­le­ño, pri­me­ro con la so­cia­lis­ta Car­men Al­borch co­mo mi­nis­tra y, ya con el PP en el Go­bierno, con Ma­riano Ra­joy, Es­pe­ran­za Agui­rre y Pi­lar del Cas­ti­llo de ti­tu­la­res.

De ahí sal­tó a uno de los pro­yec­tos más no­ve­do­sos de las úl­ti­mas dé­ca­das en Ma­drid: La Ca­sa En­cen­di­da, don­de for­jó una pro­gra­ma­ción que, con un ojo pues­to en las ten­den­cias y las van­guar­dias, con­tri­bu­yó a la ebu­lli­ción cul­tu­ral del nue­vo La­va­piés.

Des­de 2014, es di­rec­tor ge­ne­ral de la Fun­da­ción Mon­te­ma­drid. Es ade­más pa­trono, en­tre otras, de las fun­da­cio­nes Fe­de­ri­co Gar­cía Lor­ca, An­to­nio Ga­la y Mu­seo del Gra­ba­do Es­pa­ñol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.