El cu­ña­do del Rey pue­de ele­gir en­tre 82 cár­ce­les

El País (1ª Edición) - - PORTADA - La es­tan­cia de Rol­dán

Iña­ki Ur­dan­ga­rin po­drá pre­sen­tar­se an­tes del pró­xi­mo mar­tes en cual­quie­ra de los cen­tros pe­ni­ten­cia­rios de Es­pa­ña pa­ra cum­plir con­de­na: los 69 de­pen­dien­tes del Mi­nis­te­rio del In­te­rior o los 13 de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, ade­más de los cer­ca de 70 Cen­tros de In­ser­ción So­cial (CIS) des­ti­na­dos prin­ci­pal­men­te a re­clu­sos en ré­gi­men abier­to. Sus res­pon­sa­bles es­tán obli­ga­dos a ad­mi­tir su in­gre­so. Otra cues­tión es si fi­nal­men­te cum­pli­rá la pe­na en el cen­tro ele­gi­do, se­ña­lan fuen­tes pe­ni­ten­cia­rias. “In­te­rior pue­de de­ci­dir su tras­la­do a otro cen­tro por cues­tio­nes de se­gu­ri­dad”, coin­ci­den. No to­das las cár­ce­les son apro­pia­das pa­ra un pre­so de sus ca­rac­te­rís­ti­cas, con el que se in­ten­ta­rá evi­tar a to­da cos­ta in­ci­den­tes con otros reos.

Des­de el mi­nis­te­rio que di­ri­ge Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka se in­sis­tía ayer en que “no se ha re­co­men­da­do” nin­gu­na pri­sión pa­ra el in­gre­so del ma­ri­do de la in­fan­ta Cris­ti­na. Sin em­bar­go, di­fe­ren­tes fuen­tes pe­ni­ten­cia­rias se­ña­lan cin­co cár­ce­les y un CIS co­mo los más ade­cua­dos pa­ra Ur­dan­ga­rin. Uno es el Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio de Ma­drid VI, en Aran­juez, en el que in­gre­só ayer otro de los con­de­na­dos en el ca­so Nóos, Jaume Ma­tas, y en el que cum­plió con­de­na el di­ri­gen­te del PP Car­los Fa­bra. Es un cen­tro mo­derno, sin pre­sos con­flic­ti­vos y bien co­mu­ni­ca­do, lo que fa­ci­li­ta las vi­si­tas fa­mi­lia­res, un ele­men­to que po­dría pe­sar en la de­ci­sión de Ur­dan­ga­rin. Los ex­per­tos tam­bién apun­tan a la cár­cel de mu­je­res de Brie­va (Ávi­la), don­de es­tu­vo el ex di­rec­tor ge­ne­ral de la Guar­dia Ci­vil Luis Rol­dán. Co­mo ocu­rrió en­ton­ces, se uti­li­za­ría el mó­du­lo de hom­bres, ac­tual­men­te sin re­clu­sos y que ne­ce­si­ta obras de re­pa­ra­ción. Re­cien­te­men­te se re­no­vó el sis­te­ma de ca­le­fac­ción.

Más mo­der­nas —y tam­bién con mó­du­los va­cíos— son las cár­ce­les de Za­ba­lla (Ála­va), Pam­plo­na y Mahón. Las dos pri­me­ras tie­nen la des­ven­ta­ja de un hi­po­té­ti­co acer­ca­mien­to de pre­sos de ETA. La se­gun­da —pe­que­ña y con re­clu­sos po­co con­flic­ti­vos— tie­ne unas co­mu­ni­ca­cio­nes li­mi­ta­das con el res­to de Es­pa­ña. Las fuen­tes tam­bién in­clu­yen el CIS Vic­to­ria Kent, en la ciu­dad de Ma­drid, des­ti­na­do pa­ra pre­sos en se­mi­li­ber­tad pe­ro que pue­de aco­ger re­clu­sos en ré­gi­men ce­rra­do.

Una sép­ti­ma cár­cel que se ha ba­ra­ja­do es la de Badajoz por su cer­ca­nía con Por­tu­gal, don­de di­ver­sas fuen­tes creen que se tras­la­da­rá a vi­vir la in­fan­ta Cris­ti­na con sus hi­jos. Sin em­bar­go, fuen­tes pe­ni­ten­cia­rios coin­ci­den en se­ña­lar que su con­flic­ti­vi­dad la con­vier­te en “po­co re­co­men­da­ble”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.