Ur­dan­ga­rin de­be­rá in­gre­sar en pri­sión an­tes del mar­tes

El País (1ª Edición) - - PORTADA - De­re­cho al in­dul­to

Iña­ki Ur­dan­ga­rin em­bar­có a pri­me­ra ho­ra de ayer en un avión en el ae­ro­puer­to de Gi­ne­bra (Sui­za) con des­tino a Pal­ma. Tras ate­rri­zar en la ca­pi­tal ba­lear po­co an­tes de las diez de la ma­ña­na se en­con­tró con su abo­ga­do, Ma­rio Pas­cual Vi­ves, que se des­pla­zó des­de Bar­ce­lo­na pa­ra acom­pa­ñar­le en el pro­ce­so. Am­bos lle­ga­ron a la se­de de la Au­dien­cia de Pal­ma en un co­che gris que les de­jó en la puer­ta del edi­fi­cio, en el que a esa ho­ra ya se agol­pa­ban de­ce­nas de ciu­da­da­nos, mu­chos de ellos tu­ris­tas, que re­ci­bie­ron al cu­ña­do del Rey al gri­to de “cho­ri­zo” y “la­drón”. Ape­nas cin­co mi­nu­tos des­pués Ur­dan­ga­rin aban­do­na­ba el pa­la­cio ju­di­cial con el man­da­mien­to de pri­sión en la mano.

El ma­ri­do de Cris­ti­na de Bor­bón pu­so rum­bo a Sui­za, lu­gar en el que pre­vi­si­ble­men­te pa­sa­rá los días que le quedan en li­ber­tad jun­to a su es­po­sa y sus cua­tro hi­jos. Las ma­gis­tra­das de la Au­dien­cia no le han re­ti­ra­do el pa­sa­por­te, por lo que pue­de cir­cu­lar li­bre­men­te has­ta la me­dia­no­che del lu­nes. Ur­dan­ga­rin tie­ne tiem­po has­ta en­ton­ces pa­ra ele­gir la pri­sión en la quie­re cum­plir los años de con­de­na, co­mo ocu­rre con to­dos los con­de­na­dos que re­ci­ben una pe­na de cár­cel es­tan­do en li­ber­tad.

A pe­sar de que pue­de es­co­ger li­bre­men­te el cen­tro pe­ni­ten­cia­rio, la di­rec­ción de la pri­sión po- dría des­pués cam­biar­le a otra cár­cel si con­si­de­ra­se que la ele­gi­da no es la más ade­cua­da pa­ra sal­va­guar­dar su se­gu­ri­dad. De for­ma pa­ra­le­la al in­gre­so en pri­sión, el cu­ña­do del Rey tie­ne de­re­cho, co­mo cual­quier otro reo, a pe­dir el in­dul­to. Los con­de­na­dos por sen­ten­cia fir­me tie­nen vía li­bre pa­ra re­cla­mar es­ta me­di­da de gra­cia —que con­ce­de el Go­bierno y fir­ma el Mo­nar­ca—, pe- ro la me­ra pre­sen­ta­ción de la so­li­ci­tud no im­pli­ca es­qui­var la cár­cel ya que la de­ci­sión de sus­pen­der la eje­cu­ción de la pe­na siem­pre de­pen­de del tri­bu­nal que le juz­gó, que ade­más tie­ne que re­ca­bar la opi­nión de la fis­ca­lía y de la acu­sa­ción par­ti­cu­lar.

Ur­dan­ga­rin tam­bién pue­de pe­dir am­pa­ro al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y so­li­ci­tar la sus­pen­sión de la eje­cu­ción de la sen­ten­cia, al­go im­pro­ba­ble ya que, co­mo cri­te­rio ge­ne­ral, ese tri­bu­nal or­de­na el en­car­ce­la­mien­to mien- tras dic­ta­mi­na so­bre el re­cur­so cuan­do se tra­ta de con­de­nas su­pe­rio­res a los cin­co años, y la del ma­ri­do de la In­fan­ta es de cin­co años y diez me­ses de cár­cel.

Die­go To­rres, ex­so­cio de Iña­ki Ur­dan­ga­rin al fren­te del Ins­ti­tu­to Nóos y con­de­na­do a cin­co años y ocho me­ses de cár­cel, dis­po­ne tam­bién de un pla­zo de cin­co días pa­ra ele­gir un cen­tro pe­ni­ten­cia­rio, que po­dría es­tar si­tua­do en Ca­ta­lu­ña por cir­cuns­tan­cias fa­mi­lia­res, ya que el an­ti­guo pro­fe­sor de Ur­dan­ga­rin re­si­de jun­to a su mu­jer y sus hi­jos en Bar­ce­lo­na. To­rres acu­dió mi­nu­tos des­pués de las nue­ve de la ma­ña­na a re­co­ger el man­da­mien­to de pri­sión acom­pa­ña­do por su abo­ga­do Ma­nuel Gon­zá­lez Pee­ters, y lo­gró evi­tar in­sul­tos y gri­tos a su lle­ga­da a la se­de ju­di­cial.

El in­gre­so en pri­sión de Ur­dan­ga­rin y To­rres pon­drá pun­to y fi­nal a un pro­ce­so que es­ta­lló en ju­lio del 2010, cuan­do el juez Jo­sé Cas­tro abrió una pie­za se­pa­ra­da den­tro del ca­so Pal­ma Are­na tras en­con­trar en el re­gis­tro efec­tua­do en el ve­ló­dro­mo pal­me­sano el con­ve­nio sus­cri­to en­tre el Go­bierno del en­ton­ces pre­si­den­te ba­lear, Jaume Ma­tas, y el ins­ti­tu­to pre­si­di­do por Ur­dan­ga­rin. El ma­ri­do de la In­fan­ta fue impu­tado en di­ciem­bre de 2011, acu­dió a de­cla­rar a Pal­ma en dos oca­sio­nes y arras­tró con­si­go a Cris­ti­na de Bor­bón, que tu­vo que com­pa­re­cer en se­de ju­di­cial. Fue el pri­mer miem­bro de la Ca­sa Real en ha­cer­lo y vio có­mo su her­mano le des­po­ja­ba del Du­ca­do de Pal­ma.

Tras un jui­cio que se ex­ten­dió du­ran­te los seis pri­me­ros me­ses de 2016 y una con­de­na de la Au­dien­cia de Pal­ma a seis años y tres me­ses de cár­cel, el Su­pre­mo con­de­nó en fir­me a Ur­dan­ga­rin a cin­co años y diez me­ses de cár­cel al con­si­de­rar que dis­fru­ta­ba de una “si­tua­ción de pri­vi­le­gio” que le lle­vó a mo­ver vo­lun­ta­des po­lí­ti­cas y lo­grar que los Go­bier­nos de Ba­lea­res y la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na pa­ga­ran cer­ca de seis mi­llo­nes de eu­ros al Ins­ti­tu­to Nóos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.