Un via­je lar­go, du­ro y cos­to­so

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Los 106 mi­gran­tes que quedan a bor­do del Aqua­rius re­cu­pe­ra­ron ayer un po­co de su dig­ni­dad. Por fin pu­die­ron la­var­se los dien­tes y du­char­se —so­lo los que lle­ga­ban em­pa­pa­dos en ga­so­li­na se en­ja­bo­na­ron ba­jo un cho­rro in­me­dia­ta­men­te des­pués del res­ca­te—. Y re­ci­bie­ron zue­cos de plás­ti­co y cal­ce­ti­nes lim­pios. Pe­ro tam­bién sin­tie­ron los ma­reos. La mar es­ta­ba pi­ca­da, las olas eran de dos me­tros, sal­ta­ban a cu­bier­ta, y la tra­ve­sía ha­cia Va­len­cia —que co­men­zó el mar­tes a las 21.00 y du­ra­rá unos cua­tro días— es bas­tan­te más com­pli­ca­da que las que ha­cen ha­bi­tual­men­te los bar­cos de las ONG des­de la zo­na de ras­treo fren­te a Li­bia has­ta el sur de Si­ci­lia. El vien­to so­pla­ba de proa.

La ma­yo­ría de los hués­pe­des del Aqua­rius pa­só la jor­na­da in­ten­tan­do mi­ti­gar el ma­reo. Evi­ta­ban los mo­vi­mien­tos brus­cos en un in­ten­to de cal­mar el es­tó­ma­go. Un cam­bio ra­di­cal res­pec­to a los dos úl­ti­mos días, cuan­do es­tu­vo pa­ra­do a la es­pe­ra de ins­truc­cio­nes. Las­si­ne, 32 años, y Awa, 30, son de los po­cos que se en­con­tra­ban bien. “Es­toy mu­cho me­jor que el pri­mer día, en­ton­ces es­tu­ve fa­tal”, ex­pli­ca­ba él, que era fe­rra­lle­ro en Cos­ta de Mar­fil. Él lle­va­ba en Li­bia dos años sin en­con­trar tra­ba­jo, por lo que ella se tras­la­dó allí con la idea de in­ten­tar el sal­to a Eu­ro­pa. Y aho­ra mar­chan rum­bo a Es­pa­ña, país del que lo des­co­no­cen to­do. Un mi­gran­te pre­gun­ta­ba la vís­pe­ra qué len­gua se ha­bla en Es­pa­ña y si, una vez com­pra­do un mó­vil, po­día cam­biar el idio­ma en el que opera.

El res­to de los res­ca­ta­dos y trans­fe­ri­dos al Aqua­rius en la ma­dru­ga­da del do­min­go fren­te a Li­bia via­jan en el Dat­ti­lo, que en­ca­be­za la flo­ti­lla, y el Orio­ne, los dos ma­yo­res bu­ques de la Guar­dia Cos­te­ra de Ita­lia. Los en­fer­mos, las mu­je­res so­las y las fa­mi­lias se han que­da­do en la em­bar­ca­ción de las ONG, pe­ro otras mu­chas mu­je­res y me­no­res no acom­pa­ña­dos (el gru­po in­clu­ye 123) es­tán en esos na­víos mi­li­ta­res, que han ase­gu­ra­do a las ONG que dis­po­nen de mé­di­cos e in­tér­pre­tes.

El Aqua­rius era ayer un lu­gar dis­tin­to. Se aca­bó el hacinamiento, se po­día ca­mi­nar por las cu­bier­tas sin te­mor a pi­sar a na­die mien­tras dor­mi­ta­ba. La ten­sión ha­bía des­apa­re­ci­do, pe­ro no el can­san­cio. El áni­mo era otro: es­ta-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.