Más allá del ‘Aqua­rius’

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

No es una he­roi­ci­dad evi­tar que más de seis­cien­tas per­so­nas que han si­do res­ca­ta­das en el mar mue­ran de ham­bre y sed por­que el bar­co que las ha aten­di­do, de con­for­mi­dad con lo es­ta­ble­ci­do en la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal, no dis­pon­ga de la opor­tu­na au­to­ri­za­ción de un Es­ta­do pa­ra ha­cer en­tra­da en un puer­to se­gu­ro. O, al me­nos, no creo que de­ba­mos acep­tar que así sea. Nos dig­ni­fi­ca más co­mo so­cie­dad ad­mi­tir que la com­pa­sión fren­te al que pa­de­ce tam­bién pue­de im­pul­sar a las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias muy con­cre­tas a ali­viar, re­me­diar y, si es po­si­ble, evi­tar el su­fri­mien­to hu­mano. A mi jui­cio, es­to es, muy re­su­mi­da­men­te, lo que el Go­bierno de Es­pa­ña ha he­cho an­te la reac­ción di­fí­cil­men­te acep­ta­ble en tér­mi­nos mo­ra­les y ju­rí­di­cos del go­bierno ita­liano.

El ca­so Aqua­rius no es des­gra­cia­da­men­te el úni­co que re­fle­ja la tra­ge­dia hu­ma­ni­ta­ria que ocul­ta el mar Me­di­te­rrá­neo. Con to­do, el aná­li­sis de la cues­tión de fon­do exi­ge no ol­vi­dar que es un ob­je­ti­vo de la Unión Eu­ro­pea cons­truir un Es­pa­cio de Li­ber­tad, Se­gu­ri­dad y Jus­ti­cia sin fron­te­ras in­te­rio­res en el que es­té ga­ran­ti­za­da la li­bre cir­cu­la­ción de per­so­nas con­jun­ta­men­te con me­di­das ade­cua­das en ma­te­ria de con­trol de las fron­te­ras ex­te­rio­res, asi­lo, inmigración y de pre­ven­ción y lu­cha con­tra la de­lin­cuen­cia. Pa­ra lo- grar­lo, la Unión Eu­ro­pea dis­po­ne de un po­der de ac­tua­ción que com­par­te con los Es­ta­dos miem­bros y que com­pren­de una atri­bu­ción ex­pre­sa de com­pe­ten­cias su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­der ga­ran­ti­zar una po­lí­ti­ca co­mún en ma­te­ria de inmigración, asi­lo y con­trol de fron­te­ras ade­cua­da a los desafíos a los que Eu­ro­pa tie­ne que ha­cer fren­te. Tam­bién, por tan­to, el re­la­ti­vo al de aque­llos flu­jos mi­gra­to­rios que pro­ce­den de su fron­te­ra sur. Una fron­te­ra par­ti­cu­lar­men­te com­ple­ja de ges­tio­nar por la cer­ca­nía geo­grá­fi­ca con paí­ses con los que exis­te una di­fe­ren­cia no­ta­ble en tér­mi­nos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, que ofre­cen una ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal im­por­tan­te, en los que abun- dan los con­flic­tos ar­ma­dos o en los que pro­li­fe­ran re­des cri­mi­na­les y te­rro­ris­tas.

No hay na­da que in­vi­te a pen­sar que un ges­to co­mo el ofre­ci­do por el Go­bierno de Es­pa­ña en es­te ca­so ven­drá acom­pa­ña­do de un cam­bio en la con­fi­gu­ra­ción ac­tual del mo­de­lo de con­trol de fron­te­ras. Es­te mo­vi­mien­to po­lí­ti­co, tan ce­le­bra­do por la ciu­da­da­nía, no só­lo pue­de pre­ten­der im­pac­tar de for­ma sus­tan­ti­va en la vi­da de esas seis­cien­tas per­so­nas que pron­to lle­ga­rán a te­rri­to­rio es­pa­ñol. Tam­bién de­be as­pi­rar a in­fluir en la je­rar­quía con la que se or­de­nan los te­mas de inmigración y asi­lo en la agen­da eu­ro­pea. Más di­fí­cil es, sin du­da, pre­ten­der que la Unión mo­di­fi­que el ti­po de so­lu­cio­nes que vie­ne ofre­cien­do. El desafío, aun­que loa­ble, no pa­re­ce­ría muy rea­lis­ta. Bas­ta con com­pro­bar có­mo las po­si­cio­nes de los Es­ta­dos ni si­quie­ra es­tán ali­nea­das. Con to­do, es res­pon­sa­bi­li­dad úl­ti­ma de quien go­bier­na no des­apro­ve­char nin­gu­na opor­tu­ni­dad de las que ofre­ce la reali­dad pa­ra, al me­nos, in­ten­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.