El ar­ma más po­de­ro­sa pa­ra la so­cie­dad

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“He te­ni­do la suer­te de ver los ha­llaz­gos de mi in­ves­ti­ga­ción tra­du­cir­se en una nue­va y po­ten­te es­tra­te­gia te­ra­péu­ti­ca con­tra el cán­cer”, afir­mó el in­mu­nó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se, quien re­cor­dó a una pa­cien­te a la que sal­vó la vi­da tras ha­ber si­do des­hau­cia­da ha­ce 13 años por un me­la­no­ma. La mu­jer par­ti­ci­pó en un en­sa­yo clí­ni­co de un fár­ma­co por en­ton­ces ex­pe­ri­men­tal, la te­ra­pia an­tiCTLA-4. “Des­de lue­go, to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer. No he­mos po­di­do tra­tar con éxi­to cán­ce­res co­mo el de pán­creas y el glio­blas­to­ma. Se­gui­re­mos tra­ba­jan­do y es­pe­ra­mos avan­zar en el fu­tu­ro pró­xi­mo”, in­di­có. El ma­tri­mo­nio de bió­lo­gos bri­tá­ni­co de­fen­dió en su in­ter­ven­ción la im­por­tan­cia de con­ser­var la bio­di­ver­si­dad tras dé­ca­das de in­ves­ti­ga­ción en las Ga­lá­pa­gos. “Sa­ber có­mo man­te­ner la bio­di­ver­si­dad en un mun­do frá­gil que ex­pe­ri­men­ta de­gra­da­ción me­dioam­bien­tal a es­ca­la glo­bal es uno de los desafíos más crí­ti­cos a los que nos en­fren­ta­mos. Un mensaje de nues­tra in­ves­ti­ga­ción es que ni las especies ni los me­dios son en­ti­da­des es­tá­ti­cas. Es­tán siem­pre cam­bian­do y hay que ha- llar có­mo con­se­guir que am­bos sean ca­pa­ces de se­guir cam­bian­do en su me­dio na­tu­ral. De ahí que la evo­lu­ción sea el víncu­lo en­tre la eco­lo­gía y la con­ser­va­ción”, se­ña­la­ron. Los in­ves­ti­ga­do­res des­ta­ca­ron en su dis­cur­so que sus con­tri­bu­cio­nes han he­cho po­si­ble que la crip­to­gra­fía pa­se de ser “una an­ti­gua for­ma de ar­te” a “una cien­cia jo­ven” con cla­ros­cu­ros. La par­te ne­ga­ti­va es “la exis­ten­cia de ad­ver­sa­rios ex­tre­ma­da­men­te po­de­ro­sos que pue­den leer to­dos tus men­sa­jes, generar men­sa­jes fal- sos o mo­di­fi­car tus con­tra­se­ñas y tus bits alea­to­rios”. Sin em­bar­go, tam­bién de­fen­die­ron la crip­to­gra­fía co­mo una de las ra­mas más op­ti­mis­tas de la cien­cia, por­que mues­tra có­mo se pue­den superar esas di­fi­cul­ta­des con el po­der de las ma­te­má­ti­cas y de al­go­rit­mos compu­tacio­na­les co­mo los que han desa­rro­lla­do. El ga­lar­dón ha dis­tin­gui­do la or­ga­ni­za­ción in­dus­trial em­pí­ri­ca, el cam­po de la mi­cro­eco­no­mía que ana­li­za los mer­ca­dos im­per­fec­ta­men­te com­pe­ti­ti­vos, es de­cir, ca­si to­dos. Sus in­ves­ti­ga­cio- nes se cen­tran en “la re­gu­la­ción de los mer­ca­dos cuan­do la com­pe­ten­cia es im­per­fec­ta”, pa­ra lo que han ela­bo­ra­do he­rra­mien­tas que han per­mi­ti­do eva­luar los efec­tos de las fu­sio­nes, la des­re­gu­la­ri­za­ción, el di­se­ño de los mer­ca­dos de subas­tas y se­gu­ros, en­tre otros as­pec­tos so­bre el bie­nes­tar del con­su­mi­dor, la pro­duc­ti­vi­dad y la ren­ta­bi­li­dad. La com­po­si­to­ra fin­lan­de­sa tra­ba­ja con or­de­na­do­res des­de 1982. “He uti­li­za­do la tec­no­lo­gía co­mo un mi­cros­co­pio pa­ra sa­ber más del so­ni­do”, in­di­có. En su in­ter­ven­ción, reivin­di­có “el pa­pel fun- El eco­no­mis­ta de la Uni­ver­si­dad de Ya­le (EE UU) mos­tró su con­vic­ción en que es ne­ce­sa­rio un im­pues­to al car­bono: “El cam­bio cli­má­ti­co es­tá su­ce­dien­do por­que los pro­ce­sos in­dus­tria­les dan lu­gar a un sub­pro­duc­to in­de­sea­ble, los ga­ses in­ver­na­de­ro. Si des­pier­tas a eco­no­mis­tas en mi­tad de la no­che y les pre­gun­tas qué ha­bría que ha­cer con las ex­ter­na­li­da­des, ca­si to­dos te di­rán: ‘Grá­ven­las, por fa­vor, y dé­jen­me se­guir dur­mien­do’. De se­guir des­pier­tos, los eco­no­mis­tas aña­di­rían: ‘ Es el im­pues­to del car­bono’. Quie­nes se to­man en se­rio ra­len­ti­zar el cam­bio cli­má­ti­co, gra­dual­men­te es­tán lle­gan­do a en­ten­der que po­ner pre­cio a las emi­sio­nes de car­bono es la for­ma pri­mor­dial de ra­len­ti­zar el cam­bio cli­má­ti­co. Una ma­ne­ra fá­cil de pen­sar en es­to es el di­cho ‘Gra­va lo ma­lo, no lo bueno’. Sim­ple y acer­ta­do”. La epidemióloga co­lom­bia­na lla­mó la aten­ción so­bre la ele­va­da mor­ta­li­dad por cán­cer de cue­llo ute­ri­no en los paí­ses en desa­rro­llo: “Tal vez por­que, tra­tán­do­se de un cán­cer que afec­ta emi­nen­te­men­te a mu­je­res de paí­ses po­bres, no se le ha da­do la im­por­tan­cia que me­re­ce”. Sub­ra­yó la efi­ca­cia de la va­cu­na con­tra el agen­te cau­san­te del cán­cer y plan­teó que su uso de­be ex­ten­der­se ca­da vez más allá don­de re­sul­ta más ne­ce­sa­rio: “Lo trá­gi­co es que a pe­sar de que es­tas dos ar­mas han es­ta­do dis­po­ni­bles du­ran­te más de 10 años, el cán­cer de cue­llo ute­ri­no con­ti­núa sien­do un gran pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. Ca­da año se diag­nos­ti­can en el mun­do más de me­dio mi­llón de ca­sos, y 280.000 mu­je­res mue­ren por él. La gran tra­ge­dia es que un 85% de los ca­sos ocu­rre en los paí­ses en vías de desa­rro­llo, afec­tan­do a mu­je­res jó­ve­nes que al mo­rir de­jan des­pro­te­gi­da una fa­mi­lia que se su­me aún más en la po­bre­za”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.