Jo­ven ar­qui­tec­tu­ra me­xi­ca­na pa­ra los jar­di­nes de Ken­sing­ton

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La sen­sa­ción por en­ci­ma de la im­pre­sión. Es de­cir: la am­bi­güe­dad de los es­pa­cios que no es­tán ni den­tro ni fue­ra; el ma­tiz en­tre di­vi­dir y se­pa­rar que cons­tru­ye una ce­lo­sía; la in­dus­tria me­jo­ra­da por la ar­te­sa­nía y la ar­te­sa­nía for­ta­le­ci­da por la in­dus­tria… de to­do eso ha­bla es­te año el de­ci­moc­ta­vo pa­be­llón de la Ser­pen­ti­ne Ga­llery.

De­fen­dien­do la su­ti­le­za por en­ci­ma del im­pac­to, la me­xi­ca­na Fri­da Es­co­be­do (1979) rom­pe con la tra­di­ción que inau­gu­ró en 2000 Zaha Ha­did en los jar­di­nes de Ken­sing­ton, en el cen­tro de Lon­dres. De Rem Kool­haas a Her­zog & de Meu­ron, los más re­co­no­ci­dos pro­yec­tis­tas apro­ve­cha­ron la tem­po­ra­li­dad pa­ra le­van­tar pro­pues­tas de van­guar­dia. Sin em­bar­go, el pa­be­llón —que se fi­nan­cia con la apor­ta­ción de Gold­man Sachs y con su ven­ta pos­te­rior— na­ció pa­ra aco­ger un ca­fé de ve­rano —du­ran­te el día— y al pú­bli­co de las con­fe­ren­cias en ho­ra­rio noc­turno. Hoy, más de 200.000 vi­si­tan­tes anua­les lo han con­ver­ti­do en uno de los ex­pe­ri­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos más vi­si­ta­dos del pla­ne­ta. Y su ob­je­ti­vo ha pa­sa­do a ser “acer­car la ar­qui­tec­tu­ra al gran pú­bli­co”.

Por eso, aun­que du­ran­te tres lus­tros ha ac­tua­do co­mo re­cla­mo de la obra de los ar­qui­tec­tos más aplau­di­dos, en las úl­ti­mas edi­cio­nes —y ya con fran­qui­cia re­cién es­tre­na­da en Pe­kín— el pa­be­llón de la Ser­pen­ti­ne ha ac­tua­li­za­do sus prio­ri­da­des y ha op­ta- do por “an­ti­ci­par el ta­len­to emer­gen­te”. En reali­dad, se tra­ta de ta­len­tos ya pre­mia­dos aun­que, eso sí, ale­ja­dos de las repu­tacio­nes glo­ba­les y los idio­mas for­ma­les de la ma­yo­ría de sus an­te­ce­so­res. Por eso, en la es­te­la de los es­pa­ño­les Sel­gas­cano o del bur­ki­nés Fran­cis Ké­ré —que los cons­tru­ye­ron los úl­ti­mos años—, Es­co­be­do ha des­ple­ga­do un idea­rio en lu­gar de una for­ma.

Tras Ha­did, la me­xi­ca­na es la se­gun­da mu­jer que di­se­ña, en so­li­ta­rio, el pa­be­llón. Tam­bién la más jo­ven. Y lle­ga has­ta Lon­dres am­pa­ra­da por el pre­mio de la no­ve­na Bie­nal Ibe­roa­me­ri­ca­na de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo y por una repu­tación que la sitúa por igual en el la­do más sol­ven­te de la pro­fe­sión —sus vi­vien­das so­cia­les en Gue­rre­ro y Sal­ti­llo (Mé­xi­co)— y en el más ex­qui­si­to: la Li­bre­ría Oc­ta­vio Paz, en la ca­pi­tal de su país.

De ahí que de­fien­da que una fo­llie que no en­tra por los ojos es el icono de nues­tro tiem­po: tan exi­gen­te con el com­pro­mi­so éti­co co­mo con el es­té­ti­co de los pro­yec­tis­tas. Por eso su pa­be­llón ofre­ce mu­chas lec­tu­ras: no aís­la al vi­si­tan­te del parque —que se di­fu­mi­na tras una ce­lo­sía de te­jas—, es­tá cu­bier­to y des­cu­bier­to a la vez y la me­dia cu­bier­ta re­flec­tan­te se ha­ce eco de una lá­mi­na de agua que re­fle­ja el cie­lo de la mis­ma ma­ne­ra que ese te­cho re­fle­ja a los vi­si­tan­tes de su edi­fi­cio. El pa­be­llón tie­ne la mi­tad del pa­vi­men­to inun­da­do en un ges­to re­ve­ren­cial ha­cia la ar­qui­tec­tu­ra, la na­tu­ra­le­za o ha­cia el mis­mo ve­rano que per­mi­te que el pú­bli­co se la­ve los pies al lle­gar.

Pe­ro hay más sím­bo­los: la car­pin­te­ría me­tá­li­ca —en re­fe­ren­cia a la re­vo­lu­ción in­dus­trial bri­tá­ni­ca api­la te­jas no ar­te­sa­na­les sino de hor­mi­gón— y el eje cen­tral es­tá ali­nea­do con el ve­cino me­ri­diano de Green­wich.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.