Al­go más que unos co­lo­res

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Pa­ra fut­bo­lis­tas y afi­cio­na­dos, la ca­mi­se­ta es un ele­men­to sa­cro­san­to. No es so­lo es­té­ti­ca, es una cues­tión de iden­ti­dad, de or­gu­llo na­cio­nal y de per­te­nen­cia a un gru­po. En un Mun­dial se con­vier­te en la tar­je­ta de pre­sen­ta­ción del es­pí­ri­tu de­por­ti­vo de to­do un país y en una pa­sa­re­la enor­me, aun­que po­co con­ven­cio­nal. Los ju­ga­do­res tras­pa­san las ba­rre­ras del de­por­te pa­ra con­ver­tir­se en el bu­que in­sig­nia de un ne­go­cio mul­ti­mi­llo­na­rio.

El cam­peo­na­to del mun­do no so­lo es fút­bol, tam­bién es mo­da y un su­cu­len­to ni­cho de mer­ca­do. Las gran­des mar­cas se pe­lean por ves­tir a los me­jo­res equi­pos. Una com­pe­ti­ción de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es una oca­sión in­me­jo­ra­ble pa­ra re­lan­zar el con­su­mo y, an­tes de que em­pie­ce a ro­dar el ba­lón en Ru­sia, ya ha co­men­za­do el Mun­dial de la mer­ca­do­tec­nia. Gi­gan­tes de la mo­da de­por­ti­va co­mo Ni­ke, Adi­das o Pu­ma —que jun­tos co­pan en torno al 90% del pa­tro­ci­nio de la in­du­men­ta­ria fut­bo­lís­ti­ca— han ha­bi­li­ta­do un de­par­ta­men­to con di­se­ña­do­res in­ter­na­cio­na­les que se en­car­gan de crear la equi­pa­ción idó­nea pa­ra ca­da ne­ce­si­dad. Mo­da y fút­bol se han con­ver­ti­do en un ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia des­de ha­ce tiem­po. Los atuen­dos de las se­lec­cio­nes son una pie­za esen­cial y ate­so­ran tan­ta his­to­ria co­mo cual­quier otro re­fe­ren­te cul­tu­ral de es­ti­lo.

Con el tiem­po han ex­pe­ri­men­ta­do to­da una evo­lu­ción. Los cor­tes y los ta­lles han cam­bia­do de ma­ne­ra ra­di­cal: los pan­ta­lo­nes se han acor­ta­do y las ca­mi­se­tas, que Ka­te Spa­de ya era un icono en el mun­do de la mo­da an­tes de qui­tar­se la vi­da la se­ma­na pa­sa­da. Las lí­neas pu­ras de sus di­se­ños con­vir­tie­ron sus bol­sos en un ob­je­to de de­seo pa­ra cual­quier mu­jer que que­ría dar a su vi­da un to­que so­fis­ti­ca­do. La idea de em­pe­zar a ha­cer su pro­pio ne­go­cio de bol­sos se la dio Andy Spa­de, en­ton­ces su no­vio. En su pe­que­ño apar­ta­men­to en el Up­pe­rWest Si- han de­ja­do atrás los cue­llos ti­po polo, son ca­da vez más en­ta­lla­das. Con la lle­ga­da al de­por­te de las te­las sin­té­ti­cas en los años se­ten­ta, los uni­for­mes se hi­cie­ron me­nos pe­sa­dos y más có­mo­dos. A par­tir de los no­ven­ta, el di­se­ño de neo­yor­quino em­pe­zó a ha­cer tra­zos en el pa­pel muy lim­pios mien­tras ju­ga­ba con di­fe­ren­tes co­lo­res, pa­tro­nes y te­las que po­día cos­tear­se. Los pri­me­ros pe­di­dos lle­ga­ron de las tien­das Bar­neys y Cha­ri­va­ri. Se ven­die­ron rá­pi­do. La idea con ese di­se­ño de bolso con for­ma cua­dra­da era crear un ar­tícu­lo que so­bre­vi­vie­ra los cam­bios de ten­den­cias y de gus­tos, co­mo los va­que­ros Le­vi’s, las za­pa­ti­llas de de­por­tes Con­ver- de­por­ti­vo se re­vo­lu­cio­nó, se de­ja­ron de fa­bri­car ca­mi­se­tas clá­si­cas li­sas o con ra­yas y se em­pe­zó a apos­tar por es­tam­pa­dos, com­bi­na­cio­nes geo­mé­tri­cas, sím­bo­los y de­ta­lles que iden­ti­fi­can a la mar­ca. En la ac­tua­li­dad, en es­te cam­po se com­bi­na la tec­no­lo­gía, pa­ra crear te­ji­dos li­ge­ros a prue­ba de (al me­nos) 90 mi­nu­tos a pleno ren­di­mien­to; y el di­se­ño, en­fo­ca­do a crear ten­den­cia. Por lo que es­té­ti­ca e innovación se dan la mano.

Tam­bién ha cam­bia­do la for­ma de pre­sen­tar al pú­bli­co las fla­man­tes equi­pa­cio­nes. Las fotos de ju­ga­do­res lu­cien­do la ca­mi­se­ta con una son­ri­sa pa­ra la cá­ma­ra y los bra­zos cru­za­dos van que­dan­do atrás. Hoy las pren­das se dan a co­no­cer le­jos del ba­lón y del te­rreno de jue­go. Una mar­ca ita­lia­na lo de­mues­tra. Aun­que Ita­lia no com­pe­ti­rá en el pró­xi­mo Mun­dial, al­go que no ocu­rría des­de ha­ce 60 años, sí es­ta­rá pre­sen­te en Ru­sia la fir­ma Erreà, que ha di­se­ña­do la ves­ti­men­ta de la se­lec­ción de Is­lan­dia, que se es­tre­na por pri­me­ra vez en una Co­pa del Mun­do. La ca­sa pre­sen­tó jun­to al equi­po is­lan­dés sus di­se­ños con un lla­ma­ti­vo y po­pu­lar ví­deo que re­sal­ta las de­li­cias del país nór­di­co a tra­vés de imá­ge­nes épi­cas de géi­se­res, nie­ve y na­tu­ra­le­za sal­va­je. En el atuen­do quedan plas­ma­dos los co­lo­res del país: se o las bo­tas de L. L. Bean. Spa­de so­lía de­cir que si hu­bie­ra cam­bia­do la for­ma, sus bol­sos se ha­brían per­di­do ha­ce mu­cho tiem­po.

Ka­te Spa­de New York na­ció ofi­cial­men­te en 1993. El di­se­ño, la innovación y la crea­ti­vi­dad es so­lo una pe­que­ña par­te del ne­go­cio. El éxi­to en el mun­do de la mo­da de­pen­den enor­me­men­te de ges­tio­nar la pro­duc­ción, la dis­tri­bu­ción y la pro­mo­ción. Pa­ra ayu­dar­les a con­tro­lar el ne­go­cio fi­cha­ron a Ro­bin Ma­rino, que ocu­pó el car­go de pre­si­den­te de Bur­berry. A los tres años, fac­tu­ra­ban cin­co mi­llo­nes de dó­la­res. La com­pa­ñía ven­día en­ton­ces seis ti­pos de bol­sos. El ne­go­cio se fue ex­pan­dien­do y em­pe­zó a co­mer­cia­li­zar ro­pa, za­pa­tos, jo­yas y ar­tícu­los pa­ra el ho­gar has­ta con­ver­tir­se en una gran cor­po­ra­ción. Ka­te y Andy Spa­de de­ci­die­ron ven­der el 56% de la com­pa­ñía a Nei­man azul, ro­jo y blan­co. “El agua, la la­va y el hie­lo se fun­den per­fec­ta­men­te en la nue­va ca­mi­se­ta, rea­li­za­da pa­ra re­pre­sen­tar, lo me­jor po­si­ble, la par­ti­cu­la­ri­dad y la be­lle­za de Is­lan­dia y su se­lec­ción”, ex­pli­ca la com­pa­ñía. Los co­lo­res son el dis­tin­ti­vo de los equi­pos y, por en­de, del país al que re­pre­sen­tan y una par­te in­te­gral en la cul­tu­ra. Eso es lo úni­co que no ha cam­bia­do. Ca­si to­das las se­lec­cio­nes man­tie­nen los mis­mos des­de ha­ce dé­ca­das. Ha­bi­tual­men­te son los de la ban­de­ra, aun­que Ita­lia es una ex­cep­ción. Sus ca­mi­se­tas son azu­les (y no ro­jas, blan­cas o ver­des) por­que ese es el co­lor de la ca­sa Sa­bo­ya, la mo­nar­quía que uni­fi­có el país. Si­mo­ne Pa­niz­zi es uno de los pri­me­ros afi­cio­na­dos en re­unir una co­lec­ción com­ple­ta de ca­mi­se­tas ori­gi­na­les de to­das las se­lec­cio­nes re­co­no­ci­das por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Fút­bol. La ta­rea no ha si­do fá­cil. Las ha ido com­pran­do a lo lar­go de seis años o pi­dien­do a ju­ga­do­res que en su día las vis­tie­ron. Los me­dios ita­lia­nos lla­man a su par­ti­cu­lar co­lec­ción “la ONU del ba­lón” —la FIFA cuen­ta con 211 aso­cia­dos fren­te a los 193 Es­ta­dos miem­bros de Na­cio­nes Uni­das— y él des­ta­ca que es un re­co­rri­do his­tó­ri­co por la idio­sin­cra­sia de las se­lec­cio­nes na­cio­na­les, aun­que al­gu­nas nun­ca ha­yan lle­ga­do a dispu­tar un Mun­dial. “Ten­go bas­tan­tes de ha­ce 20 años con las que su­das so­lo con ver­las. Hay po­ca va­rie­dad de co­lo­res, pe­ro una mul­ti­pli­ci­dad de di­se­ños y mo­de­los que se van re­for­mu­lan­do en cla­ve más mo­der­na con tec­no­lo­gías y ma­te­ria­les ac­tua­les”, ex­pli­ca Pa­niz­zi. Mar­cus por 78,5 mi­llo­nes de eu­ros. Liz Clai­bor­ne la ad­qui­rió en 2007. Diez años des­pués de esa ope­ra­ción, Coach com­pró ca­da una de las ac­cio­nes tras des­em­bol­sar 2.036 mi­llo­nes y de­ci­dió man­te­ner Ka­te Spa­de co­mo una mar­ca in­de­pen­dien­te.

La di­se­ña­do­ra ha­ce dos años pre­sen­tó una nue­va lí­nea: Fran­ces Va­len­ti­ne. Un mes an­tes de mo­rir, Coach re­ve­ló du­ran­te la pre­sen­ta­ción de los re­sul­ta­dos tri­mes­tra­les que las ven­tas de Ka­te Spa­de es­ta­ban ca­yen­do. Pe­ro, co­mo su­ce­de con los gran­des ar­tis­tas, el in­te­rés por la mar­ca se dis­pa­ró y en las ho­ras que si­guie­ron al trá­gi­co desen­la­ce las ven­tas re­pun­ta­ron un 800%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.