Ti­bu­ro­nes

El País (1ª Edición) - - MUNDIAL 2018 -

El pa­sa­do lu­nes, con­clu­yó la ter­ce­ra tem­po­ra­da de Bi­llions (Show­ti­me, emi­ti­da en Es­pa­ña por Mo­vis­tar Se­ries). Pa­ra qué an­dar­se con ro­deos: “Las obras de ar­te se di­vi­den en dos ca­te­go­rías: las que me gus­tan y las que no me­gus­tan. No co­noz­co nin­gún otro cri­te­rio”. An­tón Ché­jov. Pues bien: Bi­llions es una de las me­jo­res se­ries del año.

La fe­roz lu­cha en­tre un ti­bu­rón deWall Street, Bobby Axel­rod (Da­mian Le­wis), y el fis­cal del sur de Nue­va York, Chuck Rhoa­des (Paul Gia­mat­ti), ejem­pli­fi­ca el com­por­ta­mien­to lí­mi­te de la eco­no­mía es­pe­cu­la­ti­va del si­glo XXI y la ma­ni­pu­la­ción de una de las ins­ti­tu­cio­nes esen­cia­les de los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos, la jus­ti­cia, tor­ti­ce­ra­men­te uti­li­za­da pa­ra sa­tis­fa­cer una am­bi­ción per­so­nal. Di­cho así, po­dría in­du­cir­se que se tra­ta de una re­duc­cio­nis­ta lec­ción de his­to­ria con­tem­po­rá­nea. El ta­len­to de sus crea­do­res y guio­nis­tas ha­ce de Bi­llions al­go mu­cho más atrac­ti­vo: una se­rie ex­ce­len­te­men­te na­rra­da, mag­ní­fi­ca­men­te in­ter­pre­ta­da, so­ber­bia­men­te pro­du­ci­da y con un apa­bu­llan­te sen­ti­do del en­tre­te­ni­mien­to.

A ello ha­brá que aña­dir el ca­da vez ma­yor co­no­ci­mien­to de la ciu­da­da­nía so­bre materias tra­di­cio­nal­men­te abs­tru­sas. Si Váz­quez Mon­tal­bán di­jo en cier­ta oca­sión que “de Zu­bi­ri se ha­bla ya en to­das las pe­lu­que­rías”, tam­bién se po­dría afir­mar que los fon­dos bui­tre, Gold­man Sachs, Leh­man Brot­hers y los fis­ca­les an­ti­co­rrup­ción se han in­cor­po­ra­do ya al pai­sa­je co­ti­diano. Con una di­fe­ren­cia im­por­tan­te: en Es­ta­dos Uni­dos, quien la ha­ce la pa­ga ca­si in­me­dia­ta­men­te, mien­tras que en Es­pa­ña la apli­ca­ción de las con­de­nas de los de­li­tos de guan­te blan­co duer­men du­ran­te años; in­clu­so pres­cri­ben.

No es fá­cil que una ter­ce­ra tem­po­ra­da de cual­quier se­rie me­jo­re las an­te­rio­res. Es­te es el ca­so. Y aún es más ex­tra­or­di­na­rio que su fi­nal abier­to sea per­fec­ta­men­te cohe­ren­te con la evo­lu­ción de la tra­ma. La van­guar­dia de los es­pe­cu­la­do­res, re­pre­sen­ta­da por la in­quie­tan­te Asia Ka­te Di­llon, es­tá dis­pues­ta a ma­tar al pa­dre o a sus­ti­tuir a lo es­ta­ble­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.