El Derby del gue­rre­ro y el león

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l no­ve­lis­ta aus­tra­liano Ge­rald Mur­na­ne es un apa­sio­na­do de las ca­rre­ras de ca­ba­llos, lo que más allá de cual­quier otra con­si­de­ra­ción ya me ha­ce sen­tir sim­pa­tía por él. En su crónica au­to­bio­grá­fi­ca Una vi­da en las ca­rre­ras (edi­cio­nes Mi­nús­cu­la) ha­ce una con­fe­sión que com­par­to ple­na­men­te: “Las ca­rre­ras de ca­ba­llos a me­nu­do han si­do pa­ra mí... una es­pe­cie de vo­ca­ción su­pe­rior que nos ser­vía de ex­cu­sa pa­ra no to­mar par­te en el mun­do co­ti­diano”. No di­ré, sin em­bar­go, que sea­mos al­mas ge­me­las, por­que a él le in­tere­san del turf as­pec­tos que a mí me de­jan más bien in­di­fe­ren­te, co­mo las apues­tas y su es­tra­te­gia (su pa­dre in­ten­tó vi­vir de es­te ne­go­cio y aca­bó arruinado, se­gún cuen­ta en Ta­ma­risk Row) y tam­bién los co­lo­res de las cha­que­ti­llas de ca­da joc­key, en los que yo so­lo me fi­jo en ca­sos muy es­pe­cia­les. En cam­bio, com­par­ti­mos fas­ci­na­ción por los nom­bres de los ca­ba­llos, uno de los ras­gos más poé­ti­cos (aun­que Mur­na­ne, co­mo es aus­tra­liano, no lo de­cla­re así) de es­te jue­go má­gi­co. No to­dos los ca­ba­llos se lla­man co­mo me­re­cen, por­que ellos (igual que no­so­tros) tam­bién pa­de­cen a sus due­ños (uno de los me­jo­res po­tros ac­tua­les de nues­tros hi­pó­dro­mos so­por­ta el nom­bre de Cre­tino), pe­ro a ve­ces su de­no­mi­na­ción re­ve­la su des­tino. Al­go que no es sim­ple azar ri­ge es­tas co­sas, di­ría nues­tro Bor­ges, co­mo tam­po­co pa­re­ce me­ra ca­sua­li­dad que al­gu­nos se ape­lli­den Bo­tín, Ru­fián, Ma­tan­zas, Fa­lla­rás… o que co­noz­ca­mos una voz con­mo­ve­do­ra co­mo Vic­to­ria de los Án­ge­les.

En el Derby de es­te año los dos fa­vo­ri­tos te­nían nom­bres que ca­si pa­re­cían tí­tu­los no­bi­lia­rios. Uno era Sa­xon Wa­rrior, ven­ce­dor en cua­tro ca­rre­ras a dos y tres años (la úl­ti­ma, las Dos Mil Gui­neas, la pri­me­ra clá­si­ca in­gle­sa), per­te­ne­cien­te al po­de­ro­so equi­po ir­lan­dés del en­tre­na­dor Ai­dan O’Brien, que pre­sen­ta­ba ade­más otros cua­tro par­ti­ci­pan­tes. El con­sen­so de los ex­per­tos y de los afi­cio­na­dos en­tu­sias­tas le pro­cla­ma­ban po­co me­nos que in­ven­ci­ble, aun­que los más vie­jos de lu­gar sa­be­mos que nin­gún ca­ba­llo es in­ven­ci­ble an­tes de una ca­rre­ra, so­lo des­pués. Su prin­ci­pal ad­ver­sa­rio era Roa­ring Lion, que ha­bía si­do de­rro­ta­do en dos en­cuen­tros an­te­rio­res con él, pe­ro ve­nía de ga­nar en York la pre­pa­ra­to­ria más sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra la prue­ba de Ep­som. Es­te desafian­te león es pro­pie­dad de una cua­dra prin­ci­pes­ca de Qa­tar, aun­que su pe­di­grí re­sul­ta nor­te­ame­ri­cano por los cua­tro cos­ta­dos, mien­tras que el gue­rre­ro sa­jón pro­ce­de de un repu­tado se­men­tal ja­po­nés. La iden­ti­dad na­cio­nal de los pu­ra­san­gres es la de sus paí­ses de en­tre­na­mien­to, y muy en se­gun­do lu­gar, la de sus pro­pie­ta­rios, pe­ro ellos son hi­jos y nie­tos de hé­roes que en­tre­cru­zan sus ha­za­ñas en el mun­do en­te­ro. A fin de cuen­tas, ni la san­gre ni el sue­lo im­por­tan real­men­te, so­lo sus mé­ri­tos de­mos­tra­dos en el cam­po del ho­nor: la úni­ca ver­da­de­ra aris­to­cra­cia.

Por eso a la gen­te del turf le preo­cu­pa el Bre­xit, que pue­de obs­ta­cu­li­zar el li­bre des­pla­za­mien­to de los ca­ba­llos pa­ra par­ti­ci­par en las prue­bas in­ter­na­cio­na­les. En ese te­rreno, co­mo en to­dos si bien se mi­ra, el que se aís­la pier­de. Es­te de­por­te no es pro­pi­cio a de­mos­tra­cio­nes na­cio­na­lis­tas, fre­cuen­tes en jue­gos de equi­po co­mo el fút­bol, el rugby y otras abo­mi­na­cio­nes. Pe­ro no por ello de­ja de ha­ber ad­he­sio­nes más o me­nos “pa­trió­ti­cas” en al­gu­nas cir­cuns­tan­cias. Phar Lap , un ca­ba­llo aus­tra­liano de co­mien­zos de los años trein­ta del pa­sa­do si­glo, es­tá con­si­de­ra­do el cam­peón más ex­tra­or­di­na­rio que ha da­do ese país, muy afi­cio­na­do al turf. Tras ga­nar el Vic­to­ria Derby, la Mel­bour­ne Cup y to­das las de­más ca­rre­ras im­por­tan­tes de su país, via­jó a Mé­xi­co. Na­da más lle­gar ga­nó a los me­jo­res ca­ba­llos ame­ri­ca­nos en el Han­di­cap de Aguas­ca­lien­tes, su pri­me­ra ca­rre­ra so­bre tie­rra (an­tes so­lo ha­bía co­rri­do en hier­ba). Des­pués se fue de gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos y mu­rió dos se­ma­nas más tar­de de for­ma ex­tra­ña, que al­gu­nos atri­bu­yen a un en­ve­ne­na­mien­to. Po­cos años des­pués, en el fra­gor de la II Gue­rra Mun­dial, los yan­quis que com­par­tie­ron trin­che­ra con sol­da­dos aus­tra­lia­nos tu­vie­ron que oír co­mo pri­me­ra pre­gun­ta: “¿Qué le hi­cis­teis a Phar Lap, ca­bro­nes?”. La pos­te­ri­dad fer­vo­ro­sa se re­par­tió los res­tos del hé­roe: su cuer­po di­se­ca­do es­tá en el Museo de Mel­bour­ne, su es­que­le­to en Nue­va Ze­lan­da y su co­ra­zón en Cam­be­rra.

Vein­te años des­pués, en la Ita­lia mal­tra­ta­da que tra­ta­ba de re­cu­pe­rar­se de su desas­tre bé­li­co, el ex­tra­or­di­na­rio Ri­bot se con­vir­tió pa­ra mu­chos en el sím­bo­lo es­pe­ran­za­dor del país que re­sur­gía. Úl­ti­mo ca­po­la­vo­ro del gran en­tre­na­dor y cria­dor Federico Te­sio, Ri­bot ga­nó to­das las ca­rre­ras en las que par­ti­ci­pó en Ita­lia y, ade­más, el King Geor­ge en As­cot y por dos ve­ces el Ar­co de Triun­fo en Long­champ, siem­pre pi­lo­ta­do por el in­me­jo­ra­ble En­ri­co Ca­mi­ci. Fue lla­ma­do “el ca­ba­llo del si­glo” y, con per­dón de Sea Bird o Mill Reef, pa­ra mu­chos lo si­gue sien­do.

¿Y Es­pa­ña? Pues, a pe­sar de la mo­des­tia de nues­tro turf, tam­bién te­ne­mos al­gún hé­roe in­ter­na­cio­nal y ade­más ul­tra­ja­do, pa­ra que sea más nues­tro… El mes que vie­ne ha­rá 30 años de la vic­to­ria de Ro­yal Gait en la Co­pa de Oro de As­cot y su pos­te­rior e in­jus­to dis­tan­cia­mien­to al úl­ti­mo pues­to de la gran ca­rre­ra. Ro­yal Gait fue pro­pie­dad del es­pa­ñol Ma­nuel Pe­rei­ra y en­tre­na­do por el no me­nos es­pa­ñol Mi­guel Alon­so. Ca­ba­llo de ori­gen mo­des­to y ca­rác­ter di­fí­cil, co­men­zó su an­da­du­ra con una se­rie de fra­ca­sos has­ta que se des­cu­brió que te­nía un tes­tícu­lo que le cau­sa­ba pro­ble­mas. No se­rá el pri­me­ro en ese ca­so ni el úl­ti­mo… Des­pués de cas­tra­do me­jo­ró es­pec­ta­cu­lar­men­te su ren­di­mien­to en la pis­ta. Ga­nó el Gran Pre­mio de San Se­bas­tián y en­se­gui­da el Prix Ca­dran en Long­champ, la prue­ba de fon­do más im­por­tan­te de Fran­cia, lo que le va­lió el pa­sa­por­te pa­ra la Gold Cup de As­cot. Por aque­llos tiem­pos, nin­gún ca­ba­llo en­tre­na­do en Es­pa­ña par­ti­ci­pa­ba en prue­bas de ca­te­go­ría eu­ro­peas. En la gran ca­rre­ra se im­pu­so sin mi­ra­mien­tos por ocho cuer­pos, pe­ro un in­ci­den­te con un ca­ba­llo ago­ta­do y bam­bo­lean­te con el que se di­ce que tro­pe­zó fue el pre­tex­to pa­ra pri­var­le de su vic­to­ria en be­ne­fi­cio del se­gun­do cla­si­fi­ca­do, Sa­deem, el fa­vo­ri­to y pro­pie­dad del in­flu­yen­te je­que Moha­med. En­tre un ca­ba­llo cas­tra­do ve­ni­do de quién sa­be dón­de y un fu­tu­ro se­men­tal de un gran pro­pie­ta­rio, los jue­ces de As­cot (¡ver­güen­za so­bre ellos!) apos­ta­ron so­bre se­gu­ro. Aún hoy, en In­gla­te­rra se re­cuer­da y co­men­ta aque­lla es­pec­ta­cu­lar in­jus­ti­cia.

Fi­nal­men­te, el Derby 2018 no fue ni pa­ra el gue­rre­ro ni pa­ra el león. Se lo lle­vó Ma­sar, pro­pie­dad pre­ci­sa­men­te del mis­mo je­que be­ne­fi­cia­rio del ul­tra­je a Ro­yal Gait, un ca­ba­llo hi­jo y nie­to de ga­na­do­res de la gran prue­ba de Ep­som. Roa­ring Lion fue ter­ce­ro y Sa­xon Wa­rrior hu­bo de re­sig­nar­se al cuar­to pues­to. Qui­zá la pis­ta pe­ga­jo­sa por la llu­via in­flu­yó en el re­sul­ta­do. Al vol­ver a Es­pa­ña nos en­con­tra­mos con una bue­na no­ti­cia (no, no tie­ne na­da que ver con la mo­ción de cen­su­ra): la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de El Ve­llón ha de­ci­di­do po­ner a una ca­lle el nom­bre de uno de sus hi­jos ilus­tres, el joc­key Flo­ren­tino González. Aho­ra que los nom­bres del ca­lle­je­ro dan lu­gar a en­co­na­das po­lé­mi­cas, por fin una de­no­mi­na­ción in­dis­cu­ti­ble. Vi­va­mos don­de vi­va­mos, to­dos los tur­fis­tas es­pa­ño­les, so­bre to­do si pa­sa­mos de los 40, te­ne­mos a par­tir de aho­ra un pi­si­to vir­tual en la ca­lle de nues­tro Flo­ro…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.