CAR­TAS A LA DI­REC­TO­RA

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Ha­ce una se­ma­na se pro­du­jo el nom­bra­mien­to de los mi­nis­tros del Go­bierno de Pe­dro Sán­chez. La opi­nión ge­ne­ra­li­za­da fue que se tra­ta­ba de un Go­bierno pre­pa­ra­do, ho­mo­gé­neo y con ai­re fres­co pa­ra ha­cer fren­te a los desafíos que ne­ce­si­ta­ba la so­cie­dad es­pa­ño­la. Pe­ro no hay que ob­viar una cua­li­dad que de­be exi­gir­se a cual­quier per­so­na que os­ten­te un car­go pú­bli­co: la ejem­pla­ri­dad. Por eso, el mi­nis­tro de Cul­tu­ra y De­por­te Mà­xim Huer­tano pue­de ni de­be con­si­de­rar­se acor­de a la con­duc­ta exi­gi­da. Ade­más, la fra­se pro­nun­cia­da por el pre­si­den­te del Go­bierno ha­ce tres años en re­la­ción a Juan Car­los Mo­ne­de­ro re­sul­tó pre­mo­ni­to­ria y fue uti­li­za­da por sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos pa­ra pre­sio­nar­le: “Un po­lí­ti­co que crea una so­cie­dad pa­ra pa­gar la mi­tad de los im­pues­tos es­ta­ría So­plan nue­vos vien­tos en la po­lí­ti­ca. No sé si son tan fuer­tes o tan fríos co­mo los que acom­pa­ña­ron a Pe­dro Du­que en el es­pa­cio o co­mo los que mo­vían an­tes las em­bar­ca­cio­nes por el Me­di­te­rrá­neo, pe­ro sí que pro­pi­cian cam­bios. Des­de lue­go, no es im­pres­cin­di­ble que so­ple mu­cho el vien­to pa­ra que el Aqua­rius, el al día si­guien­te de co­no­cer­se fue­ra de mi eje­cu­ti­va”.— Ja­vier Cor­de­ro Ruiz. Ma­drid. La di­mi­sión de Mà­xim Huer­ta co­mo mi­nis­tro de Cul­tu­ra de­mues­tra en qué con­sis­te la cohe­ren­cia po­lí­ti­ca, a di­fe­ren­cia de otros que en un pa­sa­do re­cien­te —y no tan re­cien­te— se afe­rra­ron a sus si­llas has­ta el fin de los días tras sa­lir a la luz ac­tos si­mi­la­res e in­clu­so más gra­ves. Que to­men bar­co en el que via­jan mu­chos mi­gran­tes, na­ve­gue al puer­to de Va­len­cia, don­de les es­pe­ra una bien­ve­ni­da a lo Mis­ter Marshall. Prue­ba de es­to es que se han pues­to car­te­les nue­vos de bien­ve­ni­da pa­ra re­ci­bir­los. Di­go nue­vos por­que los de bien­ve­ni­da des­ti­na­dos a re­ci­bir a los re­fu­gia­dos de gue­rra si­rios no pue­den reuti- ejem­plo el res­to de for­ma­cio­nes po­lí­ti­cas. Sien­to de ver­dad que se ha­ya pro­du­ci­do un he­cho co­mo es­te a los po­cos días de for­mar­se el ac­tual Go­bierno por­que, en mi opi­nión, te­nía —y tie­ne— bue­na pin­ta. Es­pe­ro y de­seo que la cohe­ren­cia y la trans­pa­ren­cia sean la ban­de­ra de es­te Eje­cu­ti­vo co­mo mo­tor de la ver­da­de­ra re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca en nues­tro país.— Jo­sé Ma­nuel Fer­nán­dez-Arro­yo Cas­te­llano. Bar­ce­lo­na. li­zar­se. Una pe­na por­que real­men­te no mu­chos si­rios lle­ga­ron a ver­los, pe­ro es­tos sí los ve­rán aque­llos in­mi­gran­tes que pron­to es­ta­rán a sal­vo en Va­len­cia. Los vien­tos les son fa­vo­ra­bles. En el océano ve­cino, en Te­ne­ri­fe, se aca­ba de des­alo­jar un edi­fi­cio en el que vi­vían 40 per­so­nas, mu­chas de ellas in­mi­gran­tes y con ne­ce­si­da­des bá­si­cas. De­be de ser una cues­tión de ai­res.— Pa­blo Ere­ca­cho Gor­ta­zar. Bil­bao. El de­por­te es un me­dio de edu­ca­ción y for­ma­ción, y un es­ca­pa­ra­te en el que se re­fle­jan va­lo­res co­mo com­pro­mi­so, com­pa­ñe­ris­mo, leal­tad... To­dos es­tos va­lo­res han si­do traicionados por Ju­len Lo­pe­te­gui. Me sien­to trai­cio­na­do por­que soy en­tre­na­dor, y eso sig­ni­fi­ca una gran res­pon­sa­bi­li­dad y un víncu­lo es­pe­cial y esen­cial con tu equi­po. Ser en­tre­na- dor re­quie­re com­pro­mi­so y Lo­pe­te­gui ha pre­fe­ri­do su bien in­di­vi­dual so­bre la po­si­bi­li­dad de al­go úni­co: in­ten­tar ser cam­peón del mun­do con su se­lec­ción.Sus­cri­bo la pos­tu­ra del pre­si­den­te de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol al pres­cin­dir de él.— Ignacio Gran­de Ro­drí­guez. Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.