Lla­re­na re­cuer­da a Mar­las­ka que el tras­la­do de los pre­sos com­pe­te al Go­bierno

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Am­plia ju­ris­pru­den­cia

La Ge­ne­ra­li­tat des­an­da par­te del ca­mino re­co­rri­do con la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155. El consejero de Ac­ción Ex­te­rior, Er­nest Ma­ra­gall, anun­ció ayer en Bru­se­las la in­mi­nen­te vuel­ta a la ac­ti­vi­dad de las de­le­ga­cio­nes ca­ta­la­nas en Lon­dres, Ro­ma, Ber­lín, Gi­ne­bra y Es­ta­dos Uni­dos (es­ta úl­ti­ma es­ta­rá ubi­ca­da en Was­hing­ton en lu- gar de en Nue­va York). To­das ellas fue­ron clau­su­ra­das tras asu­mir el Go­bierno cen­tral el con­trol de la Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na el pa­sa­do oc­tu­bre. Se­gún las pre­vi­sio­nes de Ma­ra­gall, las lla­ma­das em­ba­ja­das es­ta­rán ope­ra­ti­vas en un pla­zo de “dos o tres se­ma­nas”.

Su fun­ción no se li­mi­ta­rá a la pro­mo­ción co­mer­cial de la co­mu- ni­dad au­tó­no­ma; la in­ten­ción es que sean en­tes ac­ti­vos en el de­ba­te pú­bli­co de los paí­ses don­de se ins­ta­len, lo que quie­re de­cir que no re­ba­ja­rán el per­fil po­lí­ti­co que man­te­nían an­tes de su cie­rre. “Tra­ta­re­mos de avan­zar des­de el pun­to en que es­tá­ba­mos el 1 de oc­tu­bre”, di­jo el consejero en re­fe­ren­cia al re­fe­rén­dum ile­gal de in­de­pen­den­cia. Y aña­dió: “Nues­tra re­la­ción no es de de­pen­den­cia ni de su­bor­di­na­ción [al Go­bierno de Es­pa­ña]. Te­ne­mos com­pe­ten­cias y las des­ple­ga­re­mos”.

Esa pri­me­ra fa­se de aper­tu­ras, ca­li­fi­ca­da por Ma­ra­gall de “ur­gen­te”, irá se­gui­da, se­gún sus pla­nes, de otras dos de con­so­li­da­ción y ex­pan­sión. En ellas se con­tem­pla la inau­gu­ra­ción de una ofi­ci­na en París, ade­más de otras en Por­tu­gal, paí­ses nór­di­cos y los Bal­ca­nes. A más lar­go pla­zo, pe­ro El juez se­ña­la que tan­to la Ley Or­gá­ni­ca del Po­der Ju­di­cial co­mo el re­gla­men­to pe­ni­ten­cia­rio dis­po­nen que Pri­sio­nes tie­ne “com­pe­ten­cia ex­clu­si­va” pa­ra de­ci­dir el des­tino de los re­clu­sos, y que la nor­ma no es­ta­ble­ce distinción en­tre los pre­ven­ti­vos y los ya con­de­na­dos, en con­tra de lo que ha di­cho es­tos días el Go­bierno. Lla­re­na ci­ta ade­más ju­ris­pru­den­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, del Su­pre­mo y es­cri­tos de la Fis­ca­lía que in­ci­den en su te­sis.

Tras co­no­cer el au­to de Lla­re­na, fuen­tes de In­te­rior ci­ta­das por Efe se­ña­la­ron que el Go­bierno no tie­ne pre­vis­to tras­la­dar a los po­lí­ti­cos in­de­pen­den­tis­tas pre­sos a cár­ce­les ca­ta­la­nas, una op­ción de la que sí se ha­bía mos­tra­do par­ti­da­rio ayer mis­mo el lí­der del PSC, Mi­quel Ice­ta. “El Go­bierno pue­de uti­li­zar al­gu­nos me­ca­nis­mos, siem­pre de­jan­do cla­ro que res­pe­ta la de­ci­sión ju­di­cial”, afir­mó Ice­ta en Ca­ta­lun­ya Rà­dio, in­for­ma Ca­mi­lo S. Ba­que­ro. El pri­mer se­cre­ta­rio de los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes abo­gó tam­bién por que se de­je a esos pre­sos en li­ber­tad con­di­cio­nal. “Te­ner gen­te en pri­sión no ayu­da”, sos­tu­vo.

Pe­ro Lla­re­na, por el mo­men­to, des­car­ta es­ta úl­ti­ma op­ción por­que, asegura, si­gue exis­tien­do ries­go de reite­ra­ción de­lic­ti­va y de fu­ga. Se­gún el ins­truc­tor, no se pue­de sos­te­ner que, por el he­cho de que se ha­ya cons­ti­tui­do el nue­vo Go­vern sin la par­ti­ci­pa­ción de los po­lí­ti­cos pre­sos, sea des­car­ta­ble que una vez en li­ber­tad pue­dan ayu­dar a vol­ver a in­ten­tar im­plan­tar la re­pú­bli­ca, “cuan­do es­te es el ob­je­ti­vo que expresamente de­fien­de el nue­vo Go­bierno que se ha cons­ti­tui­do con apo­yo de los par­ti­dos se­ce­sio­nis­tas en los que los pro­ce­sa­dos se in­te­gran”. an­tes de que aca­be el año, la es­tra­te­gia ex­te­rior in­clu­ye la pre­sen­cia de la Ge­ne­ra­li­tat en el Me­di­te­rrá­neo, Orien­te Me­dio, Asia, Amé­ri­ca La­ti­na y el Ma­greb. “La con­se­je­ría de Ac­ción Ex­te­rior se­rá cohe­ren­te con su de­no­mi­na­ción, es de­cir, ac­tua­rá. Es­ta­rá pre­sen­te en to­das las ins­tan­cias y es­ce­na­rios don­de se pue­dan de­fen­der in­tere­ses ca­ta­la­nes, tam­bién en los de­ba­tes eu­ro­peos”, afir­mó.

Ma­ra­gall apro­ve­chó su vi­si­ta a la ca­pi­tal bel­ga pa­ra re­unir­se con los ex­con­se­je­ros To­ni Co­mín y Me­rit­xell Se­rret, am­bos fu­ga­dos de la jus­ti­cia es­pa­ño­la. Des­pués se vio con el per­so­nal de la de­le­ga­ción de la Ge­ne­ra­li­tat en Bru­se­las. Des­de allí cri­ti­có el res­pal­do eu­ro­peo a las au­to­ri­da­des es­pa­ño­las. “La Co­mi­sión no es Eu­ro­pa”, di­jo. En su opi­nión, el alien­to con­ti­nen­tal a Es­pa­ña res­pon­de a un me­ro in­ter­cam­bio de fa­vo­res, y lo com­pa­ró con la ley del si­len­cio que im­pe­ra en­tre cla­nes ma­fio­sos: “Eu­ro­pa es una omer­tà: hoy por ti, ma­ña­na por mí”.

El consejero se di­ri­gió tam­bién al mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sep Bo­rrell, que la vís­pe­ra ha­bía di­cho que en­tre sus fun­cio­nes es­ta­rá re­ver­tir “el da­ño oca­sio­na­do a la ima­gen de Es­pa­ña” por el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta. “Es­pe­ro que el tra­ba­jo del mi­nis­tro no con­sis­ta en con­tra­rres­tar nues­tro dis­cur­so. Yo no quie­ro con­tra­rres­tar­le. Nues­tro ob­je­ti­vo es par­ti­ci­par y te­ner una po­si­ción en los te­mas eu­ro­peos”, se­ña­ló. Ma­ra­gall no qui­so va­lo­rar el estado ac­tual de la opi­nión pú­bli­ca eu­ro­pea res­pec­to a la cues­tión ca­ta­la­na, la de­no­mi­na­da ba­ta­lla del re­la­to: “No sé quién va ga­nan­do, pe­ro sé que va­mos a ga­nar”, di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.