La te­ra­pia ex­pe­ri­men­tal que plan­ta ca­ra a la me­tás­ta­sis

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Uno de los prin­ci­pa­les obs­tácu­los de las má­qui­nas es­tá en su for­ma de mi­rar. Los ma­mí­fe­ros iden­ti­fi­can múl­ti­ples fac­to­res de un so­lo vistazo que se su­man en una úni­ca re­pre­sen­ta­ción men­tal del es­pa­cio y per­mi­te in­ter­ac­tuar con él. Ese es el ob­je­ti­vo de Goo­gle Deep­mind, la di­vi­sión de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial del gi­gan­te tec­no­ló­gi­co, que aca­ba de pu­bli­car unos lla­ma­ti­vos lo­gros en la re­vis­ta Scien­ce.

Deep­mind ha pre­sen­ta­do una se­rie de prue­bas vir­tua­les rea­li­za­das con GQN, un pro­gra­ma ca­paz de for­mar­se una re­pre­sen­ta- ción abs­trac­ta de lo que hay fren­te a sus ojos a par­tir de un sim­ple vistazo. Has­ta aho­ra, cuan­do se pre­ten­de que una má­qui­na ima­gi­ne un ma­pa de lo que es­tá vien­do, se la ali­men­ta con to­ne­la­das de in­for­ma­ción: nu­me­ro­sas imá­ge­nes y eti­que­tas que ayu­den a iden­ti­fi­car ob­je­tos y es­ce­na­rios.

El abor­da­je de Deep­mind es tan ele­gan­te co­mo com­ple­jo: su má­qui­na so­lo ve un par de fo­tos en dos di­men­sio­nes de la es­ce­na y, a par­tir de ahí, es ca­paz de ha­cer­se una com­po­si­ción de lu­gar en 3D de to­do el pai­sa­je. Al ver un cu­bo ro­jo que ta­pa una bo­la ver­de, es­te pro­gra­ma lo­gra ima­gi­nar que, des­de el la­do opues­to, es la bo­la ver­de la que ape­nas de­ja ver al cu­bo ro­jo.

“En es­te tra­ba­jo, he­mos de­mos­tra­do que una so­la ar­qui­tec- iden­ti­fi­car pro­teí­nas que so­lo pro­du­cen las cé­lu­las tu­mo­ra­les. En el tra­ta­mien­to de Per­kins, por ejem­plo, los mé­di­cos asi­la­ron ape­nas 11 lin­fo­ci­tos ap­tos a par­tir de los cua­les ob­tu­vie­ron en el la­bo­ra­to­rio 80.000 mi­llo­nes de hi­jos que des­pués fue­ron rein­yec­ta­dos. Un año des­pués del tra­ta­mien­to los tu­mo­res ha­bían des­apa­re­ci­do.

Ale­na Gros, del Ins­ti­tu­to de On­co­lo­gía Vall d'He­brón (Bar­ce­lo­na) tie­ne pre­vis­to ini­ciar un en­sa­yo clí­ni­co con es­ta téc­ni­ca en uno o dos años. En Ma­drid, tu­ra neu­ro­nal pue­de apren­der a per­ci­bir, in­ter­pre­tar y re­pre­sen­tar es­ce­nas sin­té­ti­cas sin nin­gún eti­que­ta­do hu­mano de los con­te­ni­dos de es­tas”, ex­pli­can los in­ves­ti­ga­do­res de Deep­mind en su es­tu­dio, li­de­ra­do por S. M. Ali Es­la­mi. La má­qui­na apren­de por sín­te­sis, “lo que le per­mi­te ex­pre­sar la pre­sen­cia de tex­tu­ras, par­tes, ob­je­tos, lu­ces y es­ce­nas de ma­ne­ra con­ci­sa y en un ni­vel de abs­trac­ción ade­cua­da­men­te al­to”, se­gún los res­pon­sa­bles de Deep­mind.

Así la má­qui­na es ca­paz de in­fe­rir la com­po­si­ción ge­ne­ral, en lu­gar de per­der­se en in­nu­me­ra­bles de­ta­lles con­cre­tos. Ade­más, GQN apren­de es­te com­por­ta­mien­to por sí mis­mo y de una for­ma que le per­mi­te apli­car­lo en cual­quier en­torno, sin nin­gu­na es­pe­ci­fi­ca­ción pre­via de las le- Bar­ce­lo­na y Pam­plo­na, ya hay abier­to otro en­sa­yo con una va­rian­te de TIL me­nos es­pe­cí­fi­ca que se pro­ba­rá en pa­cien­tes de me­la­no­ma y cán­cer de cue­llo de úte­ro.

Ma­nuel Ra­mí­rez-Ore­lla­na, des­de el Hos­pi­tal In­fan­til de Seattle (EE UU), don­de se en­cuen­tra en un pro­gra­ma de for­ma­ción de in­ge­nie­ría de lin­fo­ci­tos T, ad­vier­te que “los tra­ta­mien­tos de CAR-T tie­nen pre­cios desor­bi­ta­dos, lo que es ab­sur­do por­que no los pue­de pa­gar un sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud, ni si­quie­ra mu­chos pri­va­dos”. “O hay un cam­bio ra­di­cal o es­te ti­po de tra­ta­mien­tos se­rá so­lo pa­ra la éli­te", alerta.

Ro­sen­berg no tie­ne du­das de que “el in­ge­nio de la in­dus­tria far­ma­céu­ti­ca se en­car­ga­rá de ha­cer­los po­si­bles y ase­qui­bles”. “Hay al me­nos tres em­pre­sas que ya es­tán ex­plo­ran­do el desa­rro­llo co­mer­cial”, asegura. yes de pers­pec­ti­va o de ilu­mi­na­ción, co­mo su­ce­de­ría con un hu­mano. La ven­ta­ja es que las má­qui­nas ac­túan y se adap­tan a una rea­li­dad ines­ta­ble y cam­bian­te.

“Los ex­pe­ri­men­tos es­tán res­trin­gi­dos a es­ce­nas 3D sim­ples que con­sis­ten en unos po­cos ob­je­tos geo­mé­tri­cos bá­si­cos”, se­ña­la en Scien­ce el es­pe­cia­lis­ta Matthias Zwic­ker, de la Uni­ver­si­dad de Mary­land. Y aña­de: “Por lo tan­to, no es­tá cla­ro lo cer­ca que se en­cuen­tra de com­pren­der en­tor­nos com­ple­jos del mun­do real, lo que lo ha­ría útil, por ejem­plo, pa­ra im­ple­men­tar el con­trol prác­ti­co de los ro­bots”. “No obs­tan­te, su téc­ni­ca in­tro­du­ce una se­rie de con­tri­bu­cio­nes cru­cia­les que pro­ba­ble­men­te lo ha­gan po­si­ble en el fu­tu­ro”, afir­ma Zwic­ker.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.