Adiós a las com­pras de bo­nos

El País (1ª Edición) - - MUNDIAL 2018 -

Ayer se reunió el Con­se­jo del BCE y era un gran día pa­ra Es­pa­ña. Nues­tro país re­cu­pe­ra la si­lla que nun­ca de­bió per­der en 2012, aho­ra con Luis de Guin­dos en la vi­ce­pre­si­den­cia. Y en la si­lla del Ban­co de Es­pa­ña se sien­ta Pa­blo Her­nán­dez de Cos, que se in­cor­po­ró al ban­co ha­ce vein­te años, el BCE es co­mo su se­gun­da ca­sa y con una ex­ce­len­te cu­rrí­cu­la de in­ves­ti­ga­ción en po­lí­ti­ca fis­cal des­de el en­fo­que de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, per­fil si­mi­lar al de Jo­sé Ma­nuel González Pá­ra­mo. Pa­ra un país al­ta­men­te en­deu­da­do co­mo Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te con el ex­te­rior, el BCE es de­ter­mi­nan­te y por eso es bue­na no­ti­cia re­cu­pe­rar la re­pre­sen­ta­ción en el Con­se­jo.

Drag­hi con­fir­mó el fin de las com­pras de deu­da. Se man­ten­drán los 30.000 mi­llo­nes men­sua­les has­ta sep­tiem­bre, se re­du­ci­rán a 15.000 mi­llo­nes has­ta di­ciem­bre y en 2019 co­men­za­rá el año sin com­pras. La ta­sa de pa­ro si­gue ele­va­da, la in­fla­ción sub­ya­cen­te pró­xi­ma al 1% en la Eu­ro­zo­na y el di­ne­ro en cir­cu­la­ción pró­xi­ma al 4% por lo que la es­ta­bi­li­dad de pre­cios no es­tá en ries­go. Pe­ro de nue­vo vol­ve­mos a ver bur­bu­jas de ac­ti­vos e in­mo­bi­lia­rias ac­ti­var­se y con­ti­nuar con las com­pras de deu­da se­ría una te­me­ri­dad.

El BCE lle­gó tar­de al pro­gra­ma de com­pras y sa­le tam­bién tar­de. Con buen cri­te­rio op­tan por el gra­dua­lis­mo que re­co­men­dó Wi­lliam Brai­nard pa­ra en­tor­nos de in- cer­ti­dum­bre y que si­guió la Re­ser­va Fe­de­ral con éxi­to. Drag­hi ha vuel­to a re­afir­ma su con­vic­ción con el eu­ro, co­mo hi­zo en 2012 cuan­do se es­pe­cu­la­ba con la sa­li­da de la mo­ne­da úni­ca de Es­pa­ña. Aho­ra lo ha­ce en me­dio de una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal en Ita­lia. Drag­hi ha des­pa­cha­do el te­ma ita­liano con ele­gan­cia, de­jan­do cla­ro a los ciu­da­da­nos eu­ro­peos y a los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les que, pa­ra el BCE, es una cri­sis lo­cal y que no de­be­ría afec­tar al con­jun­to de la Eu­ro­zo­na.

Des­de 2014 el BCE ha com­pra­do 250.000 mi­llo­nes de eu­ros en deu­da pú­bli­ca es­pa­ño­la, 150.000 es­ta­ba en ma­nos de in­ver­so­res pri­va­dos y 100.000 mi­llo­nes de nue­va emi­sión que ha ser­vi­do pa­ra fi­nan- ciar el dé­fi­cit pú­bli­co des­de en­ton­ces. Esa es la cau­sa prin­ci­pal de la re­duc­ción de las pri­mas de ries­go y de la in­ten­sa crea­ción de em­pleo en Es­pa­ña.

Co­mo su­ce­dió en EE UU, cuan­do el prin­ci­pal com­pra­dor se re­ti­ra del mer­ca­do, lo más nor­mal es que los in­ver­so­res pri­va­dos exi­jan un ti­po de in­te­rés a la deu­da pú­bli­ca ma­yor. Los ti­pos ofi­cia­les se­gui­rá al 0% más tiem­po y el Eu­ri­bor de las hi­po­te­cas tam­bién. Pe­ro ti­pos de me­dio y lar­go pla­zos más al­tos im­pli­ca­rán me­nor cre­ci­mien­to de la in­ver­sión y se­gu­ra­men­te se apre­cia­rá el eu­ro fre­nan­do al­go el cre­ci­mien­to de las ex­por­ta­cio­nes.

En ese es­ce­na­rio el cre­ci­mien­to del PIB en Es­pa­ña es­ta­rá pró­xi­mo al 2,5% en 2019, li­ge­ra­men­te por de­ba­jo de 2018. El ma­yor ries­go si­gue sien­do la ines­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. En ese es­ce­na­rio el BCE po­dría ac­ti­var de nue­vo sus com­pras, co­mo hi­zo el Ban­co de In­gla­te­rra tras el Bre­xit. El otro gran ries­go es Do­nald Trump, pe­ro el BCE po­co pue­de ha­cer pa­ra mi­ti­gar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.