CLA­VES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Las cau­sas son sa­gra­das, se di­ce, por eso tie­nen que ver más con la re­li­gión que con la po­lí­ti­ca. El Bre­xit es una gran cau­sa pa­ra los cre­yen­tes eu­ro­es­cép­ti­cos que an­he­lan un Reino Uni­do que re­cu­pe­re el bri­llo del imperio y se apar­te de­fi­ni­ti­va­men­te de esa Eu­ro­pa a la que con­si­de­ran un pe­so muer­to. Pe­ro las co­sas no les es­tán sa­lien­do bien. Con­si­guie­ron que se con­vo­ca­ra un re­fe­rén­dum, cons­tru­ye­ron un re­la­to agó­ni­co en que los bue­nos se le­van­ta­ban de una pos­tra­ción de dé­ca­das enar­bo­lan­do la ban­de­ra de la li­ber­tad con­tra una Eu­ro­pa que re­pre­sen­ta­ba lo peor, y ga­na­ron. “El sueño ha ter­mi­na­do”, ha di­cho aho­ra en su carta de re­nun­cia Bo­ris John­son, uno de los ma­yo­res en­tu­sias­tas del proyecto.

El sueño, he ahí una pa­la­bra que re­su­me el mo­tor emo­cio­nal que ali­men­ta una cau­sa. Ilu­sión es otra que tam­bién sir­ve. El Bre­xit ha tenido des­de el prin­ci­pio ese pun­to re­li­gio­so: los que se han ren­di­do a su lla­ma­da no pre­ten­den dar una res­pues­ta a las de­bi­li­da­des (pre­sun­tas o reales) de Reino Uni­do sino que sue­ñan con re­cu­pe­rar el bri­llo per­di­do del imperio. Sus lí­de­res, por eso, tie­nen más de pre­di­ca­do­res que de fon­ta­ne­ros de la co­sa pú­bli­ca. Más que bus­car so­lu­cio­nes, par­lo­tean. Es­tos días se ha con­ta­do que Da­vid Da­vis, el res­pon­sa­ble de ne­go­ciar la sa­li­da de Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea, pa­sa­ba más tiem­po en los ba­res pro­cla­man­do las vir­tu­des de su cau­sa que ne­go­cian­do con Bru­se­las. Se han abra­za­do a un mi­to y no han que­ri­do sa­ber na­da de la ma­ra­ña de in­tere­ses co­mu­nes, de nor­mas com­par­ti­das y de esa an­ti­gua com­pli­ci­dad en nu­me­ro­sos pro­yec­tos que lle­van tiem­po construyendo los bri­tá­ni­cos con el res­to de los eu­ro­peos.

Es ver­dad que Reino Uni­do tu­vo des­de siem­pre cier­tas pre­ven­cio­nes an­te la idea de vol­car­se por com­ple­to en la Unión, pe­ro in­clu­so al­guno de los gran­des defensores del imperio, co­mo Wins­ton Chur­chill, sa­bían que no ha­bía al­ter­na­ti­va. En un dis­cur­so que pro­nun­ció en la Uni­ver­si­dad de Zú­rich des­pués de la II Guerra Mundial, afir­mó: “Se tra­ta de volver a crear la fa­mi­lia eu­ro­pea y, en la me­di­da de lo po­si­ble, de darle una es­truc­tu­ra que le per­mi­ta vi­vir en paz y en li­ber­tad”. En esas es­tá­ba­mos cuan­do lle­ga­ron los ilu­mi­na­dos pa­ra pro­fe­rir ese ful­mi­nan­te ala­ri­do con­tra Eu­ro­pa que tan­to con­for­ta a los cre­yen­tes en el Bre­xit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.