El frau­de del carrusel

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El pa­per de ayer confirma y desa­rro­lla los os­cu­ros pre­sa­gios hor­nea­dos en el cón­cla­ve de Che­quers de ha­ce hoy una se­ma­na.

Con­tie­ne ele­men­tos ve­ne­no­sos, pe­ro em­pa­que­ta­dos con re­tó­ri­ca ele­gan­te. Pa­re­ce­ría des­ti­na­do a desafiar a la otra par­te (los 27), a que sea ella quien rom­pa y pe­che con la car­ga de la prue­ba.

Pe­ro eso no su­ce­de­rá. No ha­brá con­fla­gra­ción. Ni es­tré­pi­to. Una vez el re­si­dual Go­bierno de The­re­sa May ha de­fi­ni­do sus de­seos de fu­tu­ro, que es lo que se le exi­gía al pró­di­go, Bru­se­las se­gui­rá po­nien­do a Lon­dres frente a su pro­pio es­pe­jo.

O sea, que re­cla­ma­rá acla­ra­cio­nes y de­ta­lles, es­cri­bi­rá su­ge­ren­cias en apa­rien­cia mi­ni­ma­lis­tas, pe­ro de hon­do ca­la­do, pa­ra que los an­glo­sa­jo­nes ade­cúen sus pro­pues­tas al imperio de la ley co­mu­ni­ta­ria. Me­nu­da es la Co­mi­sión, he­re­de­ra de con­su­mo de la rai­gam­bre de­mo­cris­tia­na del más há­bil va­ti­ca­nis­mo, y del afilado cálcu­lo de in­te­rés del li­be­ra­lis­mo ade­re­za­do de so­cial­de­mo­cra­cia. ¿Ele­men­tos ve­ne­no­sos? El peor es el en­fo­que ge­ne­ral del do­cu­men­to. No si­gue el prin­ci­pio de glo­ba­li­zar ven­ta­jas y des­ven­ta­jas en un pa­que­te equi­li­bra­do pa­ra la fu­tu­ra re­la­ción Reino Uni­do-Unión Eu­ro­pea (UE), sino los de se­lec­cio­nar so­lo los fac­to­res de sus con­ve­nien­cias en la re­la­ción y desechar los in­có­mo­dos, ( pick and choo­se); o re­mo­ver las ce­re- zas y que­dar­se las dul­ces ( cherry pic­king).

Así, bus­ca el acceso al con­ti­nen­te eu­ro­peo de to­das las mer­can­cías bri­tá­ni­cas, en un 96% del to­tal sin aran­cel nin­guno, co­mo si Reino Uni­do si­guie­se en el Mer­ca­do In­te­rior. Una for­ma de as­pi­rar a man­te­ner vin­cu­la­do al Uls­ter, y a no au­to-desahu­ciar­se de las ca­de­nas de pro­duc­ción in­dus­trial (au­to­mo­ción...) eu­ro­peas.

Tam­bién pre­ten­de un tra­to de ca­si-Mer­ca­do In­te­rior eu­ro­peo pa­ra los pro­duc­tos agroa­li­men­ta­rios (ex­por­ta a la Unión el 65% de to­das sus ven­tas ex­te­rio­res). Pe­ro no lo ofre­ce, a la in­ver­sa, en pes­ca, don­de sus re­ser­vas son enor­mes, y ha­rá pa­sar por ne­go­cia­cio­nes cau­di­nas a quie­nes as­pi­ren a se­guir fae­nan­do en sus aguas: hoy los pes­ca­do­res bri­tá­ni­cos cap­tu­ran ahí 90.000 to­ne­la­das/año y los eu­ro­peos, 760.000: es­tos su­da­rán san­gre.

Por cul­pa de esos des­equi­li­brios, May se ve obli­ga­da a re­nun­ciar al ape­te­ci­ble pa­sa­por­te eu­ro­peo pa­ra su ban­ca y ser­vi­cios fi­nan­cie­ros: arries­ga la pér­di­da de ca­pi­ta­li­dad de la City, y su in­qui­na.

Lo se­gun­do peor es que el con­cep­to del Mer­ca­do In­te­rior que su­pu­ra el tex­to es erró­nea­men­te ins­tru­men­tal. Es­ta rea­li­za­ción no es sino el per­fec­cio­na­mien­to —des­de 1992/95— del Mer­ca­do Co­mún, al que aña­dió la eli­mi­na­ción de ba­rre­ras in­vi­si­bles, en par­te gracias a la excelente la­bor del bri­tá­ni­co lord Cock­field.

Pa­re­ce un de­ta­lle me­nor, pe­ro es que so­bre él se edi­fi­ca to­da la ar­qui­tec­tu­ra eco­nó­mi­ca de la Unión. Una de las ba­rre­ras más ge­nui­nas, per­ver­sas e ilus­tra­ti­vas oca­sio­na­ba el frau­de del carrusel.

Cuan­do Jac­ques De­lors ul­ti­ma­ba la ac­tual Eu­ro­pa sin fron­te­ras (in­ter­nas), hu­bo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.