Ma­na­gua sa­le a la ca­lle con­tra el Go­bierno de Or­te­ga

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Eva­lua­ción de la OEA

A sus 76 años Mar­ta Ri­vas se plantó des­de las diez de la ma­ña­na de ayer en una cén­tri­ca ro­ton­da de Ma­na­gua pa­ra par­ti­ci­par en la ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da por la opo­si­to­ra Alian­za Cí­vi­ca y apo­ya­da por las Cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les pa­ra ex­pre­sar su re­pu­dio al pre­si­den­te Da­niel Or­te­ga y exigir el fin de su man­da­to. Ni­ca­ra­gua es­tá su­mi­da en la peor cri­sis po­lí­ti­ca des­de 1990, que ha dejado ya más de 300 muer­tos en 86 días de pro­tes­tas y re­pre­sión inin­te­rrum­pi­das. “Es­toy aquí pa­ra que ten­ga­mos jus­ti­cia, paz y li­ber­tad”, di­jo Ri­vas mien­tras on­dea­ba la ban­de­ra azul y blan­ca de Ni­ca­ra­gua, los dos co­lo­res que for­mó el alu­vión de ma­ni­fes­tan­tes por el cen­tro de Ma­na­gua. “Es­toy aquí pa­ra que nun­ca más sea­mos es­cla­vos de nin­gún dic­ta­dor, pa­ra que sea­mos li­bres co­mo las pa­lo­mas”. La ma­ni­fes­ta­ción de ayer fue la más importante des­de la Mar­cha de las Ma­dres del 30 de ma­yo, que fue re­pri­mi­da por hues­tes de Or­te­ga con un sal­do de una vein­te­na de muer­tos.

“Ya hu­bo de­ma­sia­da tor­tu­ra, de­ma­sia­do ase­si­na­to, por par­te de es­ta pa­re­ja de des­qui­cia­dos”, ex­pli­có Ri­vas, una se­cre­ta­ria eje­cu­ti­va ju­bi­la­da, en re­fe­ren­cia a Or­te­ga y su es­po­sa, la vi­ce­pre­si­den­ta Ro­sa­rio Mu­ri­llo. La cri­sis ame­na­za con des­truir la frá­gil eco­no­mía del país. Un in­for­me de la Fun­da­ción Ni­ca­ra­güen­se pa­ra el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial (FUNIDES) re­ve­ló que des­de el 18 de abril, cuan­do co­men- za­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes, se han per­di­do 215.000 em­pleos y las pér­di­das su­pe­ran los mil mi­llo­nes de dó­la­res. Ri­vas, víc­ti­ma potencial de la re­for­ma de la Se­gu­ri­dad So­cial que Or­te­ga pre­ten­día im­po­ner sin con­sen­so —el proyecto im­pli­ca­ba el re­cor­te de las pen­sio­nes—, de­cía ayer que a pe­sar de las pér­di­das ma­te­ria­les y de vi­das, la gente de­be se­guir en las ca­lles pa­ra de­mos­trar su rechazo al ré­gi­men. “No hay que te­ner mie­do. Lo ocu­rri­do en abril fue el mo­ti­vo pa­ra ini­ciar es­te mo­vi­mien­to. El men­sa­je es cla­ro: es­te hombre se va a te­ner que ir. Hay que pre­sio­nar­lo, aho­gar­lo, con mar­chas, pa­ros na­cio­na­les, de­jar de pa­gar im­pues­tos”, di­jo la mu­jer.

Una ola azul y blan­co avan­zó por las ca­lles de Ma­na­gua en un re­co­rri­do de va­rios ki­ló­me­tros que pre­ten­día re­tar el po­der de Or­te­ga tras la ma­tan­za del fin de se­ma­na en las ciu­da­des re­bel­des de Di­riam­ba y Ji­no­te­pe, a unos 40 ki­ló­me­tros de Ma­na­gua, que de­jó al me­nos 21 muer­tos en un día. “Co­mo jo­ven es mi obli­ga­ción es­tar en las ca­lles pa­ra ren­dir un tri­bu­to a esas 351 per­so­nas que per­die­ron la vi­da por es- te go­bierno cri­mi­nal”, de­cía Emi­lio Mo­ra­les, un so­ció­lo­go de 29 años que lle­va­ba una pan­car­ta en la que se leía: “Pro­tes­tar es mi de­re­cho, re­pri­mir es tu delito”. Mo­ra­les se mos­tra­ba con­ven­ci­do que Or­te­ga so­lo de­ja­rá el po­der si los ni­ca­ra­güen­ses le fuer­zan a ha­cer­lo des­de las ca­lles, pe­ro no obs­tan­te hi­zo un lla­ma­mien­to a la co­mu­ni­dad internacional pa­ra que pres­te más aten­ción a la tra­ge­dia que su­fre el país cen­troa­me­ri­cano. “Que la OEA apli­que la Carta De­mo­crá­ti­ca”, di­jo en re­fe­ren­cia al ins­tru­men­to in­te­ra­me­ri­cano que ais­la­ría al Go­bierno de Or­te­ga por con­si­de­rar que ha ha­bi­do una rup­tu­ra del or­den ins­ti­tu­cio­nal en el país. Esa es pre­ci­sa­men­te la acu­sa­ción del pre­si­den­te: que quie­nes se ma­ni­fies­tan en su con­tra in­ten­tan fra­guar un gol­pe de Es­ta­do. Fuen­tes di­plo­má­ti­cas di­je­ron que en el seno del Con­se­jo Per­ma­nen­te de la OEA se ba­ra­jan dos re­so­lu­cio­nes so­bre Ni­ca­ra­gua, una re­la­cio­na­da con la im­ple­men­ta­ción de las re­co­men­da­cio­nes he­chas por la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) tras su vi­si­ta al país. Esa re­so­lu­ción exi­gi­ría el es­cla­re­ci­mien­to de los ase­si­na­tos re­gis­tra­dos des­de abril y la apli­ca­ción de jus­ti­cia. La otra me­di­da plan­tea tam­bién una sa­li­da pa­cí­fi­ca a la cri­sis, con el an­ti­ci­po de elec­cio­nes ge­ne­ra­les. Las mis­mas fuen­tes ex­pli­ca­ron, sin em­bar­go, que las dos re­so­lu­cio­nes no cuen­tan con los 18 vo­tos ne­ce­sa­rios pa­ra su apro­ba­ción, prin­ci­pal­men­te por­que no se ha lo­gra­do con­ven­cer a los paí­ses de Ca­ri­be y del res­to de Cen­troa­mé­ri­ca.

La so­lu­ción, in­tu­yen los ni­ca­ra­güen­ses, no ven­drá de fuera. La pre­sión en las ca­lles en Ni­ca­ra­gua es la vía pa­ra lo­grar una sa­li­da pa­cí­fi­ca a la cri­sis, ad­vir­tie­ron ana­lis­tas con­sul­ta­dos en Ma­na­gua. Ayer se re­gis­tra­ron ma­ni­fes­ta­cio­nes en otras ciu­da­des del país, aun­que la más gran­de fue la de Ma­na­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.