Los mer­ce­na­rios que pro­te­gen a Obiang

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Pe­nas de cárcel

Gui­nea Ecua­to­rial blin­da su se­gu­ri­dad y pro­te­ge a su pre­si­den­te, Teo­do­ro Obiang, de gol­pes de Es­ta­do me­dian­te la con­tra­ta­ción de ex­pe­ri­men­ta­dos pi­lo­tos de com­ba­te y co­man­dan­tes de bu­ques de guerra pro­ce­den­tes de Ru­sia, Ucra­nia y Li­tua­nia en un “ré­gi­men fla­gran­te de ile­ga­li­dad” y vio­lan­do la nor­ma­ti­va internacional, se­gún un in­for­me de la po­li­cía es­pa­ño­la al que ha tenido acceso EL PAÍS. El con­tra­to de es­tos “es­pe­cia­lis­tas ex­tran­je­ros” y “tri­pu­lan­tes de com­ba­te” vio­la las me­di­das adop­ta­das a ni­vel internacional tras los aten­ta­dos del 11-S en EE UU pro­ta­go­ni­za­dos por te­rro­ris­tas de Al Qae­da que se for­ma­ron co­mo pi­lo­tos.

El pro­ta­go­nis­ta prin­ci­pal de es­tas con­tra­ta­cio­nes ile­ga­les es Vla­dí­mir Ko­ko­rev, pre­sun­to tes­ta­fe­rro del dic­ta­dor, ru­so na­cio­na­li­za­do es­pa­ñol detenido en Pa­na­má en 2016 y ex­tra­di­ta­do a Es­pa­ña. Tras ca­si dos años de pri­sión pre­ven­ti­va, Vla­dí­mir, su es­po­sa, Ju­lia, y su hi­jo Igor que­da­ron en li­ber­tad pro­vi­sio­nal ba­jo fian­za acu­sa­dos de tráfico de ar­mas, blan­queo de ca­pi­ta­les y frau­de fis­cal.

La po­li­cía es­pa­ño­la afir­ma que Ko­ko­rev pa­gó so­bor­nos a mi­nis­tros y ase­so­res pró­xi­mos a Obiang por fa­ci­li­tar la com­pra de ma­te­rial mi­li­tar, ar­mas, he­li­cóp­te­ros de com­ba­te y bar­cos pa­ra la an­ti­gua co­lo­nia es­pa­ño­la.

Los de­ta­lles so­bre la con­tra­ta­ción de es­tas tri­pu­la­cio­nes, el pa­go de co­mi­sio­nes ile­ga­les y el pa­pel de mu­ñi­dor en la som­bra de Ko­ko­rev en la com­pra de arma- men­to pa­ra Obiang ha apa­re­ci­do en los ar­chi­vos que con­te­nían los or­de­na­do­res re­qui­sa­dos a la fa­mi­lia en Pa­na­má. Con­tra­tos, co­rreos y men­sa­jes del pro­pio Ko­ko­rev a Obiang don­de es­te ru­so de 62 años se pre­sen­ta co­mo ac­ti­vo par­tí­ci­pe “del sis­te­ma de de­fen­sa” de Gui­nea Ecua­to­rial du­ran­te los úl­ti­mos 20 años. El su­pues­to pro­fe­sor de his­to­ria —así se pre­sen­ta­ba en Es­pa­ña an­tes de huir a Pa­na­má— ase­gu­ra ser el res­pon­sa­ble del se­gui­mien­to de los con­tra­tos fir­ma­dos du­ran­te dos dé­ca­das con “es­pe­cia­lis­tas” de Ru­sia, Ucra­nia y Li­tua­nia “que es­tán trabajando aho­ra en Gui­nea Ecua­to­rial”. “No es mi in­te­rés que es­tén aquí de for­ma in­de­fi­ni­da. Soy cons­cien­te de que la ta­rea pri­mor­dial de ellos es ase­gu­rar la for­ma­ción de téc­ni­cos ecua­to­gui­nea­nos que tie­nen que sus­ti­tuir­los al­gún día”, se­ña­la al dic­ta­dor Obiang. “Ca­da es­pe­cia­lis­ta ex­tran­je­ro que es­tá ba­jo mi res­pon­sa­bi­li­dad es un do­lor de ca­be­za y un mo­ti­vo más de preo­cu­pa­ción. Es una res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral que lle­vo de­lan­te de sus familias y ju­rí­di­ca de­lan­te de sus paí­ses de pro­ce­den­cia. Mien­tras Gui­nea Ecua­to­rial ne­ce­si­te su asis­ten­cia seguirán cum­plien­do su tra­ba­jo”, aña­de.

De la do­cu­men­ta­ción in­ter­ve­ni­da, la po­li­cía con­clu­ye que Ko­ko­rev ha ges­tio­na­do du­ran­te años la con­tra­ta­ción de es­tos “es­pe­cia­lis­tas” y la com­pra de ar­mas pa­ra Gui­nea Ecua­to­rial con el “fun­cio­na­rio pú­bli­co” ru­so Vla­dí- mir Ev­do­ki­mov, con­de­na­do en Ucra­nia por tráfico de ar­mas y cón­sul ho­no­ra­rio de la Fe­de­ra­ción Ru­sa en Gui­nea Ecua­to­rial.

En va­rias mi­si­vas se re­co­no­ce la ile­ga­li­dad de es­ta prác­ti­ca de con­tra­tar pi­lo­tos pa­ra guiar he­li­cóp­te­ros MI-24, MI-172 o avio­nes de com­ba­te SU-25 y L-39. Se ad­vier­te de que las pe­nas pa­ra es­tos es­pe­cia­lis­tas son de “has­ta cin­co años de cárcel” en sus paí­ses de ori­gen, y se plan­tea con­tra­tar con una agen­cia pú­bli­ca ru­sa que, al pa­re­cer, tie­ne li­cen­cia pa­ra es­te ti­po de con­tra­ta­cio­nes res­pe­tan­do la ley internacional en un mar­co res­trin­gi­do de “man­te­ni­mien­to de equi­pos mi­li­ta­res”. Otros do­cu­men­tos re­fie­ren el “pa­go de gra­ti­fi­ca­cio­nes a per­so­nas vin­cu­la­das a una agen­cia es­ta­tal ru­sa” que la po­li­cía in­ter­pre­ta co­mo co­rrup­ción a fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

En otro re­gis­tro en la ca­sa ma­dri­le­ña de Ko­ko­rev, en la ca­lle de Pin­tor Ro­sa­les, los agen­tes en­con­tra­ron un do­cu­men­to en el que es­te des­cri­be una reunión con Obiang, en 2007, en que el pre­si­den­te afri­cano le ala­bó la efi­ca­cia de los “es­pe­cia­lis­tas” ex­tran­je­ros. Y des­cri­be la ac­tua­ción de la tri­pu- la­ción de dos he­li­cóp­te­ros ven­di­dos por el ru­so du­ran­te un asal­to de una fac­ción de la gue­rri­lla ni­ge­ria­na a los ban­cos de Ba­ta.

El in­for­me po­li­cial, fe­cha­do el pa­sa­do 6 de ju­lio, des­ta­ca “la for­mi­da­ble in­fluen­cia” de Ko­ko­rev so­bre al­tos fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa de Gui­nea Ecua­to­rial y de la Fe­de­ra­ción Ru­sa. “El in­ves­ti­ga­do se com­por­ta co­mo un in­ter­me­dia­rio que lla­ma­ti­va­men­te se des­do­bla con­tro­lan­do las re­la­cio­nes en los dos sen­ti­dos, lo que pue­de ha­cer por­que así se lo per­mi­ten al­tos fun­cio­na­rios de las dos par­tes ba­jo fuer­tes sos­pe­chas de co­rrup­ción”, se­ña­la el do­cu­men­to. Va­rias car­tas in­ter­ve­ni­das apun­tan a la com­pra de ar­ma­men­to a Ru­sia por va­lor de 150 mi­llo­nes de dó­la­res.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre la fa­mi­lia Ko­ko­rev se ini­ció ha­ce 12 años al de­tec­tar el Ser­vi­cio de Pre­ven­ción de Blan­queo de Ca­pi­ta­les que su so­cie­dad Ka­lun­ga Com­pany ha­bía re­ci­bi­do 30 mi­llo­nes pro­ce­den­tes de la Te­so­re­ría Ge­ne­ral de Gui­nea Ecua­to­rial. La fis­ca­lía an­ti­co­rrup­ción in­ves­ti­ga el ca­so. Se atri­bu­ye a los in­ves­ti­ga­dos un pa­tri­mo­nio de unos 43 mi­llo­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.