EE UU re­abre el ca­so del bru­tal ase­si­na­to de un chi­co ne­gro en 1955

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se in­for­mó ayer de que ha reabier­to la in­ves­ti­ga­ción del bru­tal ase­si­na­to de Em­mett Till, un chi­co ne­gro de 14 años que fue se­cues­tra­do y lin­cha­do en 1955 en Mi­si­si­pi. El ros­tro com­ple­ta­men­te des­fi­gu­ra­do y el cuer­po mu­ti­la­do del ado­les­cen­te ex­pu­sie­ron con fe­ro­ci­dad an­te el res­to del país y el mun­do la re­pre­sión con­tra los ne­gros en el sur de Es­ta­dos Uni­dos. El ase­si­na­to fue un aci­ca­te pa­ra el na­ci­mien­to del mo­vi­mien­to de los de­re­chos ci­vi­les, que aca­bó con la se­gre­ga­ción le­gal de los afro­ame­ri- ca­nos. Un ju­ra­do de Mi­si­si­pi, de so­lo ciu­da­da­nos blan­cos, exo­ne­ró a los dos ase­si­nos blan­cos, ya fa­lle­ci­dos. Pe­ro la re­cien­te con­fe­sión de la es­po­sa de uno de ellos de que min­tió an­te el juez ha da­do es­pe­ran­zas de lo­grar jus­ti­cia más de 60 años des­pués.

La Fis­ca­lía co­mu­ni­có el pa­sa­do mar­zo al Con­gre­so que vol­vía a in­ves­ti­gar la muer­te de Till des­pués de re­ci­bir “nue­va in­for­ma­ción”, pe­ro el anun­cio pa­só des­aper­ci­bi­do has­ta que ayer la agen­cia As­so­cia­ted Press in­for­mó de ello. El De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia no re­ve­ló cuál fue el des­en­ca­de­nan­te, pe­ro to­do apun­ta a que fue la pu­bli­ca­ción el año pa­sa­do de un nue­vo li­bro so­bre el ca­so. Ya se re­abrió en 2004 pe­ro vol­vió a ce­rrar­se tres años des­pués por la pres­crip­ción de al­gu­nos he­chos.

El en­sa­yo de Ti­mothy Tyson in­cluía de­cla­ra­cio­nes de Ca­rolyn Don­ham, que en el mo­men­to del ase­si­na­to era la es­po­sa de uno de los acu­sa­dos. En una en­tre­vis­ta en 2008, la mu­jer ase­gu­ró que “no era cier­ta” la ver­sión de los he­chos que dio an­te el juez me­dio si­glo an­tes. Aun­que su tes­ti­mo­nio no fue uti­li­za­do en el juicio, min­tió cuan­do afir­mó que el ado­les­cen­te la to­có y tra­tó de pro­pa­sar­se en su co­mer­cio en Mo­ney, un pueblo en el Mi­si­si­pi ru­ral. “Na­da de lo que hi­zo ese chi­co po­dría jus­ti­fi­car nun­ca lo que le ocu­rrió”, le di­jo al in­ves­ti­ga­dor.

Em­mett Till vi­vía en un ba­rrio de cla­se tra­ba­ja­do­ra en Chica­go y en el ve­rano de 1955 via­jó a Mi­si­si­pi pa­ra vi­si­tar a unos fa­mi­lia­res. Su ma­dre le ad- vir­tió de que de­bía ir con cui­da­do en el Sur se­gre­ga­do, don­de el ra­cis­mo en el es­pa­cio pú­bli­co es­ta­ba blindado por ley. El 24 de agos­to, Till es­ta­ba a las afue­ras de un co­mer­cio. Bro­meó con que te­nía una novia blan­ca en Chica­go y sus pri­mos y ami­gos le ins­ta­ron a ha­blar con Don­ham, la de­pen­dien­ta blan­ca de la tien­da. En­ton­ces, el mu­cha­cho pi­ro­peó a la mu­jer.

Roy Br­yant, el ma­ri­do de la de­pen­dien­ta y pro­pie­ta­rio del lo­cal, en­tró en có­le­ra cuan­do se en­te­ró. Cua­tro días des­pués, se des­pla­zó al ama­ne­cer, con su her­ma­nas­tro, J.W. Mi­lam, a la ca­sa de los fa­mi­lia­res del ado­les­cen­te. Se lle­va­ron a Till en su co­che, con­du­je­ron has­ta la ori­lla de un río, don­de lo obli­ga­ron a des­nu­dar­se y le ata­ron a un pe­sa­do y alam­bra­do ven­ti­la­dor pa­ra al­go­dón. Su­frió tal pa­li­za que per­dió un ojo. Le dis­pa­ra­ron en la ca­be­za y lan­za­ron su cuer­po al río jun­to al ven­ti­la­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.