EL ACEN­TO

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

ué necesidad te­nía el PP, te­nien­do ma­yo­ría ab­so­lu­ta, de re­cu­rrir tan­tas ve­ces co­mo lo hi­zo al pro­ce­di­mien­to de legislar me­dian­te de­cre­to ley por vía de ur­gen­cia? ¿Tan apre­mian­te era, por ejem­plo, re­cor­tar las ayu­das a los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción co­mo pa­ra re­cu­rrir a una vía que im­pi­de pre­sen­tar en­mien­das y hur­ta el de­ba­te par­la­men­ta­rio? No, no ha­bía nin­gu­na necesidad, por eso el Tribunal Cons­ti­tu­cio­nal aca­ba de anu­lar aque­lla re­for­ma ale­gan­do que el pro­ce­di­mien­to uti­li­za­do, re­ser­va­do pa­ra si­tua­cio­nes ex­cep­cio­na­les, no es­ta­ba jus­ti­fi­ca­do. La sen­ten­cia atien­de un re­cur­so pre­sen­ta­do por 50 dipu­tados so­cia­lis­tas pe­ro el ve­re­dic­to, con ser po­si­ti­vo, de­ja un re­gus­to amar­go. El da­ño ya es­tá he­cho y to­do el su­fri­mien­to que esos re­cor­tes pro­vo­ca­ron no se po­drá ya re­pa­rar.

Lo ocu­rri­do po­ne de ma­ni­fies­to lo fá­cil que re­sul­ta, des­de cier­ta con­cep­ción del ejer­ci­cio de po­der, legislar con­tra los más vul­ne­ra­bles, los que ape­nas tie­nen ca­pa­ci­dad de res­pues­ta, y lo di­fí­cil que re­sul­ta des­pués re­ver­tir los efec­tos. Las dos re­for­mas del sub­si­dio pa­ra pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción fue­ron apro­ba­das en 2012 y 2013, en ple­na cri­sis eco­nó­mi­ca, y en­du­re­cie­ron de tal mo­do los re­qui­si­tos que mi­les de pa­ra­dos per­die­ron el de­re­cho a re­ci­bir una pres­ta­ción.

Pri­me­ro se ele­vó de 52 a 55 años la edad mí­ni­ma pa­ra po­der so­li­ci­tar la ayu­da. Des­pués se es­ta­ble­ció la edad for­zo­sa de ju­bi­la­ción a los 61 años, cuan­do has­ta en­ton­ces se podía per­ci­bir la pres­ta­ción has­ta los 65. Es­te cam­bio tu­vo efec­tos ca­tas­tró­fi­cos pa­ra mi­les de pa­ra­dos, pues mien­tras co­bra­ban la pres­ta­ción se­guían co­ti­zan­do a la Se­gu­ri­dad So­cial. La re­for­ma les obli­gó a ju­bi­lar­se cua­tro años an­tes, con el co­rres­pon­dien­te re­cor­te en la cuan­tía de la pen­sión, que es lo que co­bra­rán el res­to de su vi­da. Con ello se agra­va­ba un his­to­rial de co­ti­za­cio­nes ya muy cas­ti­ga­do por el he­cho de per­der el em­pleo y re­ba­jar la co­ti­za­ción en una edad en la que es di­fí­cil en­con­trar tra­ba­jo y to­da­vía fal­ta un tre­cho pa­ra la ju­bi­la­ción.

El re­ma­te fue es­ta­ble­cer que a par­tir de esa re­for­ma no se ten­drían en cuenta los in­gre­sos in­di­vi­dua­les del pa­ra­do, sino de to­da la uni­dad fa­mi­liar. Es­te cam­bio des­ca­bal­gó a mu­chos de los que has­ta en­ton­ces te­nían de­re­cho al sub­si­dio, pues su­ma­das to­das las ren­tas fa­mi­lia­res y di­vi­di­das por el nú­me­ro de miem­bros, el mon­to de­bía ser in­fe­rior al 75% del sa­la­rio mí­ni­mo in­ter­pro­fe­sio­nal (SMI). En 2013 el SMI era de 654,30 eu­ros men­sua­les, lo que sig­ni­fi­ca que un pa­ra­do con una es­po­sa em­plea­da per­día el de­re­cho al sub­si­dio so­lo con que es­ta fuera mi­leu­ris­ta, pues la ren­ta to­tal di­vi­di­da en­tre dos no podía ex­ce­der de 490 eu­ros.

Es­tas son las di­men­sio­nes de las cuen­tas de los po­bres, los que es­tán en ries­go de ex­clu­sión. Des­de la frial­dad de un tex­to le­gis­la­ti­vo, pue­den pa­re­cer en­tes abs­trac­tos, pe­ro ca­da una de las mo­di­fi­ca­cio­nes gol­peó a mi­les de per­so­nas con­cre­tas, his­to­rias de vi­da que se vie­ron al­te­ra­das. Se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta de po­bla­ción ac­ti­va, en es­tos mo­men­tos hay en Es­pa­ña 539.000 pa­ra­dos de más de 55 años, el 72% de ellos de lar­ga du­ra­ción, pe­ro so­lo per­ci­ben sub­si­dio 270.000. El Cons­ti­tu­cio­nal ha de­cla­ra­do nu­lo el pro­ce­di­mien­to de re­for­ma de uno de esos de­cre­tos, el que im­pu­so compu­tar las ren­tas fa­mi­lia­res, pe­ro no tie­ne efec­to re­tro­ac­ti­vo. Le to­ca aho­ra al Go­bierno pro­te­ger a los pa­ra­dos más vul­ne­ra­bles y re­tor­nar­les, me­dian­te nue­vos cam­bios le­gis­la­ti­vos, lo que nun­ca de­bie­ron per­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.