Con­tra el alza del al­qui­ler

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

con la irrup­ción de los pisos tu­rís­ti­cos, con su dis­tin­ta con­di­ción de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca cua­si ho­te­le­ra. De­ben te­ner en­ton­ces su pro­pia re­gu­la­ción, dis­tin­ta de la de vi­vien­da.

In­clu­so con­tra­dic­to­rios en­tre sí, am­bos fe­nó­me­nos con­tri­bu­yen a la potencial ex­pul­sión de re­si­den­tes de esas áreas cen­tra­les, o no tan­to, de las gran­des ciu­da­des. Eso es­tá ocu­rrien­do.

Co­mo se hi­zo con los desahu­cios, la res­pues­ta in­me­dia­ta se­ría una mo­ra­to­ria de re­no­va­ción de con­tra­tos, es­ta­ble­ci­da me­dian­te de­cre­to ley. Mo­ra­to­ria a apli­car du­ran­te un pe­rio­do de re­fle­xión. Mo­ra­to­ria que sin em­bar­go pu­die­ra sos­la­yar­se en los ca­sos que, de co­mún acuer­do en­tre las par­tes, se cum­plie­ran cier­tos re­qui­si­tos. El pri­me­ro se­ría el re­gis­tro sis­te­má­ti­co. Otros re­qui­si­tos apun­ta­rían ya a so­lu­cio­nes.

Ca­be em­pe­zar a re­co­no­cer el de­re­cho al lu­gar. La Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce el de­re­cho a una vi­vien­da dig­na. No es­ta­ble­ce dón­de ha­ya de ma­te­ria­li­zar­se ese de­re­cho. Da­do el inusi­ta­do atrac­ti­vo que hoy con­ci­tan las áreas cen­tra­les de las ciu­da­des no to­do el que pre­ten­da re­si­dir allí va a po­der ha­cer­lo. Hay que es­ta­ble­cer en­ton­ces re­glas que per­mi­tan ma­ti­zar, en tér­mi­nos so­cia­les, lo que de otra for­ma se de­ja­ría tan so­lo al mer­ca­do. El cri­te­rio bá­si­co con­sis­ti­ría en que los au­men­tos de la ren­ta, re­co­no­cien­do el mer­ca­do, ha­yan de ser in­ver­sa­men­te pro­por­cio­na­les a los años an­te­rio­res de per­ma­nen­cia del in­qui­lino.

El de­re­cho al lu­gar tie­ne un pre­ce­den­te: el que los re­si­den­tes en ba­rrios de cha­bo­las de Ma­drid y otras ciu­da­des con­si­guie­ron que se les re­co­no­cie­ra. Su de­re­cho a nue­vas vi­vien­das en el lu­gar que, con su pre­sen­cia y re­sis­ten­cia en con­di­cio­nes pre­ca­rias, ha­bían con­tri­bui­do a re­va­lo­ri­zar. Los que siem­pre vi­vie­ron en el cen­tro o los pio­ne­ros que allí se ins­ta­la­ron tam­bién han con­tri­bui­do a su me­jo­ra y re­va­lo­ri­za­ción.

Con la in­tro­duc­ción de esa re­la­ción in­ver­sa de incremento de al­qui­le­res/tiem­po de per­ma­nen­cia se in­tro­du­ci­ría ade­más una apro­xi­ma­ción a la con­ve­nien­te ba­re­ma­ción de los al­qui­le­res. Se­ría al­go que pu­dié­ra­mos de­no­mi­nar el al­qui­ler equi­ta­ti­vo, en fun­ción de la lo­ca­li­za­ción y de las ca­rac­te­rís­ti­cas del in­mue­ble y de la vi­vien­da. Al­go pro­pio de una eco­no­mía so­cial de mer­ca­do, a es­ta­ble­cer de acuer­do con los Ayun­ta­mien­tos.

La ac­ción in­me­dia­ta no pue­de su­pe­di­tar­se a la dis­cu­sión de una nue­va po­lí­ti­ca de vi­vien­da. La nue­va emer­gen­cia vuel­ve sin du­da a re­cla­mar ese de­ba­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.