El po­der de un ar­chi­vo

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

“La lu­cha de la me­mo­ria con­tra el ol­vi­do es la lu­cha de los hom­bres con­tra el po­der”. Jo­sé Ma­ría Ma­ra­vall cam­bió ayer el or­den del sujeto y el atri­bu­to en esa ci­ta de Mi­lan Kun­de­ra pa­ra sub­ra­yar la im­por­tan­cia de pre­ser­var los do­cu­men­tos del pa­sa­do. Lo hi­zo en el ac­to de pre­sen­ta­ción del ar­chi­vo del ex­pre­si­den­te del Go­bierno Fe­li­pe Gon­zá­lez, ac­ce­si­ble des­de ayer mis­mo en la web de la fun­da­ción que lle­va su nom­bre. El ti­tu­lar de la car­te­ra de Edu­ca­ción en­tre 1982 y 1988 evo­có la re­fle­xión kun­de­ria­na en un au­di­to­rio —el de la Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca de Ma­drid— en el que se sen­ta­ban una do­ce­na de ex­mi­nis­tros so­cia­lis­tas co­mo él: de Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba a Ro­sa Con­de pa­san­do por Joa­quín Al­mu­nia, Ja­vier So­la­na o Án­ge­les Ama­dor. Los ti­tu­la­res del po­der po­lí­ti­co du­ran­te los ca­si 14 años de man­da­to de Gon­zá­lez.

En pri­me­ra fi­la es­ta­ba el pro­pio ex­pre­si­den­te, que no in­ter­vino en la pre­sen­ta­ción pe­ro an­tes de que em­pe­za­ra anun­ció a los pe­rio­dis­tas que iban a asis­tir a un ac­to “con­tra­cul­tu­ral”. “Aho­ra que to­do el mun­do bo­rra sus tuits”, di­jo, “yo ha­go lo con­tra­rio”. Lo con­tra­rio es ha­cer pú­bli­cos 2.912 do­cu­men­tos, en­tre ellos, 90 cua­der­nos ma­nus­cri­tos en los que to­mó no­ta de los ava­ta­res gu­ber­na­men­ta­les en­tre 1985 y 1993. Son el 70% de los blocs ar­chi­va­dos en un fon­do que cuenta con me­dio mi­llón de do­cu­men­tos y que, con las res­tric­cio­nes que im­po­nen las le- yes de pro­tec­ción de datos o de se­cre­tos ofi­cia­les, en los pró­xi­mos años irá sa­lien­do pro­gre­si­va­men­te a la luz.

Re­unir­los, di­gi­ta­li­zar­los y su­bir­los a la Red pa­ra su li­bre con­sul­ta fue la mi­sión que se im­pu- so Ma­ría Gon­zá­lez cuan­do, por enési­ma vez, es­cu­chó de­cir a su pa­dre que nun­ca es­cri­bi­ría unas me­mo­rias. La hi­ja del ex­pre­si­den­te re­cor­dó la frase que su ma­dre, Car­men Ro­me­ro, les re­pe­tía con­ti­nua­men­te a ella y a sus her­ma­nos cuan­do vi­vían en el pa­la­cio de La Mon­cloa: “Es­ta no es nues­tra ca­sa. No os ol­vi­déis de eso”. “Es­te no es mi ar­chi­vo ni el de mi fa­mi­lia”, apos­ti­lló ayer. Lue­go sub­ra­yó el ca­rác­ter “esen­cial­men­te pú­bli­co” de unos pa­pe­les que tu­vo que re­unir atra­ve­san­do, en pa­la­bras de Ma­ra­vall, “los pá­ra­mos de Cas­ti­lla-La Man­cha” de se­de en se­de del PSOE y de ca­sa par­ti­cu­lar en ca­sa par­ti­cu­lar. Des­de ayer cual­quier ci­ber­nau­ta pue­de te­clear en el bus­ca­dor del Ar­chi­vo de Fe­li­pe Gon­zá­lez el nom­bre de mu­chos de los pre­sen­tes en su pues­ta de lar­go. Los clá­si­cos lo lla­ma­ban his­to­ria vi­va. La Fun­da­ción Gon­zá­lez, “me­mo­ria cí­vi­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.