El len­gua­je in­clu­si­vo sal­ta de la ca­lle a las ins­ti­tu­cio­nes

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Si la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE) con­si­de­ra que el tex­to de la Cons­ti­tu­ción se pue­de re­to­car con un len­gua­je in­clu­si­vo don­de se sien­tan re­pre­sen­ta­dos tan­to los hom­bres co­mo las mu­je­res, el aca­dé­mi­co Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te ha pro­me­ti­do aban­do­nar la ins­ti­tu­ción. Co­mo en los vie­jos lan­ces de ca­pa y es­pa­da, ha em­pe­ña­do su pa­la­bra en un tuit. Y des­pués ha he­cho mu­tis. Él ve­rá.

Al­gu­nos de sus co­le­gas no se han pues­to tan en guar­dia, no en vano se tra­ta so­lo de un in­for­me no vin­cu­lan­te pa­ra echar un vis­ta­zo a có­mo se re­dac­ta­ba en la Ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la de los años se­ten­ta. “El te­ma es­tá en la ca­lle, en la pren­sa, en los ba­res. Cla­ro que hay que echar un vis­ta­zo a la Cons­ti­tu­ción y ha­blar de to­do”, di­ce Soledad Puér­to­las, tam­bién es­cri­to­ra y miem­bro de la Aca­de­mia.

Tam­po­co le pa­re­ce mal que se es­tu­die es­te asun­to a Inés Fernández-Or­dó­ñez por­que con­si­de­ra, co­mo su co­le­ga, que el de­ba­te es­tá en la ca­lle. “En los tex­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos se pue­de ha­cer cons­tar la pre­sen­cia de la po­bla­ción fe­me­ni­na y re­co­ger­lo de una for­ma sen­si­ble. Si se em­pie­za una con­fe­ren­cia con un “se­ño­res y se­ño­ras” en otras si­tua­cio­nes tam­bién se pue­de mar­car, de en­tra­da, esa pre­sen­cia fe­me­ni­na”.

A Ma­nuel Gu­tié­rrez Ara­gón, que en­tró en la real ca­sa en 2016, no ve tan­to una de­man­da so­cial del len­gua­je in­clu­si­vo co­mo una Hu­bo un tiem­po, no tan le­jano, en que los pe­rió­di­cos so­lo sa­lían en los quios­cos. Y la úni­ca vía pa­ra sa­ber qué con­ta­ba la ra­dio era en­cen­der el apa­ra­to ho­mó­ni­mo. “Ha­ce 40 años el en­torno au­dio­vi­sual era irre­co­no­ci­ble res­pec­to al ac­tual; aho­ra lo más re­le­van­te es la convergencia”, re­la­tó Te­re­sa Mar­tí­nez Belli, sub­di­rec­to­ra de ase­so­ría ju­rí­di­ca del gru­po Atres­me­dia. Por­que un pe­rió­di­co has­ta se de­ja es­cu­char, una ra­dio en­se­ña ví­deos y las te­le­vi­sio­nes ofre­cen no­ti­cias pa­ra leer. Se mul­ti­pli­can los fren­tes y las au­dien­cias. Y, con ellos, los desafíos. De ahí, que un cur­so que se ce­le­bra en­tre ayer y hoy en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid (UCM) bus­que res­pues­tas, an­te un pa­no­ra­ma ca­da vez más com­ple­jo. Y, tam­bién, ho­me­na- pre­sión po­lí­ti­ca, a la que cree que la Aca­de­mia de­be re­sis­tir. “La RAE siem­pre ha es­ta­do en con­tra del len­gua­je in­clu­si­vo, por­que una co­sa es la vi­si­bi­li­dad de las mu­je­res y que ocu­pen car­gos en las ins­ti­tu­cio­nes y otra que se fuer­ce el len­gua­je”, di­ce.

¿Es for­zar el len­gua­je cam­biar “los es­pa­ño­les” por “la po­bla­ción es­pa­ño­la”? Cree que no. Y a otros ejem­plos de len­gua­je in­clu­si­vo tam­po­co le po­ne pe­gas. Su batalla pa­re­ce cen­trar­se en la du­pli­ci­dad: los vas­cos y las vas­cas. Pe­ro no es so­lo eso lo que per­si­gue el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta. Ofre­cen mu­chas fór­mu­las, pe­ro el de­ba­te pa­re­ce ha­ber­se atas­ca­do so­lo en esa. Sin em­bar­go, unos y otros po­drían fir­mar los mis­mos ar­gu­men­tos, es el sen­ti­do de ellos en los que dis­cre­pan. Por ejem­plo, to­dos di­cen que la len­gua es al­go vi­vo, que de­be es­tar pe­ga­da a la vi­da. O que “hay jear a la Cons­ti­tu­ción, que jus­to na­ció ha­ce cua­tro dé­ca­das.

40º ani­ver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción: La evo­lu­ción y co­ne­xión de los de­re­chos in­te­lec­tua­les con la in­for­ma­ción es el tí­tu­lo de las dos jor­na­das, or­ga­ni­za­das por la Ca­de­na SER y la UCM, con la co­la­bo­ra­ción de EL PAÍS, Cin­co Días y San­ti­lla­na. A los pe­rio­dis­tas, abo­ga­dos, eco­no­mis­tas o políticos in­vi­ta­dos tam­bién se les pe­día un re­to ma­yúscu­lo: una “bre­ve con­ver­sa­ción ins­pi­ra­cio­nal” so­bre el pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro que acla­ra­ra qué va a per­du­rar. To­do ello en cin­co mi­nu­tos ca­da uno. El con­te­ni­do se­rá edi­ta­do en un li­bro.

“Vi­vi­mos un nue­vo Big Bang, una era im­pre­de­ci­ble en que un mó­vil emi­te un par­ti­do de fút­bol y una can­ción da la vuel­ta al mun­do en un se­gun­do”, lan­zó Jo- ra­zo­nes lin­güís­ti­cas que son tam­bién las ra­zo­nes del pen­sa­mien­to”. Es­to lo fir­ma­rían en el otro ban­do. Pe­ro Gu­tié­rrez Ara­gón cree que “es muy reac­cio­na­rio es­tar en con­tra de las ra­zo­nes del pen­sa­mien­to”. Y eso tam­bién lo po­drían es­gri­mir quie­nes bus­can un len­gua­je in­clu­si­vo.

En to­do ca­so, di­ce el ci­neas­ta: “No se pue­den bus­car sin­ra­zo­nes a la len­gua y las pre­sio­nes po­lí­ti­cas pro­du­cen rechazo. La RAE de­be re­sis­tir pre­sio­nes y de­fen­der los de­re­chos de la len­gua”, opi­na.

“¿Po­lí­ti­ca o so­cie­dad? Eso de­pen­den de la vi­sión de ca­da uno, es dis­cu­ti­ble”, sos­tie­ne Puér­to­las cuan­do se le pre­gun­ta si es­te asun­to es pre­sión po­lí­ti­ca o de­man­da so­cial.

La fi­ló­lo­ga Paz Bat­ta­ner, que in­gre­só en la Aca­de­mia el año pa­sa­do, se si­túa al la­do del “in­for­me Bos­que”, el re­dac­ta­do por el aca­dé­mi­co Ig­na­cio Bos­que en 2016, en el que se re­cha­za­ban pro­pues­tas de len­gua­je in­clu­si­vo. So­bre la ini­cia­ti­va del Go­bierno di­ce: “No me pa­re­ce lo más importante que ha­ya que ha­cer aho­ra... pe­ro qui­zá un tex­to se pue­de mo­di­fi­car con gra­cia y sen­ti­do de la len­gua, sin for­zar­la...”, con­ce­de. Y, co­mo Gu­tié­rrez Ara­gón, re­cha­za opi­nar so­bre la pos­tu­ra que ha to­ma­do Pé­rez-Re­ver­te.

“Yo creo que la Aca­de­mia de­be aten­der es­te asun­to con in­te­rés y dis­cu­tir­lo y es­tar abier­ta a las demandas de la so­cie­dad”, zan­ja Fernández-Or­dó­ñez. Y so­bre Pé­re­zRe­ver­te: “Él ve­rá”. sé Ma­nuel Gó­mez Bra­vo, res­pon­sa­ble del cur­so y Di­rec­tor de Pro­pie­dad In­te­lec­tual y de Ne­go­cios de De­re­chos de Pri­sa Ra­dio. Tras él, des­fi­la­ron po­nen­tes co­mo Pas­cual Sa­la Sán­chez, ma­gis­tra­do y ex­pre­si­den­te del Tribunal Cons­ti­tu­cio­nal, Pe­pa Bueno, pe­rio­dis­ta y di­rec­to­ra de Hoy por Hoy de la Ca­de­na SER, o Jor­di For­nells de Fru­tos, sub­di­rec­tor del área de So­cie­dad de la in­for­ma­ción de la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia (CNMC). Ha­cia el fi­nal de la jor­na­da, la char­la se cen­tró en el asun­to más es­pi­no­so: el de­re­cho de au­tor. Pa­ra re­cor­dar su im­por­tan­cia. “To­dos mis alum­nos ac­ce­den a con­te­ni­do pi­ra­ta. Les sue­lo de­cir: ‘Si sois de de­re­chas, pro­te­ged la pro­pie­dad pri­va­da; si sois de iz­quier­das, la re­mu­ne­ra­ción jus­ta”, re­la­tó Ca­ro­li­na Pi­na Sán­chez, so­cia del de­par­ta­men­to de Pro­pie­dad In­dus­trial e In­te­lec­tual del des­pa­cho de abo­ga­dos Ga­rri­gues. Aun­que la re­vo­lu­ción tec­nó­lo­gi­ca obli­ga a la ley a ir a re­mol­que. Y a re­sol­ver dudas tan nue­vas co­mo la re­gu­la­ción de las in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les o có­mo im­po­ner a co­lo­sos co­mo Net­flix o HBO las nor­mas que respetan las te­le­vi­sio­nes tra­di­cio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.