¿Nue­vos im­pues­tos?

El País (1ª Edición) - - MUNDIAL 2018 -

Tras la vo­rá­gi­ne de la mo­ción de cen­su­ra y la sa­li­da de Ra­joy, el de­ba­te vuel­ve po­co a po­co a la cru­da reali­dad. Es­pa­ña es el país con ma­yor dé­fi­cit pú­bli­co de la Eu­ro­zo­na, bue­na par­te de ese dé­fi­cit es es­truc­tu­ral, o sea, el cre­ci­mien­to del PIB no lo va a eli­mi­nar, y el Te­so­ro Pú­bli­co de­be emi­tir ca­da año unos 300.000 mi­llo­nes en los mer­ca­dos pa­ra fi­nan­ciar ese agu­je­ro, pa­gar el suel­do a los fun­cio­na­rios, su­fra­gar las pen­sio­nes y aten­der los ven­ci­mien­tos de la deu­da y el pa­go de in­tere­ses de la mis­ma. Y pronto em­pe­za­rán a su­bir los ti­pos de in­te­rés.

Co­mo ya an­ti­ci­pó la Co­mi­sión Eu­ro­pea y la Autoridad Fis­cal (Airef), el Go­bierno em­pie­za a asu­mir que es­te año, con el pre­su­pues­to apro­ba­do por el PP, Ciu­da­da­nos, PNV y los par­ti­dos ca­na­rios, Es­pa­ña vol­ve­rá a in­cum­plir el ob­je­ti­vo del 2,2% del PIB. Y ya se ha­bla de re­ne­go­ciar en Bru­se­las la sen­da de dé­fi­cit.

El pro­ble­ma es que el nue­vo Go­bierno es­tá com­pro­me­tien­do un au­men­to del gas­to pa­ra 2019, y los nú­me­ros no en­ca­jan. Mon­to­ro es­to siem­pre lo ha re­suel­to in­flan­do ar­ti­fi­cial­men­te la pre­vi­sión de in­gre­sos has­ta que el Pre­su­pues­to al­can­za­se el dé­fi­cit compro- me­ti­do. La mi­nis­tra Montero ha op­ta­do por anun­ciar subidas de im­pues­tos.

De mo­men­to, ha anun­cia­do un im­pues­to a las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, un re­car­go adi­cio­nal so­bre los be­ne­fi­cios de los ban­cos e im­pues­tos ver­des. En los im­pues­tos ver­des se ha­bla de equi­pa­rar el tri­bu­to del dié­sel al de la ga­so­li­na, lo cual afec­ta­ría a 13 mi­llo­nes de vehícu­los y a 4,4 mi­llo­nes de ca­mio­nes y fur­go­ne­tas. Pa­re­ce com­pli­ca­do con­se­guir apo­yos en el Par­la­men­to pa­ra un im­pues­to tan im­po­pu­lar.

El im­pues­to a las tec­no­ló­gi­cas sí que po­dría te­ner apo­yos en el Con­gre­so an­te la per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de que no pa­gan lo su­fi­cien­te. El pro­ble­ma es de­fi­nir­lo: qué es una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca y qué ac­ti­vi­dad va a gra­var el im­pues­to. Pue­de aca­bar pa­san­do co­mo le su­ce­dió a Fran­cia con la ta­sa To­bin que so­lo re­cau­dó un 10% de lo pre­vis­to y pro­vo­có una caí­da de la ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra que for­zó al Go­bierno a eli­mi­nar­la po­cos me­ses des­pués.

La ban­ca con­ti­núa des­tru­yen­do em­pleo, la ren­ta­bi­li­dad de su ca­pi­tal es una cuar­ta par­te de la que te­nía an­tes de la cri­sis y los ac­cio­nis­tas ban­ca­rios han per­di­do en el me­jor de los ca­sos un 60% de su di­ne­ro des­de el co­mien­zo de la cri­sis fi­nan­cie­ra. En Chi­na, que nos lle­va años de ade­lan­to en la eco­no­mía di­gi­tal, pa­gan, ha­cen de­pó­si­tos y pi­den cré­di­tos con el mó­vil a tra­vés de Ali­pay o We­pay, y los ban­cos tra­di­cio­na­les son un sec­tor en re­con­ver­sión, co­mo lo eran los as­ti­lle­ros en los años ochen­ta. El BCE exi­ge más ca­pi­tal a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras y, en es­te es­ce­na­rio, ¿les va­mos a su­bir el im­pues­to al ca­pi­tal?

La reali­dad es que los dos úl­ti­mos im­pues­tos son de nue­va crea­ción y de­ben tra­mi­tar­se co­mo un proyecto de ley. Es muy po­co pro­ba­ble que pue­dan ser apro­ba­dos es­ta le­gis­la­tu­ra. Ra­joy co­pió la mi­lon­ga del “Es­pa­ña va bien” de Az­nar du­ran­te la bur­bu­ja pe­ro de­ja to­do por ha­cer. El nue­vo Go­bierno tie­ne muy com­pli­ca­da la cua­dra­tu­ra del círcu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.