EL ACEN­TO

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

es­pués de una le­gis­la­tu­ra en­te­ra des­te­rra­da en el lim­bo, el Go­bierno de Pe­dro Sán­chez se ha pro­pues­to reac­ti­var la “ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y am­plían de­re­chos y se es­ta­ble­cen me­di­das en fa­vor de quie­nes pa­de­cie­ron per­se­cu­ción o vio­len­cia du­ran­te la Gue­rra Ci­vil y la dic­ta­du­ra”, más co­no­ci­da co­mo ley de me­mo­ria his­tó­ri­ca. Con es­ta nor­ma, el Eje­cu­ti­vo de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro asu­mía la con­de­na al fran­quis­mo que plas­mó el in­for­me de la Asam­blea Par­la­men­ta­ria del Con­se­jo de Eu­ro­pa fir­ma­do en París en 2006 en el que se de­nun­cia­ban las gra­ves vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos co­me­ti­das en Es­pa­ña en­tre 1936 y 1975.

La ley aten­día las de­man­das de los mu­chos ciu­da­da­nos que as­pi­ra­ban a co­no­cer el pa­ra­de­ro de sus fa­mi­lia­res, en al­gu­nos ca­sos en­te­rra­dos en fo­sas co­mu­nes de cementerios, en cu­ne­tas o en pa­ra­jes in­hós­pi­tos. “Co­mo úl­ti­ma prue­ba de res­pe­to” ha­cia las víc­ti­mas, las Ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas se com­pro­me­tían a po­ner los me­dios pa­ra lo­ca­li­zar e iden­ti­fi­car a los des­apa­re­ci­dos. Pe­ro lo cier­to es que ha trans­cu­rri­do una dé­ca­da y el Es­ta­do no ha asu­mi­do el am­pa­ro a las víc­ti­mas, co­mo ha de­nun­cia­do el re­la­tor de de­re­chos hu­ma­nos de la ONU.

El Go­bierno del PP no abo­lió la ley, pe­ro reali­zó una ruin acro­ba­cia política pa­ra des­ac­ti­var­la: re­du­jo los fon­dos a ce- ro eu­ros, pro­vo­can­do la as­fi­xia eco­nó­mi­ca que ha he­cho prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble cum­plir­la. So­lo la tenaz y vo­lun­ta­rio­sa ac­ción de las aso­cia­cio­nes crea­das pa­ra re­cu­pe­rar la me­mo­ria his­tó­ri­ca, bus­car la ver­dad, re­pa­rar los des­ga­rros del fran­quis­mo y de­vol­ver la dig­ni­dad a las víc­ti­mas ha per­mi­ti­do aten­der las so­li­ci­tu­des de fa­mi­lia­res de re­pre­sa­lia­dos y des­apa­re­ci­dos.

A es­ta ta­rea se su­ma­rá de nue­vo el Go­bierno, co­mo aca­ba de anun­ciar la mi­nis­tra de Jus­ti­cia, Do­lo­res Del­ga­do, con­ven­ci­da de que ha­blar de me­mo­ria es ha­blar de jus­ti­cia. El plan pa­sa por ela­bo­rar un cen­so ofi­cial de víc­ti­mas de la Gue­rra Ci­vil y de la dic­ta­du­ra, con la co­la­bo­ra­ción de ar­queó­lo­gos, mé­di­cos fo­ren­ses, ju­ris­tas y aso­cia­cio­nes de víc­ti­mas. Co­moha re­cor­da­do la mi­nis­tra, es inacep­ta­ble que Es­pa­ña si­ga sien­do el se­gun­do país del mun­do en des­apa­re­ci­dos, des­pués de Cam­bo­ya. Se cal­cu­la que aún hay más de 100.000 per­so­nas en el ol­vi­do.

Es­pa­ña quie­re tam­bién crear una co­mi­sión de la ver­dad. Co­mo ha ocu­rri­do en paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, la ver­dad de­be ser com­ple­ta, ofi­cial, pú­bli­ca e im­par­cial. Es un de­ber mo­ral ha­cia las víc­ti­mas y sus fa­mi­lia­res y una par­te ne­ce­sa­ria de la re­pa­ra­ción del da­ño oca­sio­na­do. Co­mo es­ta­ble­ció la Co­mi­sión In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, to­da so­cie­dad tie­ne el irre­nun­cia­ble de­re­cho de co­no­cer la ver­dad de lo ocu­rri­do, así co­mo las ra­zo­nes y cir­cuns­tan­cias en las que lle­ga­ron a co­me­ter­se abe­rran­tes de­li­tos, a fin de evi­tar que esos he­chos vuel­van a ocu­rrir en el fu­tu­ro.

Con la re­for­ma que se ave­ci­na, el Go­bierno buscará la ma­ne­ra de ile­ga­li­zar a las aso­cia­cio­nes que ha­gan apo­lo­gía del fran­quis­mo, da­rá un nue­vo sig­ni­fi­ca­do al Va­lle de los Caí­dos y re­ti­ra­rá to­da la sim­bo­lo­gía que exal­te la dic­ta­du­ra y al dic­ta­dor. Tal vez así sea po­si­ble al­can­zar la me­ta que mar­có el es­cri­tor Pri­mo Le­vi, su­per­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to: “To­da so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca necesita un acuer­do mo­ral bá­si­co en­tre ge­ne­ra­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.