La son­ri­sa de Sal­vi­ni

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

l in­men­so fra­ca­so de la úl­ti­ma cum­bre so­bre mi­gra­cio­nes de la Unión Eu­ro­pea nos re­mi­te de nue­vo a la pro­fun­da me­ta­mor­fo­sis que se está pro­du­cien­do en Eu­ro­pa en los úl­ti­mos años.

Por mu­cho que se em­pe­ñen el gru­po de Vi­se­gra­do (Re­pú­bli­ca Checa, Es­lo­va­quia, Hun­gría y Po­lo­nia) y sus alia­dos, y por mu­cho que lo to­le­ren las le­ves de­fen­sas po­lí­ti­cas de unos cuan­tos je­fes de Go­bierno de di­fe­ren­tes Es­ta­dos miem­bros, es­ta­mos muy le­jos de un es­ce­na­rio de amenaza fron­te­ri­za o de cri­sis mi­gra­to­ria. Ca­ben dis­tin­tas opi­nio­nes pe­ro no ca­ben dis­tin­tos he­chos. Y mu­cho me­nos, dis­tin­tos da­tos. El flu­jo de mi­gran­tes que lle­gan a las cos­tas eu­ro­peas por las ru­tas del Me­di­te­rrá­neo ha pa­sa­do de un mi­llón de per­so­nas en 2015 a me­nos de 50.000 en 2018. El des­cen­so ha­bla por sí so­lo. Y des­cri­be bien que la cri­sis no es mi­gra­to­ria sino política, que amenaza los prin­ci­pios fun­da­do­res de la UE y que de­mues­tra la in­ca­pa­ci­dad de ha­cer fren­te a dis­cur­sos xe­nó­fo­bos y po­pu­lis­tas co­mo el de Mat­teo Sal­vi­ni des­de na­rra­ti­vas ilus­tra­das.

Cuan­do al­gu­nos de los go­bier­nos eu­ro­peos re­pi­ten que las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de­be­rían ser una com­pe­ten­cia in­te­gra­da en la UE, ha­cen prin­ci­pal­men­te dos co­sas. La pri­me­ra, te­ner ra­zón. Cuan­do de­fien­den que, des­de un di­se­ño in­te­gra­do, se po­dría ges­tio­nar me­jor una política com­par­ti­da de fron­te­ras y una im­ple­men­ta­ción de res­pues­tas an­te desafíos y opor­tu­ni­da­des co­mu­nes, es­tán en lo cier­to. No ha­bría un es­ce­na­rio me­jor; la Unión Eu­ro­pea de­ci­dien­do en sus ins­ti­tu­cio­nes, des­de un mar­co le­gal pac­ta­do y en ba­se al pre­su­pues­to co­mu­ni­ta­rio, la orien­ta­ción de las in­ver­sio­nes y las po­lí­ti­cas de desa­rro­llo, aco­gi­da, rea­sen­ta­mien­to y re­ubi­ca­ción.

Pe­ro, con hon­ro­sas ex­cep­cio­nes, ha­cen al­go más; in­hi­ben su res­pon­sa­bi­li­dad en es­te enor­me mien­tras tan­to en el que Eu­ro­pa está ins­ta­la­da an­te una in­te­gra­ción de po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias que no ter­mi­na de llegar. Ha­ce ca­si 20 años ya des­de que se es­cu­cha­ron las pri­me­ras vo­ces que so­li­ci­ta­ban la necesidad de in­te­grar com­pe­ten­cias en es­ta ma­te­ria. Y en ese mar­co tem­po­ral, no han si­do po­cos los Es­ta­dos que han he­cho ca­so omi­so de sus res­pon­sa­bi­li­da­des an­te as­pec­tos nu­clea­res del de­re­cho in­ter­na­cio­nal hu­ma­ni­ta­rio y an­te cláusulas cen­tra­les de los de­re­chos hu­ma­nos.

Pa­ra­le­la­men­te, no se plantea ba­ta­lla in­te­lec­tual an­te quie­nes van ga­nan­do; los so­cios bá­va­ros de Mer­kel —a los que pres­tó una enor­me aten­ción la úl­ti­ma cum­bre en Bru­se­las—, la presidencia aus­tría­ca de la UE, Ma­teo Sal­vi­ni y las po­si­cio­nes del gru­po de Vi­se­gra­do. Es­to es, el cie­rre de fron­te­ras, las iden­ti­da­des ho­mo­gé­neas, el no­so­tros y el ellos, y los mu­ros con­cep­tua­les.

Así se es­cri­bió el fra­ca­so de la úl­ti­ma cum­bre, co­mo fo­to­gra­ma de una cri­sis en­dó­ge­na en Eu­ro­pa, don­de los mu­ros se di­se­ñan con for­mas dis­tin­tas al que plantea Do­nald Trump y que tan­to nos es­can­da­li­za.

En ese mar­co, es­ta úl­ti­ma ci­ta en Bru­se­las nos de­jó al­gu­nas se­ña­les con­cre­tas de una de­rro­ta política; la de nues­tros va­lo­res hu­ma­nis­tas e ilus­tra­dos.

La pri­me­ra de esas se­ña­les, el pa­so del con­cep­to de obli­ga­to­rie­dad al de vo­lun­ta- rie­dad pa­ra el cum­pli­mien­to de las ci­fras com­pro­me­ti­das de rea­sen­ta­mien­to y re­ubi­ca­ción de re­fu­gia­dos que hu­yen de la gue­rra. Ese nau­fra­gio po­lí­ti­co e in­te­lec­tual, hu­ma­nis­ta y hu­ma­ni­ta­rio des­cri­be bien el de­ve­nir de Eu­ro­pa, que an­tes de la apli­ca­ción de sus prin­ci­pios fun­da­do­res y del cum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos, ha op­ta­do por la aten­ción al im­pac­to elec­to­ral que to­do ello po­dría te­ner pa­ra al­gu­nos de los man­da­ta­rios de los paí­ses eu­ro­peos. Paí­ses que, con al­gu­na ex­cep­ción, no han cum­pli­do cuo­tas ín­fi­mas de re­fu­gia­dos, que en mu­chos ca­sos fir­ma­ron pa­ra no cum­plir, que se han mos­tra­do ca­pa­ces de mi­rar ha­cia otro la- do cuan­do cien­tos de mi­les de per­so­nas, mu­chas de ellas ni­ñas y ni­ños, hu­yen de una gue­rra in­des­crip­ti­ble a es­ca­sos ki­ló­me­tros de la fron­te­ra es­te de la pro­pia Eu­ro­pa.

La se­gun­da de esas se­ña­les, la crea­ción de un eu­fe­mis­mo cruel y ver­gon­zan­te, “pla­ta­for­mas de des­em­bar­co”. Ins­ta­la­das, por su­pues­to, fue­ra de te­rri­to­rio UE, sin que los pro­pios di­ri­gen­tes se­pan muy bien el dón­de, pe­ro con el có­mo muy cla­ro; en­ce­rrar a los mi­gran­tes que sean en­con­tra­dos en el mar. Puer­tos se­gu­ros, los lla­man. Puer­tos se­gu­ros fue­ra de Eu­ro­pa, le­jos de la pre­sen­cia in­có­mo­da de la ima­gen. Po­cos ejem­plos me­jo­res de la enor­me de­rro­ta de la úl­ti­ma cum­bre; si to­da con­clu­sión con­sis­te en crear cen­tros de de­ten­ción ins­ta­la­dos le­jos de nues­tro cam­po vi­sual, en­ton­ces es que Eu­ro­pa ya ha des­cri­to su pro­pia to­po­gra­fía del fon­do. Si eso es to­do, he­mos to­ca­do sue­lo.

Y sin em­bar­go, se­ría per­fec­ta­men­te po­si­ble orien­tar una política mi­gra­to­ria que afron­te al­gu­nos ele­men­tos clave tan­to en cau­sas co­mo en con­se­cuen­cias. El pri­me­ro de ellos, desa­rro­llo en ori­gen. Los cam­bios en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les con los paí­ses del nor­te de Áfri­ca re­sul­tan tan fun­da­men­ta­les co­mo las in­ver­sio­nes ex­te­rio­res orien­ta­das a su desa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial. Eu­ro­pa de­be im­ple­men­tar unas re­la­cio­nes co­mer­cia­les más si­mé­tri­cas con los paí­ses de la ori­lla sur del Me­di­te­rrá­neo y pro­mo­ver una ma­yor in­ver­sión en sus te­rri­to­rios. Jun­to a las ne­ce­si­da­des de in­cre­men­to de ayu­da ofi­cial al desa­rro­llo, es­te es el de­ba­te prin­ci­pal. To­do, pa­ra que las mi­les de per­so­nas que hu­yen de esos paí­ses de­jen de ver más ex­pec­ta­ti­vas en ju­gar­se la vi­da a bor­do de un ca­yu­co que en los lu­ga­res que de­jan atrás.

De la mis­ma ma­ne­ra, Eu­ro­pa pue­de pac­tar cuo­tas anua­les de ad­mi­sión de re­fu­gia­dos y mi­gran­tes tan­to des­de una pers­pec­ti­va hu­ma­ni­ta­ria y so­li­da­ria co­mo de ne­ce­si­da­des pro­pias; las que tie­nen so­cie­da­des que de­man­dan per­so­nas lle­ga­das de fue­ra pa­ra el man­te­ni­mien­to de un mo­de­lo ame­na­za­do por la cur­va de en­ve­je­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co y los in­di­ca­do­res de na­ta­li­dad. Pa­ra es­to no ha­ce fal­ta un acuer­do a 27, se po­dría po­ner en fun­cio­na­mien­to a tra­vés de un gru­po de paí­ses que de­ci­dan avan­zar de ma­ne­ra com­par­ti­da. Di­ga­mos que a tra­vés de una coope­ra­ción re­for­za­da o geo­me­tría va­ria­ble. Na­da de to­do es­to con­tra­di­ce el dis­cur­so de la necesidad de fron­te­ras se­gu­ras.

Ac­tuar en ori­gen y en des­tino. En cau­sas y en con­se­cuen­cias. Ga­nan­do el de­ba­te po­lí­ti­co e in­te­lec­tual pa­ra im­po­ner una na­rra­ti­va hu­ma­nis­ta an­te un fe­nó­meno de flu­jos que con­ti­nua­rá so­bre cau­sas hu­ma­ni­ta­rias, eco­nó­mi­cas y cli­má­ti­cas.

Se­ña­la­ba An­ge­la Mer­kel que las mi­gra­cio­nes pue­den de­ci­dir el des­tino de Eu­ro­pa. El día que a al­gu­nos pro­ta­go­nis­tas del úl­ti­mo Con­se­jo les em­pie­ce a im­por­tar más el des­tino de Eu­ro­pa y de sus va­lo­res ilus­tra­dos que el ho­ri­zon­te elec­to­ral de sus go­bier­nos se em­pe­za­rá a bo­rrar, po­co a po­co, la son­ri­sa he­la­do­ra de Sal­vi­ni; el ver­da­de­ro ga­na­dor de la úl­ti­ma cum­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.