“El es­pec­ta­dor de se­ries es ca­da vez más ex­per­to”

El País (1ª Edición) - - MUNDIAL 2018 -

De un fra­ca­so sur­gió un tiem­po de re­fle­xión y dos éxi­tos que han des­en­ca­de­na­do un pre­sen­te en­vi­dia­ble en la fic­ción es­pa­ño­la: llegar a un acuer­do con el gi­gan­te Net­flix pa­ra pro­du­cir fic­cio­nes pa­ra el mun­do en­te­ro. Con li­ber­tad creativa, sin ata­du­ras. El guio­nis­ta y pro­duc­tor Álex Pina (Pamplona, 1970), crea­dor de fic­cio­nes co­mo La ca­sa de pa­pel, Vis a vis y Los Se­rrano, aca­ba de fir­mar con la pla­ta­for­ma un acuer­do pa­ra pro­du­cir se­ries. De mo­men­to, ya tie­ne en mar­cha la es­cri­tu­ra de la ter­ce­ra tem­po­ra­da de La ca­sa de pa­pel (fic­ción so­bre un atra­co, an­tes pro­du­ci­da pa­ra Atres­me­dia y que en Net­flix ha si­do un éxi­to mun­dial) y un pro­yec­to que ro­da­rá en 2019.

Pre­gun­ta. ¿En qué con­sis­te el acuer­do?

Res­pues­ta. Me vin­cu­la en la crea­ción y desa­rro­llo de pro­yec­tos des­de Es­pa­ña pa­ra to­do el mun­do. Es un acuer­do ma­ra­vi­llo­so pa­ra no­so­tros, el pri­me­ro con un show­run­ner la­tino des­pués de los que han te­ni­do en EE UU. Es una gran­dí­si­ma no­ti­cia pa­ra la fic­ción la­ti­na y pa­ra la gen­te que ha­ce fic­ción fue­ra del mun­do an­glo­sa­jón, pa­ra to­dos los que pro­du­cen des­de su pe­que­ño si­tio, sea Ita­lia, Sue­cia o Es­pa­ña.

P. ¿Qué se le pi­de a Net­flix a la ho­ra de ne­go­ciar?

R. Li­ber­tad creativa. Ellos han apos­ta­do por no­so­tros pa­ra ha­cer una fic­ción di­fe­ren­cial, con mu­cha iden­ti­dad y fuer­za en los per­so­na­jes. Aho­ra las se­ries son el mo­men­to cul­tu­ral más im­por­tan­te, por en­ci­ma de la li­te­ra­tu­ra o el ci­ne. El es­pec­ta­dor es ca­da vez más ex­per­to y hay que ha­cer ma­yo­res avan­ces.

P. ¿Có­mo es la se­rie de sus sue­ños?

R. No es una cues­tión de pen­sar en tér­mi­nos muy lo­cos o pen­sar en ga­la­xias o en as­pec­tos eco­nó­mi­cos. Es una se­rie con mu­cha pe­ga­da fre­né­ti­ca y emo­cio­nal, con mu­chí­si­mos hi­tos por mi­nu­to, com­bi­nan­do ac­ción, emoción y mu­cha fuer­za en los per­so­na­jes. Te­nía­mos una idea de ha­cer una se­rie de via­jar por mu­chos paí­ses.

P. ¿Y es la que es­tán desa­rro­llan­do pa­ra Net­flix?

R. Es la que ha­re­mos. Sky Ro­jo es una se­rie muy ta­ran­ti­nia­na, co­mo las úl­ti­mas que es­ta­mos ha­cien­do. Es una apues­ta por rom­per fron­te­ras en tér­mi­nos na­rra­ti­vos y por ha­cer ex­pe­ri­men­tos, co­mo siem­pre in­ten­ta­mos ha­cer.

P. ¿Có­mo si­guió el as­cen­so in­ter­na­cio­nal de La ca­sa de pa­pel?

R. Sa­bía­mos que nos lan­za­ban, sin cam­pa­ña, en diciembre. De pron­to ir des­cu­brien­do no­ti­cias co­mo que em­pe­za­ba a ser la se­rie más ma­ra­to­nea­da en Net­flix o lue­go los dis­fra­ces en el Car­na­val de Río... Em­pe­za­ba a ha­ber no­ti­cias muy ra­ras, ban­de­ras en Ara­bia Sau­dí, una po­lé­mi­ca en Tur­quía por re­vo­lu­cio­na­rios, la gen­te que se em­pe­zó a ta­tuar a El Pro­fe­sor en los bra­zos o a To­kio en las pier­nas (am­bos son per­so­na­jes de la se­rie). No lo ha­bía vis­to ni con Brea­king Bad.

P. En La ca­sa de pa­pel, ¿qué otras po­si­bi­li­da­des pen­sa­ron pa­ra la más­ca­ra de Da­lí que usan los atra­ca­do­res?

R. Da­lí se eli­gió por­que era lo más icó­ni­co que po­día te­ner Es­pa­ña y por­que ca­si era cul­tu­ra pop. La pro­pia se­rie tie­ne una ima­gen pop, tie­ne un po­co de có­mic, tie­ne un co­lor pri­ma­rio, que es el ro­jo, real­men­te tie­ne al­go de una iden­ti­dad muy po­de­ro­sa. Es­tu­vi­mos dán­do­le mu­chas vuel­tas. Di­se­ña­mos un Don Qui­jo­te, pe­ro fi­nal­men­te el ca­rác­ter de Da­lí, un ge­nio con un to­que de lo­cu­ra, era muy iden­ti­fi­ca­ti­vo.

P. ¿En qué pun­to está la ter­ce­ra tem­po­ra­da?

R. Lle­va­mos ya va­rios ca­pí­tu­los es­cri­tos, he­mos tar­da­do mu­cho en di­se­ñar­la, por­que ha si­do com­ple­jo. Des­pués de la Fá­bri­ca de Moneda y Tim­bre, ha­bía que sen­tar­se mu­cho tiem­po y ver qué di­rec­ción to­má­ba­mos.

P. Los Se­rrano, La ca­sa de pa­pel, Vis a vis, Los hom­bres de Pa­co... ¿Se le pue­de eti­que­tar de crea­dor de éxi­tos?

R. He te­ni­do la suerte de que par­te de lo que he he­cho se ha con­ver­ti­do en éxi­to, pe­ro tam­bién ha ha­bi­do fra­ca­sos, de los que he apren­di­do mu­chí­si­mo. El fra­ca­so de Bien­ve­ni­dos al Lo­li­ta su­po­ne un an­tes y un des­pués, es un mo­men­to que nos me­te­mos a bo­xes, em­pe­za­mos a ver se­ries co­mo Brea­king Bad, a ana­li­zar­las, y a par­tir de ahí cam­bia­mos nues­tra for­ma de es­cri­bir y de ro­dar. No to­do son éxi­tos, y los fra­ca­sos nos han ve­ni­do ma­ra­vi­llo­sa­men­te bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.