La di­fi­cul­tad de de­fi­nir al nue­vo par­ti­do de de­re­chas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Tras la jor­na­da elec­to­ral en An­da­lu­cía, mi­les de per­so­nas, en su ma­yo­ría jó­ve­nes, se con­cen­tra­ron en va­rias ciu­da­des en pro­tes­ta por la irrup­ción de Vox al gri­to de “no es de­mo­cra­cia, es fas­cis­mo”. Los bue­nos re­sul­ta­dos del par­ti­do de San­tia­go Abas­cal han pro­vo­ca­do la dis­cu­sión de si se tra­ta de una op­ción de ex­tre­ma de­re­cha o di­rec­ta­men­te fas­cis­ta. El ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal y ana­lis­ta po­lí­ti­co Ro­ber­to L. Blan­co, el his­to­ria­dor Fer­nan­do del Rey y el po­li­tó­lo­go Gui­llem Vidal ana­li­zan has­ta qué pun­to el nue­vo par­ti­do ha cru­za­do la fron­te­ra en­tre una de­re­cha de­mo­crá­ti­ca —con plan­tea­mien­tos ex­tre­mos con res­pec­to a la in­mi­gra­ción o los de­re­chos de la mu­jer— y un par­ti­do di­rec­ta­men­te an­ti­de­mo­crá­ti­co.

“Pa­ra mí, ge­ne­ra­cio­nal­men­te”, ex­pli­ca el ca­te­drá­ti­co ga­lle­go Ro­ber­to Blan­co, de 60 años, “la ex­tre­ma de­re­cha son los ti­pos de las ca­de­nas, los vio­len­tos, aque­lla Fuer­za Nue­va de Blas Pi­ñar que iba arreán­do­le a la gen­te por la ca­lle. Es ver­dad que hoy exis­te en Eu­ro­pa otra ex­tre- ma de­re­cha, la de Ma­ri­ne Le Pen o la de Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia, que son par­ti­dos que com­pi­ten por la de­mo­cra­cia des­de den­tro y que no pa­re­ce que quie­ran aca­bar con el sis­te­ma. Si a eso le lla­ma­mos ex­tre­ma de­re­cha, a Vox tam­bién ha­bría que lla­már­se­lo, y de he­cho pa­re­ce que Le Pen fe­li­ci­tó a Abas­cal. Pe­ro yo, ya di­go que tal vez por edad, iden­ti­fi­co a la ex­tre­ma de­re­cha con fuer­zas más vio­len­tas, más an­ti­de­mo­crá­ti­cas”.

Blan­co es­ta­ble­ce dos fac­to­res pa­ra ex­pli­car los bue­nos re­sul­ta­dos de Vox. “Uno es el com­po­nen­te na­cio­na­lis­ta es­pa­ñol. La reac­ción na­cio­na­lis­ta fren­te a, por una par­te, el dis­pa­ra­te de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes y, por otra, al pac­to par­la­men­ta­rio de Pe­dro Sán­chez con los par­ti­dos que han or­ga­ni­za­do una in­su­rrec­ción en to­da re­gla, llá­me­se re­be­lión, se­di­ción o lo que se quie­ra. Es­te fac­tor ex­pli­ca­ría tam­bién la de­ba­cle so­cia­lis­ta”. El otro fac­tor, se­gún el ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go de Com­pos­te­la, “es el com­po­nen­te xe­nó­fo­bo, y es­te sí que pue­de iden­ti­fi­car­se sin nin­gu­na du­da co­mo ex­tre­ma de­re­cha”.

El his­to­ria­dor Fer­nan­do del Rey es­ta­ble­ce una cues­tión pre­via: “Es­to de de­re­cha, ex­tre­ma de­re­cha o de­re­cha li­be­ral son cla­si­fi­ca­cio­nes muy co­yun­tu­ra­les. Los his­to­ria­do­res nos mo­ve­mos con los pa­rá­me­tros del pe­rio­do de en­tre­gue­rras, y qui­zás es un error por­que esa cla­si­fi­ca­ción de­pen­de de las cir­cuns­tan­cias”. Del Rey, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, ad­vier­te de for­ma ca­te­gó­ri­ca: “Yo creo que ha­blar de fas­cis­mo es una exa­ge­ra­ción. El fas­cis­mo es un fe­nó­meno en sen­ti­do es­tric­to ex­clu­si­vo del pe­rio­do de en­tre­gue­rras y lue­go pue­de ha­ber ha­bi­do ra­mi­fi­ca­cio­nes, pe­ro si uti­li­za­mos el con­cep­to fas­cis­mo pa­ra apli­cár­se­lo a es­to es una dis­tor­sión, es no sa­ber lo que fue el fas­cis­mo, que es una co­sa mu­cho más bru­ta y por lo pron­to vio­len­ta y mi­li­tar. Evi­den­te­men­te, es una de­re­cha du­ra pe­ro no me atre­ve­ría a cla­si­fi­car­la hoy por hoy co­mo de­re­cha au­to­ri­ta­ria o ra­di­cal, que abo­ga­ba pre­ci­sa­men­te por la dic­ta­du­ra, por el po­der de los­mi­li­ta­res, por la vio­len­cia, por la pa­ra­mi­li­ta­ri­za­ción, na­da que ver con es­to. Es­to es un fe­nó­meno nue­vo, tí­pi­co de nues­tro tiem­po, que lo es­ta­mos ad­vir­tien­do en to­da Eu­ro­pa”.

El his­to­ria­dor si­túa a Vox en la “de­re­cha ra­di­cal” pe­ro, al me­nos por el mo­men­to, den­tro del jue­go de­mo­crá­ti­co: “Den­tro del ar­co de las de­re­chas con­ser­va­do­ras, pues evi­den­te­men­te Vox es­tá más a la de­re­cha del PP. Eso

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.