La iz­quier­da ita­lia­na vuel­ve a im­plo­sio­nar

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Aba­jo en los son­deos

Lo peor siem­pre ha­bía so­na­do me­jor en la ca­be­za del elec­to­ra­do de iz­quier­das ita­liano. El Par­ti­do De­mo­crá­ti­co (PD), el úni­co gran par­ti­do en las ban­ca­das de la exi­gua opo­si­ción al Go­bierno po­pu­lis­ta de la Li­ga y el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S), la úl­ti­ma fron­te­ra de la so­cial­de­mo­cra­cia en Ita­lia, si­gue su­mi­do en una im­plo­sión por ca­pí­tu­los. A po­cos me­ses del con­gre­so don­de iba a ele­gir­se a su lí­der, el par­ti­do ha vuel­to a son­ro­jar a sus vo­tan­tes. Mar­co Min­ni­ti, ex­mi­nis­tro del In­te­rior y fa­vo­ri­to pa­ra li­de­rar el nue­vo pro­yec­to, re­nun­ció el miér­co­les a las pri­ma­rias. El mo­ti­vo, ase­gu­ra, es que una po­si­ble si­tua­ción de em­pa­te téc­ni­co co­mo la que se pre­su­mía ha­bría si­do fa­tal pa­ra la for­ma­ción. En reali­dad, Min­ni­ti ha­bía cons­ta­ta­do en los úl­ti­mos días que el ex pri­mer mi­nis­tro Matteo Ren­zi, en lu­gar de apo­yar­le co­mo ha­bía pro­me­ti­do, pre­pa­ra el lan­za­mien­to de un nue­vo par­ti­do.

El ru­mor ha co­bra­do fuer­za es­ta se­ma­na. Ren­zi, caí­do en des­gra­cia des­pués del re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal ce­le­bra­do ha­ce dos años, me­di­ta se­ria­men­te dar un por­ta­zo al PD y crear una nue­va for­ma­ción com­pues­ta por mo­vi­mien­tos ciu­da­da­nos y ca­ras de la so­cie­dad ci­vil. La idea, con­fir­ma­da por es­te periódico, con­sis­ti­ría en po­ner en cir­cu­la­ción el nue­vo ar­te­fac­to a prin­ci­pios de año pa­ra pro­bar­lo en las elec­cio­nes eu­ro­peas de ma­yo. Si fi­nal­men­te lo ha­ce —lle­va flir­tean­do con esa idea me­ses—, le ha di­cho a los su­yos que no se­ría en nin­gún ca­so una “es­ci­sión” y no arras­tra­ría con él a nin­gu­na co­rrien­te del vie­jo PD. So­lo ca­ras nue­vas pa­ra com­ba­tir el fren­te na­cio­nal-po­pu­lis­ta que se es­tá ar­man­do al­re­de­dor de la Li­ga y Ma­ri­ne Le Pen. Un pro­yec­to que pre­ten­de­ría re­cu­pe­rar la cen­tra­li­dad po­lí­ti­ca en Ita­lia y de­vol­ver la ilu­sión a un elec­to­ra­do que ha de­ja­do de acu­dir a las ur­nas. Pe­ro ¿a quién le in­tere­sa hoy la cen­tra­li­dad po­lí­ti­ca?

Una idea arre­ba­ta­do­ra pa­ra al­gu­nos sec­to­res del cen­troiz­quier­da ita­liano (ha ha­bi­do con­ver­sa­cio­nes tam­bién con al­gu­nos sec­to­res de For­za Ita­lia), pe­ro le­tal pa­ra la re­fun­da­ción que pre­pa­ra­ba el PD el pró­xi­mo mar­zo.

El con­gre­so de­bía con­fiar a uno de los tres can­di­da­tos el fu­tu­ro de una for­ma­ción en ple­na des­com­po­si­ción. Min­ni­ti, un po­si­ble an­tí­do­to al as­cen­so ful­gu­ran­te del lí­der de la Li­ga, Matteo Sal­vi­ni, gra­cias a su per­fil de hom­bre du­ro for­ja­do en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior, se dio cuen­ta en las úl­ti­mas se­ma­nas que las en­cues­tas no eran tan fa­vo­ra­bles co­mo pen­sa­ba. Su­ma­do a la pers­pec­ti­va de que una par­te de los ren­zia­nos que de­bían apo­yar­le po­drían te­ner la ca­be­za ya en otro pro­yec­to, el ca­breo cul­mi­nó el miér­co­les. Se­gún fuen­tes del par­ti­do, ha es­pe­ra­do to­da la se­ma­na un des­men­ti­do del flo­ren­tino, pe­ro ha ter­mi­na­do can­sán­do­se.

Ren­zi, sin em­bar­go, ten­drá com­pli­ca­do li­de­rar otro pro­yec­to a cor­to pla­zo. Des­de el 4 de di­ciem­bre de 2016, los nú­me­ros le han cas­ti­ga­do cruel­men­te en ca­da elec­ción. An­to­nio No­to, di­rec­tor de la em­pre­sa de son­deos IPR ana­li­za la caí­da del ex pri­mer mi­nis­tro. “Ahí co­men­zó la de­ba­cle de Ren­zi, cla­ro. Pe­ro en el úl­ti­mo son­deo que he­mos pu­bli­ca­do, esul­ta cu­rio­so que a Ma­cron, el pre­si­den­te sin par­ti­do, le ha­ya de­rro­ta­do un mo­vi­mien­to sin lí­de­res. Una me­tá­fo­ra de los tiem­pos. Pe­se a que Fran­cia tie­ne uno de los ni­ve­les de vi­da más al­tos, un sa­la­rio mí­ni­mo bru­to de 1.498 eu­ros fren­te a 858 en Es­pa­ña, me­nos po­bre­za que Reino Uni­do y más pro­tec­ción so­cial, es un país en­fa­da­do. La cul­tu­ra del ma­les­tar ha ter­mi­na­do por in­cen­diar una pro­tes­ta pa­cí­fi­ca de au­to­mo­vi­lis­tas, de ahí los cha­le­cos ama­ri­llos, que se que­ja­ban del al­za del car­bu­ran­te.

Los ma­ni­fes­tan­tes han ata­ca­do ban­cos y pe­que­ños co­mer­cios. En el Ar­co [Sil­vio] Ber­lus­co­ni y él son los úl­ti­mos en va­lo­ra­ción y con­fian­za. Ren­zi tie­ne un apo­yo del 16%, fren­te al 47% de Sal­vi­ni 47% o el 37% de [Lui­gi] Di Maio [lí­der del M5S]. Cuan­do un po­lí­ti­co es de­rro­ta­do tan cla­ra­men­te en Ita­lia los ciu­da­da­nos le po­nen la pie­dra en­ci­ma y es di­fí­cil que lue­go pue­da re­cu­pe­rar­se. Él no ha me­ta­bo­li­za­do la de­rro­ta y ha se­gui­do en pri­mer plano pe­se a ser per­ci­bi­do co­mo al­guien amor­ti­za­do”.

El PD, en cual­quier ca­so, que­da aho­ra su­mi­do en una nue­va del Triun­fo cau­sa­ron da­ños por va­lor de un mi­llón de eu­ros. Han mos­tra­do re­cha­zo a los in­te­lec­tua­les. Es co­mo si el país vi­vie­ra pre­so en el mi­to de la Re­vo­lu­ción cuan­do es uno de los más bur­gue­ses.

Jú­pi­ter, co­mo lla­man al dios Ma­cron, ha su­fri­do un du­ro ate­rri­za­je en la reali­dad. Fran­cia no es co­mo se la di­bu­jan sus ase­so­res de ima­gen. Tan­to gas­to en ma­qui­lla­je no sir­vió de ocul­ta­mien­to. ¿A quién se le ocu­rre en­ca­re­cer los im­pues­tos in­di­rec­tos tras ba­jar el de pa­tri­mo­nio a los ri­cos? Ha te­ni­do que ce­der, la pri­me­ra vez en su man­da­to. Una pin­ta­da en el mu­ro del pa­la­cio de la Ópe­ra re­za: “Ma­cron=Louis 16”. Otras, de­man- de­cep­ción. “Es un desas­tre”, se­ña­la ar­quean­do las ce­jas una dipu­tada del co­mi­té de di­rec­ción. El con­gre­so de mar­zo pier­de in­te­rés y el can­di­da­to con más po­si­bi­li­da­des de ha­cer­se con el con­trol de la for­ma­ción es el go­ber­na­dor de La­zio, Ni­co­la Zin­ga­ret­ti. Un po­lí­ti­co só­li­do y con una ges­tión acre­di­ta­da al fren­te de una de las re­gio­nes más com­pli­ca­das, pe­ro sin el bri­llo ne­ce­sa­rio pa­ra de­vol­ver la ilu­sión a un elec­to­ra­do tri­tu­ra­do tras los es­pec­ta­cu­la­res re­sul­ta­dos de la Li­ga y el M5S en las úl­ti­mas dan su di­mi­sión. Hay des­con­cier­to por­que na­die sa­be quién son los cha­le­cos ama­ri­llos. ¿Iz­quier­da o Fren­te Na­cio­nal? La po­li­cía no co­no­ce a la ma­yo­ría de los de­te­ni­dos. Al­gu­nos sos­tie­nen que per­te­ne­cen a una cla­se me­dia ba­ja em­po­bre­ci­da que an­tes lle­ga­ba a fi­nal de mes y hoy se sien­te aban­do­na­da. La cri­sis eco­nó­mi­ca los ba­jó del sue­ño de per­te­nen­cia a cier­ta ri­que­za. Hay mie­do a la glo­ba­li­za­ción.

Los mer­ca­dos y la Co­mi­sión Eu­ro­pea exi­gen re­for­mas en el Es­ta­do del bie­nes­tar. Sos­tie­nen que Fran­cia es un Es­ta­do sub­ven­cio­na­do in­ca­paz de com­pe­tir en el mun­do ac­tual. Re­for­ma y mo­der­ni­za- elec­cio­nes (su­man ca­si el 60% de los vo­tos). Y, me­nos to­da­vía pa­ra con­ven­cer a la tro­pa.

En las fi­las del PD, de he­cho, cun­de cier­ta de­silu­sión. El dipu­tado y ex­per­to cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, Ste­fano Cec­can­ti, cree que “la ini­cia­ti­va de Ren­zi es más bien im­pro­vi­sa­da”. “Min­ni­ti ha reac­cio­na­do mal por­que po­día ha­cer de mu­ro de con­ten­ción y te­ner un pa­pel re­le­van­te aun­que no ga­na­se las elec­cio­nes, pe­ro ha pen­sa­do que eso lo de­bi­li­ta­ba de­ma­sia­do. A es­te pun­to, mu­chos co­rre­mos el ries­go de en­con­trar­nos en me­dio de un tro­zo de par­ti­do cen­tris­ta im­pro­vi­sa­do y otro pe­da­zo de par­ti­do de la vie­ja iz­quier­da que ha­ría de sa­té­li­te al M5S. Ha­bría que en­con­trar un can­di­da­to que sus­ti­tu­ya a Min­ni­ti”, su­gie­re Cec­can­ti.

Una so­lu­ción po­co pro­ba­ble a cor­to pla­zo, es­pe­cial­men­te vien­do el pa­no­ra­ma y los son­deos. El PD ron­da el 17% de es­ti­ma­ción de vo­to fren­te al 36,2% de la Li­ga o el 27,7% del M5S. De he­cho, una par­te de la for­ma­ción con­fia­ba en una caí­da del ac­tual Go­bierno pa­ra abrir una alian­za con el M5S y en­trar en un nue­vo Eje­cu­ti­vo. Una pla­ta­for­ma que die­ra vi­si­bi­li­dad al PD, co­mo le ha su­ce­di­do al PSOE en Es­pa­ña, y le per­mi­tie­se re­cu­pe­rar pre­sen­cia. Pe­ro los pla­nes de Ren­zi lo cam­bian to­do. ción sue­len ser eu­fe­mis­mos de re­cor­te de plan­ti­llas, sa­la­rios y de­re­chos. Los cha­le­cos ama­ri­llos sien­ten que una éli­te fi­nan­cie­ra no ele­gi­da en las ur­nas de­ci­de su fu­tu­ro. En es­te cul­ti­vo, la úni­ca fuer­za rup­tu­ris­ta es el Fren­te Na­cio­nal. Un fra­ca­so de Ma­cron de­ja­ría las puer­tas abier­tas a Ma­ri­ne Le Pen.

Hay en­se­ñan­zas pa­ra Es­pa­ña. La de­re­cha de­mo­crá­ti­ca fran­ce­sa li­de­ra­da por Sar­kozy se acer­có a la ex­tre­ma de­re­cha pa­ra ro­bar­le vo­tos. El ex­pe­ri­men­to, uni­do a las lu­chas in­ter­nas, aca­bó en desas­tre elec­to­ral. Tam­bién se hun­dió el Par­ti­do So­cia­lis­ta co­mo se ha hun­di­do la so­cial­de­mo­cra­cia en gran par­te de Eu­ro­pa. Se que­da­ron se­cos, sin dis­cur­so. Más allá si­gue Fran­cia In­su­mi­sa, hoy di­vi­di­da en tai­fas. Te­nía el es­pa­cio y un plan de ac­ción des­de una pla­ta­for­ma eco­lo­gis­ta y fe­mi­nis­ta. So­lo ne­ce­si­ta un o una lí­der. A Mé­len­chon le pier­de el ca­rác­ter. Co­mo a Ma­cron, le fal­ta em­pa­tía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.