FE DE ERRO­RES

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

De­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes ju­di­cia­les re­cien­tes (sen­ten­cia so­bre La Ma­na­da, gas­tos de for­ma­li­za­ción de hi­po­te­cas, sen­ten­cias so­bre aco­so se­xual…) es­tán hi­rien­do la sen­si­bi­li­dad de una so­cie­dad que a ve­ces po­ne en du­da la in­de­pen­den­cia e im­par­cia­li­dad de al­gu­nos jue­ces. Es pre­ci­so que el Po­der Le­gis­la­ti­vo pon­ga al día de­ter­mi­na­das nor­mas y los jue­ces las in­ter­pre­ten de acuer­do con nue­vas men­ta­li­da­des. Te­mas tan prio­ri­ta­rios y sen­si­bles co­mo son la vio­len­cia de gé­ne­ro o la in­de­pen­den­cia del Po­der Ju­di­cial no pue­den so­por­tar sen­ten­cias que aten­tan con­tra el sen­tir co­mún ma­yo­ri­ta­rio. Cuan­do una ley o su in­ter­pre­ta­ción van con­tra el sen­ti­do co­mún, al­go de­be cam­biar­se. Un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co y jus­to no pue­de per­mi­tir que fa­lle uno de sus pi­la­res bá­si­cos. Es pre­ci­so cam­biar nor­mas ob­so­le­tas y trans­mi­tir cla­ri­dad en esas nor­mas.

Ma­no­lo Ro­ma­san­ta Tou­za. A las in­de­co­ro­sas des­ca­li­fi­ca­cio­nes de “gol­pis­tas” y “fas­cis­tas” en­tre los gru­pos par­la­men­ta­rios de ERC y Ciu­da­da­nos, se su­ma otro tér­mino que pa­re­ce que la so­cie­dad no es­tá dis­pues­ta a se­pul­tar: “An­ti­fas­cis­ta”. En vez de em­pren­der el ca­mino ha­cia el pro­gre­so y la con­cor­dia, la po­lí­ti­ca es­tá em­pe­ña­da en re­tor­nar a una si­tua­ción de con­fron­ta­ción que pa­re­cía­su­pe­ra­da. Pa­blo Igle­sias ha ape­la­do a los “gru­pos an­ti­fas­cis­tas” a que sal­gan a pro­tes­tar con­tra el “fas­cis­mo” de Vox. Es in­quie­tan­te que la ul­tra­de­re­cha ha­ya triun­fa­do en las elec­cio­nes ce­le­bra­das en An­da­lu­cía, pe­ro no es tran­qui­li­zan­te que la Si­güei­ro (A Co­ru­ña) res­pues­ta de un par­ti­do po­lí­ti­co pa­se por ge­ne­rar di­vi­sión y ha­cer un lla­ma­mien­to a las “ba­rri­ca­das”. Una re­so­lu­ción en­co­mia­ble pa­sa­ría por dia­lo­gar con el opo­nen­te pa­ra tra­tar de bus­car en­ten­di­mien­to en vez de per­se­guir la po­la­ri­za­ción de la so­cie­dad. Pa­blo Ere­ca­cho Gor­ta­zar

Bil­bao Ir­lan­da es­tá atra­ve­san­do una cri­sis pro­pia a cau­sa del Bre­xit. Soy na­ti­vo de Do­ne­gal en la Re­pú­bli­ca, cer­ca de la fron­te­ra con Ir­lan­da del Nor­te don­de vi­vo aho­ra, y aquí hay una an­sie­dad pal­pa­ble an­te el me­ro pen­sa­mien­to del re­gre­so de una fron- te­ra du­ra. Hay mu­cho mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, co­mo los po­si­bles efec­tos so­bre el co­mer­cio y la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Es­pe­re­mos que se al­can­ce un acuer­do que sa­tis­fa­ga los me­jo­res in­tere­ses de to­dos los in­vo­lu­cra­dos.

Cia­rán Lo­gue Derry (Ir­lan­da del Nor­te) No de­be­ría­mos sor­pren­der­nos tan­to cuan­do al­guien de­ci­de ti­rar­se por un bal­cón por­que lo van a desahu­ciar. No se pue­de con­ce­bir que no se re­la­cio­ne con el es­trés que cau­sa no te­ner los mí­ni­mos im­pres­cin­di­bles pa­ra cu­brir las ne­ce­si­da­des pa­ra te­ner una vi­da dig­na. Por­que es in­digno que en es­te país nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co (sal­vo tí­mi­dos in­ten­tos) ha­ya pues­to en­ci­ma de la me­sa una ley pa­ra que no se pue­da es­pe­cu­lar con la vi­vien­da, que por cier­to ca­sa con uno de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la Cons­ti­tu­ción. Ja­vier Oga­ya Ri­bo

Bar­ce­lo­na La in­for­ma­ción so­bre Ye­men pu­bli­ca­da ayer en In­ter­na­cio­nal alu­día en su an­te­tí­tu­lo al “Go­bierno de Sa­ná”, cuan­do de­be­ría ha­ber he­cho­men­ción al “Go­bierno re­co­no­ci­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal”. Los tex­tos tie­nen que en­viar­se ex­clu­si­va­men­te a EL PAÍS y no de­ben te­ner más de 100 pa­la­bras (700 ca­rac­te­res sin es­pa­cios). De­ben cons­tar nom­bre y ape­lli­dos, ciu­dad, te­lé­fono y DNI o pa­sa­por­te de sus au­to­res. EL PAÍS se re­ser­va el de­re­cho de pu­bli­car­los, re­su­mir­los o ex­trac­tar­los. No se da­rá in­for­ma­ción so­bre es­tas co­la­bo­ra­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.