El Rey de­fien­de nue­vos avan­ces en una “de­mo­cra­cia fir­me y con­so­li­da­da”

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

Las pa­la­bras del Rey no des­en­to­na­ron en un con­tex­to en el que va­rias for­ma­cio­nes de­man­dan adap­tar la Ley Fun­da­men­tal a las nue­vas cir­cuns­tan­cias de Es­pa­ña. Sin em­bar­go, el Rey, cen­tra­do en el pa­pel que le re­ser­va la Cons­ti­tu­ción, no hi­zo alu­sio­nes di­rec­tas a esa po­si­bi­li­dad, aun­que sí se re­fi­rió a las guías so­bre las que ha­bría de trans­cu­rrir ese pro­ce­so, que no son dis­tin­tas a las que pro­pi­cia­ron ha­ce 40 años ese “pac­to de con­vi­ven­cia de los es­pa­ño­les”.

Pa­ra el je­fe del Es­ta­do, la de 1978 “no es una Cons­ti­tu­ción La Cons­ti­tu­ción es­tá vi­gen­te y ha traí­do los me­jo­res años de la his­to­ria de Es­pa­ña, pe­ro en torno a ella “no hay un can­da­do”, por lo que su re­for­ma es po­si­ble siem­pre que “se ha­ga con el mis­mo apo­yo” que tu­vo cuan­do se ela­bo­ró en 1978. Es­te fue ayer el men­sa­je de la pre­si­den­ta del Con­gre­so, Ana Pas­tor, que pro­nun­ció un ela­bo­ra­do dis­cur­so en el 40º aniver­sa­rio de la Ley Fun­da­men­tal. Cua­tro dé­ca­das más” en la his­to­ria de Es­pa­ña, sino “la pri­me­ra real­men­te fru­to del acuer­do”, “la pri­me­ra que no di­vi­de a los es­pa­ño­les sino que los une”, la que po­ne de ma­ni­fies­to que “la Es­pa­ña de hoy es muy di­fe­ren­te a la de aquel 6 de di­ciem­bre de 1978”, cuan­do se apro­bó en re­fe­rén­dum.

Pe­ro Fe­li­pe VI no se li­mi­tó a re­cor­dar, re­co­no­cer y reivin­di­car los idea­les y va­lo­res en los que en­ton­ces con­flu­ye­ron los es­pa­ño­les, cuan­do la Cons­ti­tu­ción per­mi­tió a Es­pa­ña el ac­ce­so a la de­mo­cra­cia y a la mo­der­ni­dad. El Rey des­pués, Pas­tor in­ter­pre­ta que la so­cie­dad pi­de “la re­no­va­ción del gran pac­to cons­ti­tu­cio­nal”.

La pre­si­den­ta del Con­gre­so, co­mo ter­ce­ra au­to­ri­dad del Es­ta­do, com­par­tió con el rey Fe­li­pe VI el pro­ta­go­nis­mo de la con­me­mo­ra­ción, en la que pri­mó la nor­ma­li­dad. “La Cons­ti­tu­ción se pue­de re­for­mar, pe­ro fue­ra de ella no ca­be na­da”, pro­cla­mó. Su dis­cur­so tu­vo apre­cia­cio­nes pro­pias, pe­ro no le importó in­vo­car a los sie­te po­nen­tes de la Cons­ti- mi­ró ha­cia el fu­tu­ro y, re­mar­can­do la vi­gen­cia de esos pi­la­res esen­cia­les, ape­ló a man­te­ner ese “es­pí­ri­tu de re­con­ci­lia­ción” que pro­pi­ció el ins­tru­men­to que “ha traí­do el ma­yor desa­rro­llo de la his­to­ria de Es­pa­ña”.

“La Cons­ti­tu­ción es un man­da­to per­ma­nen­te de con­cor­dia en­tre los es­pa­ño­les; la vo­lun­tad de en­ten­di­mien­to, a tra­vés de la pa­la­bra y la ra­zón y el de­re­cho; la vo­ca­ción de in­te­gra­ción res­pe­tan­do nues­tras di­fe­ren­cias y nues­tra di­ver­si­dad; y el áni­mo, so­li­da­rio y ge­ne­ro­so, que edi­fi­ca y cohe­sio­na tu­ción, cua­tro ya fa­lle­ci­dos, y tres pre­sen­tes en el he­mi­ci­clo. Es más, ese apo­yo en las re­fle­xio­nes de ellos le sir­vió pa­ra re­don­dear sus pro­pias con­si­de­ra­cio­nes, se­gún ex­pli­ca­ron fuen­tes de su en­torno.

De ca­da uno de los ci­ta­dos, tam­bién del ex­pre­si­den­te Fe­li­pe Gon­zá­lez, to­mó las par­tes que que­ría re­sal­tar den­tro del hi­lo con­duc­tor que se ha­bía tra­za­do. Es­ta es la Cons­ti­tu­ción de mu­chos es­pa­ño­les, con mu­chos la fi­bra mo­ral de nues­tra so­cie­dad”, des­ta­có en un ac­to que reunió a los po­de­res del Es­ta­do y a los ac­to­res de la Tran­si­ción, así co­mo a re­pre­sen­tan­tes de to­dos los par­ti­dos ex­cep­to los na­cio­na­lis­tas y En Co­mú Po­dem.

En el lar­go dis­cur­so del Rey no hu­bo hue­co pa­ra los pro­ble­mas de­ri­va­dos del in­ten­to de se­ce­sión de Ca­ta­lu­ña, aun­que pla­nea­ron en el con­tex­to de su de­fen­sa de la Cons­ti­tu­ción co­mo “la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so que su­po­ne el ma­yor éxi­to po­lí­ti­co de Es­pa­ña”. En ese sen­ti­do, re­sal­tó el es­pí­ri­tu pro­ta­go­nis­tas, ex­pli­có la pre­si­den­ta. El rey Juan Car­los tu­vo un pa­pel esen­cial y pri­mor­dial, así co­mo el pre­si­den­te Adol­fo Suá­rez y el res­to de los je­fes de Go­bierno.

La Cons­ti­tu­ción no es in­to­ca­ble, es per­fec­ti­ble, pe­ro si no es por un con­sen­so ca­si ab­so­lu­to, me­jor no to­car­la, de­fen­dió. Es­tas fue­ron al­gu­nas de las lí­neas maes­tras de su dis­cur­so, jun­to a la in­vo­ca­ción de aque­llos años en los que im­pe­ró el res­pe­to, la con­vi­ven­cia y, so­bre to­do, el con­sen­so. Pa­ra in­cluir to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra­fra­seó al ex­pre­si­den­te Gon­zá­lez. De él re­cor­dó su eta­pa de por­ta­voz del Gru­po So­cia­lis­ta en 1978 cuan­do, al ex­pli­car su po­si­ción so­bre el pro­yec­to cons­ti­tu­cio­nal, re­co­no­ció que no to­do era asu­mi­ble por el PSOE, pe­ro hi­zo su­yos “des­de el in­te­gra­dor de la so­cie­dad es­pa­ño­la: “Una vo­ca­ción in­te­gra­do­ra que no su­po­ne uni­for­mi­dad, ni sig­ni­fi­ca ol­vi­dar o su­pri­mir la di­ver­si­dad te­rri­to­rial, ni ne­gar la plu­ra­li­dad, sino asu­mir y re­co­no­cer a to­das ellas en una reali­dad na­cio­nal co­mún en la que ca­ben di­fe­ren­tes mo­dos de pen­sar, de com­pren­der y de sen­tir”. “Una Es­pa­ña”, aña­dió, “que es de to­dos, cons­trui­da por to­dos y sen­ti­da y com­par­ti­da por to­dos”.

Fe­li­pe VI re­co­no­ció el tra­ba­jo de su pa­dre y el de los po­nen­tes de la Ley Fun­da­men­tal, tu­vo pa­la­bras de re­cuer­do pa­ra “los es­pa­ño­les que per­die­ron su vi­da por la sin­ra­zón te­rro­ris­ta” y ce­le­bró que los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les im­preg­nen la vi­da dia­ria de los es­pa­ño­les. “El sen­ti­mien­to cons­ti­tu­cio­nal, cons­cien­te o a ve­ces in­cons­cien­te­men­te, es­tá hon­da­men­te asen­ta­do en nues­tras ac­ti­tu­des por­que la Cons­ti­tu­ción es el al­ma vi­va de nues­tra de­mo­cra­cia. Una de­mo­cra­cia que no tie­ne vuel­ta atrás en el sen­tir y las con­cien­cias de los es­pa­ño­les”, de­fen­dió.

El ac­to ce­le­bra­do en el Con­gre­so, al que, jun­to a los Re­yes, asis- ar­tícu­lo 1 has­ta el fi­nal”. Fue una prue­ba de la re­nun­cia que hi­cie­ron los lí­de­res po­lí­ti­cos en aras del acuer­do co­mún.

Ese es­pí­ri­tu es el que reivin­di­có Pas­tor: “Es el mo­men­to de que to­dos los es­pa­ño­les re­no­ve­mos el gran pac­to cons­ti­tu­cio­nal por­que es lo que el pue­blo es­pa­ñol de­man­da a sus re­pre­sen­tan­tes”. Lo pri­me­ro pa­ra ella es esa re­no­va­ción y a par­tir de ahí, con ese con­ven­ci­mien­to, pue­de abor­dar­se si es ne­ce­sa­rio la re­for­ma de la Ley Fun­da­men­tal.

No fue una ape­la­ción inexo­ra­ble a su re­for­ma, pe­ro tam­po­co la des­car­tó en ca­so de que con­ta­se con el apo­yo ca­si ab­so­lu­to de los re­pre­sen­tan­tes de las Cor­tes, co­mo ocu­rrió en 1978. “Nin­gu­na Cons­ti­tu­ción de­be re­for­mar­se con me­nos acuer­do del que la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.