Cua­tro pre­si­den­tes pa­ra el rey emé­ri­to

El País (1ª Edición) - - PORTADA - Víc­ti­mas del te­rro­ris­mo

Es un club muy ex­clu­si­vo y muy ex­tra­ño. So­lo lo for­man los cua­tro ex­pre­si­den­tes vi­vos de es­ta eta­pa de­mo­crá­ti­ca, pe­ro re­sul­ta ca­si im­po­si­ble re­tra­tar­les jun­tos o sim­ple­men­te cer­ca­nos. No se lle­van. Ayer, tras los dis­cur­sos ins­ti­tu­cio­na­les del 40º cum­plea­ños de la Cons­ti­tu­ción, to­das las au­to­ri­da­des se agol­pa­ron en el Sa­lón de los Pa­sos Per­di­dos del Con­gre­so: ca­da ex­pre­si­den­te en una es­qui­na dis­tin­ta con al­gu­nos de los su­yos. El rey emé­ri­to, Juan Car­los I, en el cen­tro de la sa­la, sen­ta­do en un ta­bu­re­te, co­mo vi­gi­lán­do­los. To­dos le pro­fe­sa­ron sus res­pe­tos pe­ro ni si­quie­ra se reunie­ron a su al­re­de­dor pa­ra in­mor­ta­li­zar bien ese cua­dro pa­ra la his­to­ria.

Jo­sé Ma­ría Az­nar, bas­tan­te so­li­ta­rio, pre­su­mía an­te los más alle­ga­dos de ha­ber co­lo­ca­do a uno de sus ga­bi­ne­te­ros, Ja­vier Fer­nán­de­zLas­quetty, en el equi­po de tra­ba­jo del nue­vo lí­der del PP, Pa­blo Ca­sa­do. “En reali­dad to­dos los que es­tán ahí son az­na­ris­tas”, pre­ci­sa­ba. Sin acer­car­se na­da a su an­te­ce­sor, Ma­riano Ra­joy re­apa­re­cía en un ac­to pú­bli­co tras la mo­ción de cen­su­ra y fue, sin em­bar­go, uno de los que so­por­tó con pa­cien­cia, hu­mor y buen áni­mo la co­la más lar­ga de par­ti­da­rios que an­he­la­ban un sa­lu­do. Los fa­ci­li­tó to­dos, me­nos los se­ñue­los pa­ra ha­blar de po­lí­ti­ca. To­das las pre­gun­tas de ac­tua­li­dad las sol­ven­tó con es­gri­ma. Eso sí, con­tó con de­lei­te que se sien­te­muy bien, que lle­va­ba 37 años en po­lí­ti­ca, 22 de ellos en el Go­bierno o co­mo lí­der de la opo­si­ción, es de­cir, con la má­xi­ma pre­sión, y que aho­ra dis­fru­ta de su fa­mi­lia y de co­rrer to­dos los días ca­si sin luz por la Ca­sa de Cam­po de Ma­drid.

El re­torno al tra­ba­jo no se le ha in­di­ges­ta­do por­que agra­de­ce te­ner otros 23 com­pa­ñe­ros re­gis­tra­do­res de la pro­pie­dad en la ofi­ci­na en la que se ha in­te­gra­do en Ma­drid que se lo ha­cen muy fá­cil. A lo úni­co a lo que se re­sis­te es al con­se­jo de sus exa­se­so­res pa­ra que se cor­te los ri­zos de una me­le- na re­bel­de. En es­tos tiem­pos ha des­cu­bier­to que Cuen­ca es la úni­ca pro­vin­cia de Es­pa­ña sin nin­gún periódico de pa­pel y eso le con­tra­ría.

Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro tu­vo que so­por­tar al lle­gar al Con­gre­so có­mo par­te del pú­bli­co con­gre­ga­do a las puer­tas le lan­za­ba in­sul­tos de “la­drón” y “men­ti­ro­so”. Ataques que re­ci­bió tam­bién más tar­de el ac­tual je­fe de Go­bierno, el tam­bién so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez. Za­pa­te­ro di­ce que no le im­por­ta, que el per­so­nal que acu­de a es­te ti­po de even­tos es de una sin­gu­lar ideo­lo­gía po­lí­ti­ca y que él, aho­ra, ape­nas si­gue esos ava­ta­res, en to­do ca­so de le­jos. Mu­chas mi­ra­das se de­tu­vie­ron en com­por­ta­mien­tos ex­tra­ños de Fe­li­pe Gon­zá­lez, so­bre to­do den­tro del he­mi­ci­clo du­ran­te los dis­cur­sos. Hu­bo un mo­men­to muy emo­ti­vo, cuan­do la pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra, Ana Pas­tor, alu­dió a las víc­ti­mas del te­rro­ris­mo y ci­tó al ex­pre­si­den­te del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal Fran­cis­co To­más y Va­lien­te. So­nó un gran aplau­so, con la úni­ca ex­cep­ción de Gon­zá­lez. El ex­pre­si­den­te es­ta­ba tan afec­ta­do por la men­ción a su ami­go que no pu­do res­pon­der. Pre­fi­rió que­dar­se quie­to. El rey emé­ri­to le dio in­clu­so un to­que­ci­to en la pier­na con su bas­tón. Y lue­go, otro aplau­so de­di­ca­do a don Juan Car­los le pi­lló en un in­ter­cam­bio de bro­mas con el emé­ri­to y tam­po­co par­ti­ci­pó en la ova­ción. Gon­zá­lez no qui­so que­dar­se a los co­rri­llos, pe­ro a la sa­li­da acla­ró ma­los en­ten­di­dos: “Don Juan Car­los fue cons­ti­tu­cio­na­lis­ta an­tes de que se apro­ba­se la Cons­ti­tu­ción”. vol­ca­do en la or­ga­ni­za­ción de nu­me­ro­sos ac­tos de ho­me­na­je a la Ley Fun­da­men­tal. Ayer es­ta­ba es­pe­cial­men­te emo­cio­na­da “por las fe­li­ci­ta­cio­nes de los miem­bros de par­ti­dos que no eran pre­ci­sa­men­te del PP”, su for­ma­ción. Adol­fo Suá­rez Illa­na, hi­jo del ex­pre­si­den­te Suá­rez, echó en fal­ta al­go más de boa­to y fan­fa­rrias en la pre­sen­ta­ción de los pre­si­den­tes y los re­dac­to­res vi­vos de la Cons­ti­tu­ción. Y al rey emé­ri­to le re­cha­zó un sa­lu­do “co­mo ami­go” por otro más for­mal. Don Juan Car­los le ex­hor­tó: “No de­jes que se ol­vi­de nun­ca el le­ga­do de tu pa­dre”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.