Eva y Ma­ría Mag­da­le­na con ga­fas fe­mi­nis­tas

El País (1ª Edición) - - PORTADA -

La vein­te­na de teó­lo­gas e his­to­ria­do­ras que es­tán de­trás de Una Bi­blia de las Mu­je­res po­drían ha­ber pro­pues­to un nue­vo man­da­mien­to: no ti­ra­rás la Bi­blia aun­que seas fe­mi­nis­ta, y tam­po­co re­cha­za­rás el fe­mi­nis­mo por­que seas cris­tia­na. Han pre­fe­ri­do de­jar­lo co­mo me­ra guía ins­pi­ra­do­ra de un li­bro que bus­ca cam­biar la ac­ti­tud de “có­le­ra” de mu­chas mu­je­res ha­cia el tex­to fun­da­men­tal del cris­tia­nis­mo “tan­to tiem­po uti­li­za­do pa­ra per­pe­tuar nu­me­ro­sos es­te­reo­ti­pos pa­triar­ca­les so­bre la mu­jer”, ex­pli­can en la in­tro­duc­ción de la obra.

La idea sur­gió, pre­ci­sa en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca Lau­ria­ne Sa­voy, co­di­rec­to­ra del pro­yec­to, de la cons­ta­ta­ción de que “hay mu­chas mu­je­res que no co­no­cen los tex­tos bí­bli­cos, pe­ro sí tie­nen mu­chos pre­jui­cios, creen que son ca­du­cos, vehícu­los de es­te­reo­ti­pos in­com­pa­ti­bles con la igual­dad y el fe­mi­nis­mo de hoy”. Pa­ra las au­to­ras de Una Bi­blia de las Mu­je­res, pro­tes­tan­tes co­mo Sa­voy, ca­tó­li­cas, pro­ce­den­tes de cua­tro ge­ne­ra­cio­nes y de va­rios paí­ses fran­có­fo­nos, “se pue­de leer la Bi­blia sien­do fe­mi­nis­ta, e in­clu­so su lec­tu­ra pue­de nu­trir el fe­mi­nis­mo”.

So­bre to­do por­que, sos­tie­nen, no se pue­de com­pren­der el mun­do de hoy sin la Bi­blia. “Es uno de los tex­tos fun­da­do­res de nues­tra cul­tu­ra, no so­lo la eu­ro­pea, y es muy im­por­tan­te, de un la­do, co­no­cer­lo pa­ra com­pren­der có­mo ha evo­lu­cio­na­do la his­to­ria. Pe­ro tam­bién pa­ra res­pon­der a los ar­gu­men­tos an­ti­fe­mi­nis­tas, por­que to­da­vía hay con­tex­tos en los que se uti­li­zan ex­trac­tos pre­ci­sos de la Bi­blia pa­ra legitimar la su­mi­sión de la mu­jer”, se­ña­la Sa­voy des­de Gi­ne­bra, don­de en­se­ña Teo­lo­gía Prác­ti­ca en la Uni­ver­si­dad de Gi­ne­bra, fun­da­da en el si­glo XVI por Cal­vino.

Y tex­tos di­fí­ci­les de ex­pli­car con una vi­sión fe­mi­nis­ta abun­dan en la Bi­blia, re­co­no­cen las au­to­ras. Co­mo la cues­tión del “pu­dor” y la “su­mi­sión” de la mu­jer en la Epís­to­la de Pa­blo a los Efe­sios, o el pa­pel “li­mi­ta­do”, des­vir­tua­do o di­rec­ta­men­te ig­no­ra­do de las mu­je­res en la Bi­blia.

“La tra­di­ción, du­ran­te si­glos, ha que­ri­do li­mi­tar mu­cho los per­so­na­jes fe­me­ni­nos; te­ne­mos a Eva co­mo una mu­jer crea­da de la cos­ti­lla de Adán y la res­pon­sa­ble de la caí­da de la hu­ma­ni­dad, o la fi­gu­ra de Ma­ría, ma­dre y vir­gen, un mo­de­lo im­po­si­ble de imi­tar por las mu­je­res”, apun­ta la teó­lo­ga. To­do ello, agre­ga, cuan­do hay mu­chas otras mu­je­res “va­lien­tes, con un pa­pel im­por­tan­te, que no co­rres­pon­den a es­te­reo­ti­pos” en los tex­tos sa­gra­dos. Co­mo las pro­fe­ti­sas De­bo­rah y Hul­da en el An­ti­guo Tes­ta­men­to, “mu­je­res que tie­nen una po­si­ción de au­to­ri­dad en la so­cie­dad y que son es­cu­cha­das”. O la pro­pia Ma­ría Mag­da­le­na, una “fi­gu­ra fun­da­men­tal pa­ra el cris­tia­nis­mo, una fi­gu­ra pro­fé­ti­ca” pe­ro que du­ran­te si­glos fue pre­sen­ta­da co­mo una me­ra pros­ti­tu­ta, re­cuer­da Sa­voy.

Es­te li­bro se ins­pi­ra abier­ta­men­te en la Bi­blia de la Mu­jer com­pi­la­da a fi­na­les del si­glo XIX por la su­fra­gis­ta es­ta­dou­ni­den­se Eli­za­beth Cady Stan­ton (1815-1902) y otra vein­te­na de mu­je­res. “Pen­sa­mos tra­du­cir­la al fran­cés y aña­dir co­men­ta­rios, pe­ro nos di­mos cuen­ta de que ha­bía si­do ya su­pe­ra­da, no so­lo por la teo­lo­gía fe­mi­nis­ta, sino tam­bién por los bi­blis­tas mas­cu­li­nos que las úl­ti­mas dé­ca­das han es­tu­dia­do so­bre el lu­gar de la mu­jer en el tex­to”.

Es­ta nue­va Bi­blia, una obra de 281 pá­gi­nas, re­vi­sa crí­ti­ca­men­te los pa­sa­jes más po­lé­mi­cos del tex­to cris­tiano y de las in­ter­pre­ta­cio­nes a lo lar­go de los si­glos. Y no va di­ri­gi­da a re­li­gio­sos o teó­lo­gos, sino a un pú­bli­co ge­ne­ral y tan­to a mu­je­res co­mo a hom­bres, “que tam­bién de­ben re­fle­xio­nar so­bre la ima­gen de la mu­jer que tie­nen y la que ofre­ce la Bi­blia”, se­ña­la Sa­voy. Pu­bli­ca­da ya en fran­cés, po­dría lle­gar pron­to al mer­ca­do es­pa­ñol. Se­gún su edi­to­rial, La­bor et Fi­des, dos ca­sas es­pa­ño­las ya han mos­tra­do su in­te­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.